Buscar

Mamifutura

Mis sentimientos y pensamientos como madre

Etiqueta

Momentos Disfrutados

¡Bebé Fúturo ya camina! (20 meses)

Aclaración: No tenemos constancia de ninguna caída por caminar que le pudiera ocasionar un trauma para que no se arrancara a caminar hasta ahora. Ni en casa ni en la guardería (nos preguntan si ocurrió algo en casa). Así que no había motivo fundamental por la que no quisiera caminar (otra cosa es que pudiera por su problema de oídos).

Se terminó nuestra tranquilidad. Cada niño tiene su ritmo y sabía que Bebé Fúturo  no se iba a quedar sin caminar. Iba agarrado de un solo dedo y sólo era su ancla de seguridad. Con el problema de la otitis es muy probable que se mareara desde su pequeña altura y necesitara ese pequeño apoyo. Al fin y al cabo hemos ido a varios especialistas para prevenir que fuera por un problema físico, pero no era así.

Pero ha llegado el momento (quiero pensar que la razón es que está mejorando de los oídos y no va a necesitar la operación) en el que se ha soltado, ¡y a lo grande!

Hasta ayer, conseguíamos que diera cuatro o cinco pasos con algo de impulso. Es decir, vamos caminando hacia alguien y le soltábamos de la mano. Con su propio impulso y la alegría de llegar a la otra persona, Bebé Fúturo lo recorría por fin solo. No os penséis que no nos costó mucho ensayo y error, hasta los 19 meses no teníamos ni eso.

Pero ayer, cuando llegué a casa de los abuelos para recogerle después de ir al médico de urgencias (estoy afectada por una faringitis), me dicen tanto Tita Fútura como Abuelo Fúturo que ha echado cuatro o cinco pasos por él mismo sin impulso. Y empezamos a “jugar”.

Yo estaba a una distancia de 5 metros de Tita Fúturo y Bebé Fúturo iba de una a otra sin impulso ninguno. Decidí que la distancia era muy pequeña porque veía a Bebé Fúturo anormalmente seguro de sí mismo para caminar. A él lo que le gustaba era la fiesta cuando llegaba a destino, se aplaudía a sí mismo y se felicitaba (me encanta este gesto de él).

Así que me fui también al suelo y cada vez que se encaminaba a su tía me alejaba un paso más (un metro). Al final llegamos de punta a punta del salón y con un total de unos 15 metros se hacía la caminata de ida y vuelta sin apoyarse en nadie.

Nos temíamos que fuera por el calzado dado que tanto en casa de Abuelos Fúturos como en nuestra casa tiene zapatillas de suela blanda para su comodidad. Pero no, al salir de casa de Abuelos Fúturos con zapatos de suela normal, ¡también se animó a dar varios pasos!

Nosotros estamos muy contentos, sobre todo por verle tan feliz caminando. Parece que le gusta ese nuevo poder que se ha dado a sí mismo y se siente encantado de su nueva independencia. Mi bebé está dejando de ser bebé, dentro de 4 meses pasa de categoría… ¡Qué poquito nos queda!

Mi Crianza con Apego

A estas alturas del blog… ¿a alguien le queda alguna duda de que sigo los principios y los preceptos de la crianza con apego? ¿Hay alguien que todavía no sepa que creo firmememente que a un hijo no sólo hay que amarlo sino demostrarle que se le ama?

En cualquier caso… por si acaso, aquí vengo a contaros cómo crío yo personalmente con apego.

Besos, muchos besos y más besos y besos infinitos. Ahora que todavía no puede defenderse ni tiene motivos para pedirme que deje de ser pesada, le beso todo y más de lo que puedo. Papá Fúturo asegura que le tengo agobiado, pero yo seguía dando besos y más besos. ¿Qué he conseguido con esto? Cuando está muy cansado y, por tanto, muy pesado, le doy besitos en la carita, los mofletes, la nariz, la barbilla y… ¡¡se queda dormido!! Me lo ha hecho dos veces y todavía no me lo creo, pero le relaja tanto que yo le bese que cierra los ojitos, se deja besar y todos felices (menos Papá Fúturo que odia el ruido de los besos).

