Buscar

Mamifutura

Mis sentimientos y pensamientos como madre

Etiqueta

Cuidados Pregestacionales

Ejercicio y Dieta

Sabía que el ejercicio y la dieta son cuestiones importantes, sobre todo cuando hablamos de embarazarnos, pero debo ser sincera y reconocer que antes de meterme en esta comunidad 2.0 no comprendía cuánto.

Después de casarnos, al pasar el verano, la verdad es que me convertí en una bola. Subir a mi segundo piso sin ascensor cada día era un suplicio y decidí que no podía seguir así. Por mucho que yo no me viera gorda, cada vez me podía poner menos pantalones.

Nos apuntamos al gimnasio y al pesarme antes de empezar para ver cómo iba evolucionando, me encontré con la realidad: 78 kilos metidos en 1,65 m. No tenía afán por adelgazar, ni por tener tipín, quería estar sana. Nunca pensé que aquello se desmadraría tanto.

Al mes de empezar el gimnasio tuve mi última luxación de rodilla. Siendo la quinta, el doctor insistió mucho en la necesidad de una operación. Así que dos meses más tarde entré en quirófano.

Desde entonces todo se me ha hecho más cuesta arriba de lo que nunca pensaba que se me haría. Lo bueno es que estaba consiguiendo bajar de peso (como pudisteis ver en ovuview), pero no con ejercicio ni con dieta.

Había dejado los dulces a un lado, intentaba hacer caso a mi nutricionista y comer más a menudo con más variedad. Aquello parecía que estaba evolucionando. Pero ya me he quedado estancada. Ahora tengo que poner más esfuerzo y empezar a hacer las cosas bien de verdad. Por ejemplo, cuidar de incluir las verduras a mis comidas.

No es que no me gusten. Si no que no planifico bien las compras para la comida y al final me quedo sin tiempo para preparar lo que más me conviene. Quiero acabar con esta mala costumbre y hacerme platos completos. Ya me los hacía sanos, pero no combinados adecuadamente.

Mientras tanto, aquí os dejo mi plan de comidas recomendada por mi nutricionista:

Planificación

El tema de la fruta la verdad es que lo llevo especialmente mal. Hasta el del yogur me cuesta y me tengo que obligar a ello. Las comidas, como no me gustan en general, pues me da igual… pero no soy capaz de planificarme. Lo llevo realmente mal.

Lo que quería comentar sobre todo es el tema de que mientras unos te recomiendan mirar tu IMC, mi nutricionista me pesaba con una bascula especial y hacía mucho incapié en el % de grasa. Ahora tengo yo también una bascula de ésas en casa y me puedo medir yo misma el % de grasa, que es lo realmente importante en lo saludable que se está. El inconveniente es que no se puede calcular, se tiene que medir con una bascula especial.

Uno de los tratos que tengo con Futuro Papá es que debo recuperarme totalmente de la rodilla. Todavía tengo el cuádriceps débil y no puedo correr ni saltar. Así que me estoy afanando en comer sano para bajar peso y haciendo ejercicio para recuperar la musculatura.

El Mundo del Preservativo para mí

Entrada no apta para menores…

Desde que le he dicho adiós a los anticonceptivos hormonales, los preservativos son el anticonceptivo que ponemos en nuestra relaciones sexuales y siempre he querido dejar reflejado mi experiencia con ellos, la comparativa positiva y negativa respecto a los anticonceptivos hormonales.

Porque seamos realistas, no tienen nada que ver. A parte de todas las diferencias en sus beneficios tan bien explicadas en el mundo sin tener presente la experiencia propia, la vivencia de ambas son totalmente diferentes.

Siendo sincera, pensaba que el preservativo no tenía realmente ninguna ventaja que los anticonceptivos hormonales no pudieran suplir satisfactoriamente, ¡pero estaba equivocada! A parte de que no te afecta hormonalmente con cambios de humor o líbido que desaparece mágicamente, ¡es muy limpio! En lugar de recordar tener el papel higiénico, es recordar tener los preservativos, ¡y encima se pueden transportar más fácilmente!

