Buscar

Mamifutura

Mis sentimientos y pensamientos como madre

Archivos

Perdiendo todo de Mamifutura

Mi maternidad, como todas, sigue en constante cambio. El futuro es incierto, o mejor dicho, lo único cierto del futuro es que es incierto. Como ya he avisado, no quiero eliminar este rincón que siento tan mío y que me ha hecho crecer, pero tampoco quiero que sea un gasto constante de tiempo y dinero, por lo que vendré según proceda.

Lo que sí vengo ahora es a avisar que he perdido el hosting y, por tanto, el correo electrónico. Así que contacto@mamifutura.com ya no funciona. Con ello he perdido un montón de cosas. Posiblemente muchísimos buenos contactos que quisieran decirme algo. Así que os invito a redirigir las comunicaciones a mamifutura @ gmail.com Un e-mail más genérico y que controlo perfectamente.

Ya no tengo bebés en casa. Sólo me queda la coletilla de la operación pañal. A veces avanzamos, siempre retrocedemos. No quiero presionarme. Deseo disfrutar de esta última etapa de mi bebé.

Mis otros bebés, los libros. Casi me olvido de su existencia, pero me lleno de orgullo cuando los recuerdo.

Por cierto, lo que sí es cierto es que siempre estoy disponible en Telegram buscando @mamifutura por si queréis. Os dejo el enlace del canal de cosillas que continúo haciendo y los actualizo ahí. CANAL DE ZANA en TELEGRAM.

#RetoMes Septiembre

Debo reconocer que he estado a un tris de no participar… Y aquí me veis, saliendo tarde de trabajar para no arriesgarme a no poder hacerlo desde casa. Por un lado, ¡¡no se me ocurría nada!! Pero luego se me iluminó la bombilla el viernes y pensé en un sonajero, aunque lo que estaba ideando en mi mente parecía inviable. La clave llegó con la visita de unos amigos de AmigoE que me dijeron una verdad muy grande: «Tú le regalas a tu hijo el mejor juguete del mercado, ¡y ellos juegan con la caja!». Pero también me dijeron que uno de los mejores juguetes para su hijo ha sido un sonajero hecho con una botella de plástico y unos garbanzos. ¡¡Voilá!! Eso es…

Así que más fácil, imposible. Sólo que bueno, he querido hacerlo un poco cuco. Había pensado en decorar la botella con washis y rotuladores permanentes, pero luego se me ocurrió que seguro que Futuro Bebé va a empezar a chupar y a morder con gusto las cosas en cuanto le empiecen a salir los dientes y no es porque pueda estropear la botella, pero no quiero que en su afán por saborear el mundo se llene de cosas tóxicas como el pegamento de washi o el permanente…

Por lo que decidí que lo mejor era pintar el interior.

Aunque vamos por partes, os explico el material necesario:

  1. Botella pequeña de plástico (Precio: 0,65 € [Han subido el precio en la máquina de bebidas de la oficina, ¡¡recachis!!])
  2. Un puñado de garbanzos y judías (por variar un poquito. He descubierto que las judías son más fáciles de pintar, entre otras cosas).
  3. Rotuladores permanentes (opcional)

Como os podéis imaginar, el proceso es tremendamente sencillo. Pintar judías o garbanzos y meterlos en la botella. Pintarlos es opcional. Punto, no hay más… Y para que esto no quede así de soso, os enseño unas fotos del proceso que me tuvo anoche, casi a la luz de las velas, haciéndolo para llegar a tiempo:

#RetoMes Septiembre

Pintando las judías y los garbanzos. Al final fueron más judías que garbanzos por lo anteriormente expuesto: son más fáciles de pintar.

#RetoMes Septiembre

Para que no digáis que esa foto la he sacado de internet, os enseño cuál ha sido el resultado en mis propias carnes.

#RetoMes Septiembre

Resultado final, aunque aquí os la enseño también con perspectiva de venta:

#RetoMes Septiembre

Como podéis ver, no he tenido tiempo ni de poner un triste «@mamifutura» en las fotos… Y con vuestro permiso, ¡¡mi se va a casa!! Que ya son horas…

Blog de WordPress.com.

Subir ↑