Porteo, mucho porteo y más porteo. Lo cargo a todas partes, si no es en mochila, es en bandolera, pero a todas partes va cargadito conmigo, o con Papá Fúturo. Se le nota relajado mientras va cargado. A veces en carro también, pero yo prefiero portearlo y es algo que ya el resto de la familia ha aceptado como sempiterno.

Teta, mucha teta y más tetita. Para todo, cuando le duele algo, cuando se despierta, cuando se duerme, cuando se aburre… Yo llegué un día a ir con la teta fuera en medio de un centro comercial y sin inmutarme, sólo me tapaba el sujetador, pero la camiseta, por el escote, tenía toda la teta fuera. Me lo dijeron mis acompañantes y fue un: “Ah, vale. Jijiji, es verdad” y si no… llego a casa con la teta fuera. ¡Total! La iba a tener que volver a sacar.

Colecho… Lo meto en la cama cuando se despierta por las noches, pero dormir duerme en su propia cuna, aunque sí en nuestra habitación. Creo que ambos estamos más a gusto durmiendo cada uno en su sitio. Aunque hay noches en los que directamente se queda en mi cama porque me quedo dormido con tanta teta fuera.

Juego, mucho juego y más juego… Y esto sólo va en aumento según él se va desarrollando. Antes sólo era cantando, cantaba mucho. Ahora canta él y los demás le secundamos. Pero lo que realmente le gustan son todos los juguetes musicales, se queda con una cara. ¡Madre mía cómo le gustan! El sonajero musical, el piano musical, el móvil de la cuna… ¡¡todo!! Lo mira y cuando se habitúa a la música, golpea con fuerza todo y quiere más y más y más.

Mascotas, muchas mascotas y más mascotas. Me encanta que se relacione con animales y tenemos la suerte de que a los sitios que más frecuentamos, hay perros y en casa tenemos una gata. Ha aprendido que si llama a la gata, la gata se acerca. Todavía no es muy suave con ella, la agarra porque la quiere mucho y la gata se asusta y huye. Pero a veces que él está más tranquilo la gata se acerca y se restriega contra su pie, cosa que él observa con su cara de curiosidad incesante. Y a los perros… los mira muy fijamente y cuando se acercan y le lamen la cara, se asusta mucho y le encanta. Tanto que ahora cuando ve algo que le gusta saca la lengua y finge lamer el aire.

Y así pensamos descubrir el mundo: juntos, con mucho amor, cariño y respeto.

Sesión Teta

Me gusta el cine, soy cinéfila. A veces me gusta ir por disfrutar del ambiente más que por la película en sí. Las palomitas están más ricas en el cine, no sé. Es un ambiente que me gusta mucho.

Conozco desde hace una temporada la llamada Sesión Teta: Todos al cine que se promueve en el Centro Comercial de La Vaguada y tenía muchas ganas de ir, pero me separan unos 50 kms y 3 trasbordos del transporte público…

Pero la verdad es que me podían las ganas.

Así que nada más despertarnos me enchufé a Bebé Fúturo a la mochila y me dispuse a ir al Bus Interurbano. Para mi sorpresa, se portó fenomenal el peque y no resultó ningún incordio en todo el camino. El trayecto de bus muy bien, encantada con la sorpresa.

Lo siguiente fue el transporte de Cercanías. Hubo que caminar hasta llegar allí y por el camino se durmió, así que casi todo el camino del Cercanías lo hizo dormido. Para cuando se quiso despertar, ya estábamos en destino para el siguiente trasbordo.

Así que unas pocas paradas en metro (con trasbordo dentro del medio de transporte) y llegamos fenomenal. En todo el camino no quiso teta, para mi sorpresa. O al menos no manifestó especial ganas por comer. Pero en cuanto llegamos, aprovechando que llegamos 10 minutos antes de tiempo, me pedí un desayuno y le ofrecí el pecho a Bebé Fúturo, que se enganchó con ganas.