(Me estoy leyendo y me siento un poco como la loca de la colina, pero alguien tenía que decirlo). Hay mucho tabú sobre lo sucio que es el sexo sin protección física.

Lo bueno de los anticonceptivos hormonales es que no te tienes que preocupar de llevar nada encima, no tienes que interrumpir el preludio para la penetración y tampoco te tienes que preocupar de cuánto dura el acto sexual en sí… Sólo tienes que disfrutar (o intentarlo).

Porque una de sus grandes desventajas para mí es que pierdes gran parte de la líbido. Llega un punto en el que aquello se convierte casi en obligatorio y ya no disfrutas del momento. ¡Y mucho menos buscarlo! Lo dejas ocurrir y aunque es agradable, sobre todo si la pareja se lo curra, no es “necesario”.

Con el preservativo tienes también grandes ventajas. Llega un punto en las relaxiones sexuales en el que el cuerpo te pide más y si en ese momento intercalas un segundo para ponerlo, aunque queda más evidente, no rompe tanto la magia como yo pensaba. (Claro que si es un “busca el preservativo en la cartera del pantalón, en el bolsillo delantero izquierdo”, sí se rompe). Pero luego es taaaan limpio. Llega el momento cumbre del clímax, donde todo el cuerpo femenino se relaja y te puedes permitir seguir relajando. (En este caso es la parte masculina quien se tiene que preocupar).

Eso sí, como el coito sea más largo de lo habitual, aquello se reseca y hay que lubricar de nuevo. Es otra interrupción que ayuda a desconcentrarse rápidamente, pero bueno… Vuelves a lubricar y todo vuelve a ser fantástico.

Según tengo entendido, para el hombre sí hay bastante diferencia según el preservativo. Yo no soy tan sutil, pero entiendo perfectamente que para él no es la misma comodidad uno más fino, que otro. Así que nosotros ahí estamos, experimentando entre las diferentes clases de condones.

¿Cuál me recomendarías?

Mis Potingues

Cuando TusPatucosYMisTacones publicó esta entrada la verdad es que decidí explicaros mis métodos de cuidados para el cuerpo. Creo que es importante cuidarse, sobre todo empezando por la dieta… otra cosa es lo que realmente hago después. La hidratación es básica, sobre todo ingiriendo la cantidad de agua necesaria. Pero es uno de mis mayores defectos… no tengo sed.

Aunque no soy de las que les gusta ir vestida de forma elegante o tener siempre maquillaje puesto, es verdad que me encanta cuidarme de forma más intensa con esas cosas que no se ven, pero que finalmente se notan.

Potingues

Curiosamente empecé por la piel. Siempre me salían ronchas que en algunos ratos se escamaban. Descubrí el aceite corporal después de las duchas y la verdad es que conseguí recuperar la piel y hacerla infinitamente más aterciopelada. No a todo el mundo le va bien, pero desde luego que a mí me va de maravilla.

Mis amigas, que saben lo que me gusta cuidarme y cómo, han ido al herbolario donde compro mis potingues para la piel y me compraron una cesta con las cosas que ahora me pongo. Entre ellas un bote grande de aceite de almendras dulces y jabón de rosa mosqueta. También me compré en su día un bote pequeño de aceite de rosa mosqueta. Tiene efectos cicatrizantes y espero que en un futuro no demasiado lejano disimule las cicatrices de la operación de rodilla.

Potingues

Una de las cosas que menos me gusta cuidarme es la cara, sinceramente. Pero siendo una piel tan delicada y por la que pasa tantas cosas, considero que sí es necesario tratarla con cuidados especiales. Por eso fui a una droguería especializada a comprarme unos productos específicos para cuidarme la cara. Y aunque soy defensora de todo lo más natural posible, debo reconocer que en esta ocasión me he dejado recomendar y he hecho una inversión.

La cara tiene tres tratamientos diferentes: limpieza, tonificación e hidratación. Me lo dejaron muy claro en un curso de maquillaje que hice (cuando aún era menor de edad). Mi paso favorito es la tonificación, más que nada porque no hay nada que hacer, sólo pasar un algodón húmedo por la cara. Pero el de limpieza es básico y la hidratación es fundamental. Así que me compré los tres productos. Sólo lo hago dos veces al mes, o tres como mucho, cuando decido que toca tratamiento de spa en casa.

Potingues

El otro potingue es un desmaquillante. Forma parte de la gama de productos de la que voy a hablar ahora. Todavía está en período de prueba, pero debo decir que me está gustando. No es graso, limpia rápido y bien… tiene muchas papeletas.

Sobre todo tratándose de la marca de la que es. (Un poco de publicidad). Secretos del Agua es una marca cosmética innovadora en el mercado, que basa sus productos en las propiedades del agua y de las plantas para tratar directamente sobre las células. Fui a una prueba gratuita de sus productos y la verdad es que me convencieron. No usan productos químicos para hacer parecer el pelo o la piel más bonita (como siliconas), sino que todo es de forma relativamente natural y totalmente efectiva.

No es barato, no os puedo mentir (aprox. 20 euros/bote). Pero me ahorro las visitas a la peluquería para sanear puntas (todo hay que decirlo). El bote de champú me ha durado casi seis meses (me lavo el pelo cada 4 o 5 días) y el “suavizante” un poquito menos, creo que cuatro meses. Eso sí, he descubierto que el pelo sólo con el champú también queda muy suave… así que el suavizante empezaré a usarlo en esos tratamientos de spa caseros que me hago.

Potingues

Womanlog (vs Ovuview)

Ya sabéis que uso Ovuview (AQUÍ al detalle), es más, mañana publicaré mi último ciclo que ya acabó (se me ha vuelto a adelantar la regla). Pero en esta ocasión os quiero hablar de Womanlog, otra app que me han recomendado desde la tribu.

Parece ser que en las reglas más irregulares (como está siendo mi caso en los dos últimos ciclos) suele acertar con mucho más precisión, razón por la que he decidido probarla. Aunque al ponerle los datos de mis últimas reglas me ha salido este cartel:

Screenshot_2014-04-10-07-01-44

Tendremos que ver cómo evoluciona la cosa. Supongo que ya os iré contando.

La primera vista que te encuentras de la aplicación es ésta:

Screenshot_2014-04-10-06-57-17

La verdad es que me he comprado directamente la versión pro, dado que sólo cuesta 2,20€. No es mucho y también pensaba que era de otra manera. ¿Merece la pena? Pues eso ya la función que consideres que tiene en la búsqueda de un nene. A mí me encantan estas apps y “juego” con ellas todos los días, por lo que en parte tengo una motivación extra. Si sólo lo usas para lo imprescindible (conocer tus ciclos y la ovulación) pues realmente la versión gratuita es muy completa.

Me ha descuadrado mucho la rueda que tiene (sólo versión de pago):

Screenshot_2014-04-10-06-57-30

Me ha costado un poco descubrir que el que se repita el 1 no se refiere, como en el ovuview, al día del ciclo, sino al día del mes. El hecho de que se repita es que el 1 de la derecha es el 1 de abril y el de la izquierda es el 1 de mayo. Por lo que la rueda siempre tiene 31 marcas para situarnos en el mes en el que nos encontramos. ¡No os creáis! Me ha costado mucho encontrarle el intríngulis a esto.