Cuando llegó Menuda Manada nos acercamos al tumulto de la entrada al cine… Para mi sorpresa el ambiente era familiar, pero en ese plan de “aquí es como si nos conociéramos”. Me sentí mucho más integrada que en cualquier otro momento anterior en mi vida, para mí esa sensación es completamente nueva.

Aunque no era tanta sorpresa, sí era extraño ver a los medios de comunicación rodeándonos para filmarnos. Estaba avisada que iría la prensa, pero no que fueran varios los medios de comunicación que se presentaban. Ahí estaban TVE, Telemadrid, Cuatro y Telecinco haciendo eco de la iniciativa.

¿Todavía no he dicho de qué va? ¡Menudo despiste! La Sesión Teta es una sesión especial de cine en el que bajan el sonido a los decibelios adecuados para bebés y están permitidos sus llantos y darles el pecho. Por lo que siempre encontrarás con quién hablar sobre las cosas de los bebés. De momento son los martes a las 11:30 en el Centro Comercial de la Vaguada. ¿Conseguiremos más sesiones y más cines que se hagan eco?

De todas maneras, AQUÍ tenéis una de las presentaciones donde tenéis información y hasta donde salgo hablando. ¿Me reconocéis?

Primer Día del Padre de Papá Fúturo

Papá Fúturo es genial. Desde que le conozco y empezamos a disfrutar de nuestra vida en paralelo supe que iba a ser el mejor padre del mundo. Me lo dijo mi sexto sentido. Y no me equivocaba.

Ninguno de nosotros dos ha vivido su día del padre/madre estando de buena esperanza. Así que la experiencia de ambos va a ser pasar de no celebrarlo nunca para nosotros a celebrarlo con Bebé Fúturo en brazos.

Quería hacerle algo muy especial, algo inolvidable. Como se merece. Pero organizar algo con un Recién nacido en brazos es algo difícil. Sobre todo porque con el cansancio nocturno la mente no termina de desarrollar las ideas.

El regalo quería que fuera algo especial, irrepetible y que fuera de uso diario para que cada día recuerde los buenos momentos que vivimos en familia. Así que me decanté por una taza personalizada. Aunque no es de las cosas que a Papá Fúturo le hagan especial ilusión, la verdad. Por eso me decidí por una taza mágica, de forma que ve lo que se ha creado en ella solo cuando bebe algo caliente, el resto del tiempo es negra.

Me habría gustado regalarle mucho más, pero este mes el presupuesto se me ha “escacharrado” con el papeleo de la baja.

Aunque por adelantado ha caído también un deshumificador (que es más bien para mi) y dos discos digitales de un grupo de música.

DIY Velas

Muchas me habéis pedido que escriba el manual para hacer velas que tiene Futuro Papá y visto el éxito que tienen los posts de cocinitas de otras blogueras ahora en Navidad, y que las velas se hacen en la cocina… Y coincidiendo que hoy mismo Futuro Papá se ha animado a hacer una vela y me ha dejado hacer el reportaje fotográfico a gusto… ¡¡Tachán!! Os traigo el post sobre cómo hacer velas en casa.

Antes que nada los materiales y los instrumentos. Estamos hablando de velas fabricadas desde 0, sin material reciclado (aunque también se pueden hacer y el proceso sería el mismo). Los materiales han sido comprados en el mismo sitio donde compré el Aceite de Rosa Mosqueta, en Riesgo. Me atrevo a detallaros incluso los enlaces de los productos directamente.

DIY Vela

Estamos hablando concretamente de:

– 1 kg de Parafina en Perlas (aquí)
– 1 kg de Cera de Abeja (aquí)
– Mecha para velas 3mm grosor (aquí)
– Pabilos para velas (aquí)

*Todos los materiales son variables. Por la experiencia que tenemos ahora, creo que no habríamos comprada tanta cera de abeja sabiendo que la proporción es bastante diferente. Aún así, como tenemos intención de seguir haciendo velas, tendremos que comprar mucha más parafina.