Tiene pantalla especial para el seguimiento de la temperatura basal, pero como todavía no relleno nada de eso, pues no tiene mucho misterio. Se parece al de la pantalla del seguimiento del peso, sólo que marca los días de regla. El seguimiento de peso es bastante completo:

Screenshot_2014-04-10-06-57-47

 

Como podéis ver, saca promedios de diferentes tipos. Y también, que he bajado y subido de peso de forma muy brusca. A ver si consigo volver a bajar. Que con eso de mi cumpleaños me he relajado mucho y no puede ser… (menos mal que me peso todos los días en ayunas en la misma báscula después de hacer la primera micción, sino cualquiera diría que tengo 7 básculas diferentes).

Comparándolo con ovuview sobre las diferentes pantallas, la verdad es que no me gusta nada que las gráficas no se puedan combinar. Me gusta mucho la vista general que da Ovuview en su pantalla de Gráfica para tener, de un vistazo, toda la información.

A favor de Womanlog debo defender sus parámetros a introducir:

Screenshot_2014-04-10-06-58-39

Esto de poderle poner tantas cositas, ¡¡me encanta!! Y aquí es donde se ve la diferencia entre la versión Pro y la gratuita. Las opciones básicas son éstas, pero dentro de los estados de ánimo la variedad aumenta muchísimo. Pero vamos por partes. Marcas el día como Comienzo de Ciclo y ya automáticamente te marca el día anterior como Fin, por lo que no tienes que ir haciéndolo siempre. Como no marco mi temperatura basal, no le he hecho pantallazo, pero tiene la opción de ponerle la hora a la que te la has tomado, e incluso puedes elegir Fahrenheit o Celsius.

El mundo de los síntomas es muy diferente. ¡¡Tienes mil!! Lo bueno es que los que vas marcando te los va poniendo en los días sucesivos por encima de toda la variedad que tiene:

Screenshot_2014-04-10-06-59-04

En ovuview ya sabéis que elegís las que queréis, aquí siempre tienes todas las opciones y se te ponen por delante las que vas usando, curiosamente siempre en orden alfabético. Creo que aquí no hay mucha diferencia entre la versión pro respecto a la gratuita, por lo que no es algo que merezca tomar la decisión de comprarla.

En otro orden de cosas están las emociones, donde me encanta marcar la predominante del día y que echo de menos en ovuview bastante más variedad:

Screenshot_2014-04-10-06-59-18

(El emoticono de “con energía” me parece más de “depravada sexual” que de eso, la verdad)

Por lo que estoy viendo, aquí también va marcando los que vas eligiendo en primeros de la lista para que la selección se te haga más fácil.

Sobre las demás pantallas de los parámetros a elegir la verdad es que la variedad respecto a ovuview es mayor. Por ejemplo en la que marcamos el sexo:

Screenshot_2014-04-10-07-00-24

Al principio me ha intimidado un poco porque sentía la imperiosa necesidad de hacerlo a todas horas para marcarlas todas. Y el número supongo que se refiere a eyaculaciones, porque respecto a orgasmos podría dejarlo un poco patidifuso. En esto, echo de menos un poco la relativa intimidad que da el ovuview sobre sus opciones (Por la mañana/por la tarde/Sí/No), pero debo reconocer que es muy completo.

Me hace gracia la opción que tiene para las pastillas:

Screenshot_2014-04-10-06-59-29

No me digáis que el “sin nombre” no suena a otra cosa (guiño, guiño). De momento no marco ninguna, aunque próximamente seguro que la Píldora multivitamínica podría interpretarse como ácido fólico.

Eso sí, las opciones de mucosidad cervical me parecen de lo más acertado en todas sus variantes:

Screenshot_2014-04-10-07-00-41

Otro parámetro que me ha encantado son las notas. ¡¡Puedes usarlo de agenda!! Hasta te hace recordatorios y todo de las citas que le pongas:

Screenshot_2014-04-10-07-00-58

 

Eso sí, una cosa que tiene el ovuview y no he encontrado en womanlog es que te permite personalizar algunos parámetros (yo tengo algunos personalizados). Y no están dentro de las opciones de womanlog…

Conclusión (antes de enrollarme más): Es una aplicación tan completa como ovuview, con opciones parecidas. En algunos parámetros consigue superarlo, pero en cuanto a vista general es más “complicado”. Me gusta mucho más la vista general que ofrece ovuview sobre lo que pones, en cambio prefiero womanlog para las opciones de los parámetros.

PD: Por cierto, otra ventaja del ovuview respecto a womanlog es que en su versión de pago incluye ya la opción de embarazo, mientras que en womanlog lo tienes que instalar/comprar a parte.

Día Libre y Gimnasio

Lo primero que he hecho para celebrar que ya no volveré al fisioterapeuta es cogerme dos días libres. Llevo mucho retraso con las tareas de casa y, ahora que he tenido el día libre, se me ha atropellado todo y tampoco he podido hacerlas. ¡¡Me siento fatal!! Pero bueno, si no me quedo dormida, todavía estoy a tiempo para recuperar.

Lo que sí he hecho es algo que he llegado a echar de menos:

Vuelta al Gym

Puede parecer mentira, pero el hacer deporte me estaba sentando fenomenal para el ánimo y para todo. Todo ha ido un poco en contra de que siga en el gimnasio. Me apunté en septiembre y cuando por fin me entró el gusanillo de ir al gimnasio (porque eso tarda en entrarte, al principio tienes que tener una fuerza de voluntad increíble, pero al final cala y si te dejas llevar, tampoco es bueno porque te pasarías el día en el gimnasio), en octubre, tuve mi última luxación…

Tres semanas de no poder ir por muchas ganas que tuviera. Cuando volví, me costó un poco engancharme de nuevo, pero al poco de engancharme… OPERACIÓN. Así que estuve condenada a la vida sedentaria durante más tiempo. Mi intención era ir al fisio y al gimnasio alternativamente, pero con el último fisioterapeuta eso era imposible. Por lo que no he podido volver hasta hoy.

¡¡Qué bien sienta volver al gimnasio y descubrir que sigues con el gusanillo del deporte dentro!! Da gusto entrar, meterte en la máquina (cinta de correr, bicicleta estática, elíptica), engancharte la música… ¡¡y dejarse llevar!! Ahora hasta me tengo que poner freno porque tengo prohibido correr o saltar, así que con paso decidido y moviendo el resto del esqueleto para compensar, me veis paso a paso recuperando mis andares.

Fisioterapia, ¡bye, bye!

Hoy he recibido mi última sesión de fisioterapia para la rodilla, al menos si no hay complicaciones en un futuro. Mi trayectoria después de la operación ha pasado por dos compañías aseguradoras y múltiples fisioterapeutas. Lo que iba a ser una recuperación de “dos meses como mucho” ha sido un suplicio de cuatro meses.

No os imagináis lo contenta que estoy por ello. Implica muchas cosas, entre ellas y la más importante: me puedo dedicar a mis quehaceres del hogar. Quizás para la mayoría os parezca una bobada, pero para mí es importante. Es uno de mis objetivos del 2014: ser más responsable en mi casa y eliminar la pereza de mi vida hogareña. Organizarme las tareas de casa, las comidas y las compras.

No he sido instruida en el arte de ser ama de casa, porque a mi forma de verlo es todo un arte. Ser capaz de tener la casa limpia, ordenada y organizada sólo puede tener un nombre: ARTE. Porque francamente lo veo imposible. Y si quiero traer a Futuro Bebé a la vida, tengo que ser ama de casa y madre, además de trabajadora. El poder del sacrificio creo que lo puedo desarrollar facilmente, pero el organizar esas tres funciones y no olvidarme de ser la mujer de Futuro Papá podría llegar a volverme loca si no encuentro el espacio propio para mí que necesito. Y no veo las horas del día para eso sin sacrificar por ello horas de sueño que necesitaré para afrontar nuevos días.