Ahora los instrumentos que necesitaremos para todas las velas indiferentemente (y que no se gastan). Si usáis otros, recordar que después no se pueden usar para contener ningún alimento.

DIY Vela

Finalmente nos quedamos con los materiales que mostramos arriba, pero obviamente probamos muchos antes de que definitivamente fueran éstos. Básicamente son los siguientes:

– Un molde (vaso de plástico)
– Una forma de sujetar la mecha (la rejilla)
– Algo que haga el hueco de la mecha (el palo)

Al principio hacíamos la vela sin el hueco, directamente con la mecha. Pero al encenderla ésta se torcía y acababa tumbando la vela y haciendo que chorrée y malgastaba mucha cera. Y probando con hacer el hueco se solucionó este problema, así que os enseño la técnica que mejor nos funciona a nosotros.

Antes en lugar de una rejilla usábamos unas varas metálicas (la de los pinchos morunos), pero se acababan tambaleando y la verdad es que la rejilla nos da muchísima más fiabilidad. Bueno, que me desvío en explicaciones…

Antes que nada, preparamos la mecha. Le enganchamos a uno de los pabilos. Primero debemos haber medido la longitud de la mecha, obviamente tiene que sobresalir del molde que elijamos, así que la referencia es el molde.

DIY Vela

Hemos probado con una mecha más gruesa que cualquiera de las comerciales porque parece ser que dan más luz y, por lo que hemos comprobado, así es. La llama de la vela es considerablemente más alta. En nuestra experiencia, al poner la mecha doble (sobraba bastante), era demasiado alta y generaba humos, por lo que nos quedamos con ese grosor en particular. Nos resulta perfecto.

El pabilo hay que engancharlo muy bien a la mecha, hace falta apretarlo con unos alicates, tenedlo presente.

Ahora viene el kit de la cuestión… Cocinar la cera para la vela.

La ponemos en un frasco, cualquiera vale. Hemos asignado esta taza metálica porque, con la experiencia, aprendimos que es mejor que tenga asa para agarrar cuando haya que sacarlo del fuego (no sabéis lo que os estoy ahorrando con la experiencia, jajaja. Esperar a este post ha merecido la pena con todos los disgustos que os estoy ahorrando a base de experiencia).

DIY Vela

Podéis hacer la vela enteramente de parafina, pero nosotros preferimos agregarle cera. La proporción que usa Futuro Papá (reconozcámoslo, yo no hago la vela), es de 75% parafina + 25% cera. Nos ha ido muy bien con esta proporción y no hemos probado con otra, pero aquí sois libres de aportar vuestra propia experiencia al respecto.

No recuerdo qué propiedades aportaba la parafina o la cera a la vela, pero por lo tengo que tengo entendido una la hace más derretible y la otra le aporta más durabilidad. La proporción anteriormente mencionada nos resulta óptima.

DIY Vela

La cera de abeja es más difícil de partir de lo que parece, así que en esta ocasión lo hemos hecho a base de calentar una navajita que derretía a su paso la placa que necesitábamos.

DIY Vela

Todo esto lo ponemos al baño maría en el tarrito que seleccionamos con anterioridad y esperamos a que se derrita.

DIY Vela

Lo siguiente es preparar la mecha un poquito más. Parece mentira, pero es muy útil darle un baño de cera. Por un lado para dejarla bien tiesa y que sea fácil entrar en el agujero, y por otro, a la hora de quemar es mejor (no me preguntéis porqué).

DIY Vela

Primero metemos un extremo de la vela en la cera derretida (recomendación: el lado del pabilo) y cuando esté frío, el otro lado. Hasta que esté toda la mecha llena de cera… Lo malo es que esta es la parte en la que uno se quema. Hay que aguantarla un poco estirada hasta que esté algo seca la cera.

Una opción después de que la cera esté algo seca es dejarla colgando.