Todo es cuestión de organización y prioridades. Al menos es lo que me ha enseñado la vida. Pero en el caso de los quehaceres, hay mucho de educación. Parece mentira, pero es verdad. En ese aspecto he aprendido muchísimo de Futuro Papá. Mi madre ha querido hacérmelo entender, pero sin ponerlo en práctica. Me recriminaba que no fuera capaz de hacer un huevo frito, pero cuando alguna vez he querido que me enseñara, me echaba de la cocina a patadas porque no hacía las cosas como ella quería sin explicarme lo que estaba haciendo mal. En cambio Futuro Papá sí tiene la santa paciencia de enseñarme y ayudarme a desarrollarme en mi casa (una paciencia realmente infinita, debo reconocérselo).

Y si pretendo ser madre, tengo que demostrar mis habilidades en la organización y priorización de mis quehaceres del hogar. Ahora que vuelvo a disponer de tiempo, ¡¡toca demostrarlo!! Debo seguir haciendo rehabilitación, pero ya en mi gimnasio (ese que he pagado durante los cuatro meses que no he podido ir), en los tiempos que establezca para ello dentro de la prioridad que le corresponde y combinándolo con el resto de los quehaceres del hogar.

Tatuajes

Mis padres han sido desde que puedo llegar a recordar terriblemente insistentes en la idea de lo poco que les gusta ningún tatuaje. Creo que han intentado inculcarme esa idea desde el principio y siendo yo la niña buena que era siempre, creían que lo habían conseguido.

Hasta hace dos años, que descubrieron la primera parte de mi primer tatuaje (todavía no lo han visto completo). Vi en los ojos de mis padres la decepción. Estamos hablando de un tatuaje medio escondido en una pierna, que sólo se ve cuando me visto con faldas o vestidos.

Pero es verdad que una vez te has decidido a tatuarte, te entra el gusanillo. Y quieres más, sin darte cuenta, ya estás pensando en el siguiente.

Tenía la cita para el siguiente desde diciembre, para ayer. Un tatuaje no es sólo un símbolo, está lleno de significado y en éste la fecha era importante.

Cuando lo comento hace dos semanas con una compañera del trabajo me dice que tenga cuidado porque si quiero quedarme embarazada el tatuaje podría influenciar. Que según ella tenía entendido, la tinta podría afectar al bebé y que tendría que esperarme otros seis meses para buscar.

Me extrañó mucho, pero en esta vida he aprendido que puede ser realidad cualquier cosa. Así que me puse a buscar por Internet más información.

Lo primero que encuentras es que no te recomiendan tatuarte durante el embarazo en la barriga. Bien, vale. Tiene su lógica hasta para un memo. La barriga está deformada y si lo haces durante, la barriga al salir el bebé se va a transformar mucho.

Después se me rompió otro mito. Sí te pueden poner la epidural con un tatuaje hecho en el lumbago, pero se pueden negar porque tiene su riesgo de introducir tinta en la espina dorsal. Por lo que no lo recomiendan en absoluto, pero en un momento dado depende más del tiempo que hace que te has hecho el tattoo y de la habilidad del anestesista, que de tenerlo o no.

Yo estaba buscando el problema de hacerte un tatuaje antes de buscar a Futuro Bebé, pero la información que encontraba era principalmente que desaconsejaban totalmente hacer un tatuaje en el primer trimestre y que el resto no tiene más problema que cualquier tatuaje normal con el peligro de infección que conlleva. Sobre todo si tu tatuador no es de fiar.

También que es verdad que antes las tintas tenían otra composición que era un poco tóxica para el cuerpo, pero no es problema hoy en día. Sólo que no lo recomiendan en absoluto para el primer trimestre.

Y ahí me juega una mala pasada la imaginación y pienso en hacerme uno durante el parto (es broma).

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