DIY Vela

Y una vez que tenemos la cera totalmente derretida, procedemos a ponerla en nuestro molde. Lo cual lleva diferentes pasos, dado que tendremos que ponerle la mecha en ese mismo paso. Así que primero, lo primero, ponerlo en el molde:

DIY Vela

Insistimos en poner el máximo cuidado posible, por favor. Estamos hablando de temperaturas bastantes altas y podemos quemarnos tan sólo cogiendo el bote o echándonos, sin querer, la cera encima.

Con cuidado, ponemos el instrumento que hayamos elegido para el hueco de la mecha y el soporte para mantenerlo:

DIY Vela

Y ahora básicamente hay que esperar que la cosa esté un poco más fría, pero falta un paso:

DIY Vela

No os penséis que aquí termina esto, porque una vez que se enfría notaréis que parece que la vela se ha succionado. No queda exactamente igual de horizontal como lo habéis dejado en caliente, aquello encoje e incluso llega a hacer agujeros, como podéis observar en esta foto:

DIY Vela

Hay que volver a derretir cera de la que nos ha sobrado y rellenar hasta que quede lo más liso posible.

Y… ¡¡ya está!! Sacamos la vela de su molde (por experiencia, al ser un molde de plástico transparente puedes ayudar a evitar el vacío poquito a poco. Con los moldes de cristal no hay esos problemas, la verdad es que como la vela encoje, resulta más fácil sacarla de un molde tan duro. En el de plástico es más difícil, pero ciertamente tiene una forma mejor y más alta, por eso nos gusta.), después hay que sacar el palo… Que tampoco es nada fácil, pero con insistencia se consigue.

Se pone la mecha dentro de la cera y ¡voilá! Tenemos una preciosa vela fabricada en casa.

DIY Vela

Y ahora os conmino a desarrollar vuestra creatividad y a introducir elementos en la creación de estas velas. Si finalmente me decido, os contaré mis experimentos… Existen tintes para velas, también se pueden poner pegatinas y bañarlos en cera para que parezca de la propia vela, se les puede agregar elementos como hojas secas o piedras del campo. ¡¡Creatividad al poder!!

Feria de Bebés & Mamás ’14

No sé si lo sabéis, pero he tenido la gratísima suerte de ganar el sorteo de Planeando Ser Padres para recibir una entrada doble a la Feria de Bebés & Mamás a la que pude acudir este domingo con AmigaV. En principio iba a ir con Futuro Papá, pero tenía TurnoTarde y nos temíamos unas prisas y un estrés que la feria no se merecía, para aprovecharla del todo he acudido finalmente con AmigaV para que todos estuviéramos contentos.

Tal y como me esperaba, la cantidad ingente de personas que acudieron a la feria por la mañana era abismal. Había colas y aglomeración en todos los stands y era un poco difícil poder fijarte en algo para comprarlo. AmigaV y yo nos dimos una vuelta rápida para situar los stands interesantes y una visita al servicio, tras el cual nos encontramos con Garbanzita y SraDíaz. ¡¡Menudo momentazo!! Me encanta haberles dado un enorme abrazo, son gente espectacular con quienes merece la pena pasar las horas.

Yo con las aglomeraciones me acelero muchísimo y estaba supernerviosa por verlo todo, apuntarme a todos los sorteos y echar un vistazo rápido. Eso de tener que pasar a empujones por sitios, que los carritos se me entremezclen por las piernas e intentar no perder la cabeza, se me hace a ratitos algo complicado. Así que de repente las perdí de vista y me veías a mí arrastrando a AmigaV (para no perderla también) de stand en stand calculando dónde merecía la pena pararse.

A la hora de comer, nos volvimos a encontrar con Garbanzita y SraDíaz, pero también con Querido Bebé: y ChicaTribuM. Y todos juntos (cada una con sus respectivos) pasamos un grato rato muy agradable comiendo y compartiendo experiencias. Lo pasé realmente genial y sólo por esa comida, toda la visita mereció la pena.

A la vuelta de la comida había mucha menos cantidad de gente, pero vamos… Ni una cuarta parte de todo lo que había antes. Por lo que ya pasamos con más tranquilidad por los sitios. Me llevé una pequeña decepción porque los stands pequeños tampoco tenía mucha oferta ni precio respecto a sus precios normales. Aunque sí debo reconocer que las grandes marcas en este mundillo maternal llevaron unos precios que costaba muchísimo resistirse para dejarse engatusar por sus ofertas.

Creo que soy de esas personas que disfrutan yendo de feria y que en una que me gusta, como el mundo de la puericultura, lo paso genial. Si fuera por mí, me habría llevado un convertible sin pensarlo mucho, un colchón para Futuro Bebé, el tema del cordón umbilical y el vinilo de Bubulu. Pero bueno, he conseguido resistirme y comprar sólo lo que iba a mirar, algún capricho también… que no excediera de 10 euros del precio, pero ya tenemos Bañera… con el que ha caído también un chupete termómetro.

Halloween ’14

Esta vez no he llegado al #Retomes. Lo siento mucho, pero la parte de realizar el postre ha sido imposible de cumplir…

Pero la parte de disfraz, ¡¡aunque no haya salido!! Me da igual, me encanta disfrazarme en Halloween. Ayer tuve unos cambios hormonales épicos, me pasé media noche en la cama llorando con Futuro Papá haciendo lo imposible por consolarme (y consiguiéndolo). Pero los planes que tenía, se fueron al traste. Nos quedamos juntos y abrazados a ver series de miedo (que no me gusta, pero eran algo ligth).

Hoy he cogido y he hecho lo que me habría gustado haber hecho ayer… Ponerme así:

Halloween 2014

¿Os gusta el primer disfraz de Futuro Bebé? Creo que sale muy guapo y favorecido…

Y ahora a ver cómo me quito el maquillaje.

Futuro Coche

No os he hablado mucho de Futuro Coche, pero era algo que casi no me podía creer. Llevaba tanto tiempo en nuestros planes, que ahora, que se ha hecho realidad, me cuesta creérmelo. Todavía no lo he podido disfrutar plenamente, pero ya he tenido una primera experiencia y es el recuerdo con el que quería quedarme para siempre.

Ayer, por fin, le cedieron las llaves a Futuro Papá y, como ocasión de honor, ha venido a buscarme al trabajo… con todo lo que ello implica. CiudadCapital no es un sitio donde conducir sea agradable, genera mucho malestar y estrés… Creo que la ciudad en sí siempre la genera, pero a la hora de conducir, es peor.

La primera vez que vi llegar a Futuro Coche de frente no me podía creer lo bonito que me pareció. Es un todocamino de los que llaman ahora y realmente es… precioso. No sé si es porque es nuevo, pero la verdad es que consiguió impresionarme y eso que había visto mil y una fotos del coche. Pero no es lo mismo verlo en acción, no me lo esperaba tan impactante y bonito.

Cuando me subí… me sentía en las nubes. ¡¡Estaba altísima!! Recoloqué el asiento a mi gusto y me hice el trayecto a casa descubriendo mil y una novedades del coche. Lo primero, sincronizar los altavoces del coche con el móvil de Futuro Papá. Bueno, hay cosas que hace 8 años eran novedad y hoy en día ya es el día a día de cualquier coche, pero como no lo he tenido, yo estaba flipando y recontenta con cada cosa nueva que descubría. ¡¡El portadocumentos es gigante!! Y tiene para poner cosas encima del salpicadero. Simplemente es perfecto.

El color es la mezcla de los dos colores favoritos de los Futuros Padres. Por mi parte, ya os lo podéis imaginar, pero también tiene el color más oscuros de todos de Futuro Papá. Pero en una combinación que me parece perfecta.

Os dejo con la foto que quiero dejarme de recuerdo. Porque es el principio de todo un camino juntos y lo que vivirá Futuro Coche formará parte de la vida de nosotros:

Futuro Coche

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