Buscar

Mamifutura

Mis sentimientos y pensamientos como madre

Categoría

Embarazo

Mi Embarazo Imaginario VS Mi Embarazo Real

Entre cómo te imaginas el embarazo y cómo lo vives hay, siempre, una enorme diferencia. Yo, a una edad, me lo imaginaba de una manera, pero a medida que mis amistades más cercanas iban teniendo su propia experiencia y yo iba adquiriendo conocimientos sanitarios, toda esa ideología se esfumó para convertirse en otra historia muy distinta.

¿Cómo me imaginaba mi embarazo?

Pues siempre he sido una persona pesimista, pero de toda la vida. Si algo podía salir mal, podría salir mal y me lo imaginaba de mala manera. Lo cual nunca me quitó las ganas de seguir adelante, simplemente me hacía consciente a una realidad con la que podía tener que enfrentarme y lo haría mejor si estaba ya mentalmente preparada. Luego también soy persona emprendedora, por lo cual, nunca dejaba de intentar nada.

Y así me enfrenté al embarazo… Pensando que, igual que AmigaN, iba a tener todo el embarazo una acidez por la que no podría comer. O como AmigaS con una ciática que no me dejaba ir a trabajar desde el cuarto mes. Encima te enseñan que las hormonas en el embarazo se disparan y si ya era un horror durante mis ciclos menstruales, durante el embarazo sería un no parar de desequilibrar al pobre Futuro Papá, cosa que le pasó a AmigaA.

Pero ya te pones a obtener más información y te das cuenta de lo realmente difícil que es quedarte embarazada. Por lo que yo no dudaba que tuviera que hacerme un tratamiento de fertilidad. Más todavía teniendo presente que mi madre tuvo dificultades para quedarse embarazada y tuvieron que hacerle tratamiento. ¿De qué? Ni idea… Cuando le digo que tengo hipocondría se pone a rezar porque cree que me voy a morir. Ella va al médico, cuando sale y le preguntas qué tiene, nunca sabe lo que le ha dicho el médico. Pero bueno, eso es otra historia.

De repente, resulta que te quedas embarazada… Pues yo, obviamente, me imaginaba con el embarazo a término mucho antes de lo previsto. Tanto es así que tuve un sueño premonitorio al respecto. Por la cual preferí no coincidir mucho en el baño con una compañera que aparecía en el sueño.

Luego está cada una de las pruebas que te tienes que ir haciendo. Yo, en mi embarazo imaginario, ¡¡todas salían mal!! Además, sigo con pánico de que alguno de los que me quedan salgan mal por algún valor estúpido. Por supuesto que contaba con tener preeclampsia o diabetes gestacional. Lo único que no me esperaba era el hipotiroidismo… pero porque no lo conocía.

En mi embarazo imaginario pensé que me iba a dar cuenta de que estaba embarazada por mi primera o segunda náusea. Que una mañana me levantaría a toda prisa para echar por la boca hasta lo que no había comido. Y por la que empezaría a sospechar que tendría un positivo. No pararía de dormir por las esquinas a todas horas y todo el rato.

En resumen, mi embarazo sería por un tratamiento de fertilidad, tendría náuseas y somnolencia de caerme desmayada por las esquinas, sufriría de acidez y ciática desde que esto fuera posible, abortaría, tendría a Futuro Papá a punto del divorcio por mis cambios hormonales, no podría comer bien por la diabetes gestional (además de la acidez) y mis tensiones serían de subirse por las paredes.

 ¿Cómo ha sido mi embarazo?

Hay muchísimos síntomas para saber si estás embarazada antes de tener la falta. Cuando en realidad no se está embarazada se llaman “psicosíntomas” porque el cerebro se los imagina: dolores de implantación que en realidad son dolores de regla porque se le parecen un poco, manchado de implantación que se parecen al sangrado previo a la regla, náuseas o ascos y suma y sigue… ¡¡Ninguno!! Nada, ni las míseras náuseas o ascos. En faltas anteriores sí que tuve psicosíntomas, pero en el que estaba embarazada de verdad… Porque me hice el test una semana después de la falta, si no… sigo sin saber de mi embarazo.

Entre los síntomas del primer trimestre destacan las náuseas y la somnolencia… Nada, casi podría asegurar que estaba más activa que nunca y no había olor que me repugnara. Todo iba como la seda. Seguía sin ser realmente consciente de que estuviera embarazada.

Las pruebas salieron todas a pedir de boca. Por no tener, no tenía ni anemia. Futuro Bebé se desarrollaba adecuadamente y no había nada que me hiciera sospechar que había un bebé dentro. ¡Hasta estaba bajando de peso!

En el segundo trimestre todo iba realmente tan normal… No recuerdo ningún síntoma significativo, la verdad. Ninguno que durara más de una semana, tendría que repasar el semana a semana (con eso os lo digo todo).

El tercer trimestre sí se hizo un poco más cuesta arriba, la verdad. No me esperaba que con una sesión de fisioterapia conseguiría aliviar totalmente la ciática. La retención de líquidos es aceptable, aunque no me esperaba el síndrome del túnel carpiano que tengo ahora. El peso que he cogido me hace sentirme muy pesada y me noto lenta y torpe, pero de cómo me imaginaba… ¡¡Esto es un gustazo!!

En resumen, nada de lo que me imaginaba ha ocurrido, aunque sí he “sufrido” un poco por el hipotiroidismo, la ciática y el síndrome del túnel carpiano. El hipotiroidismo lo estoy tratando con una pastilla, la ciática se ha aliviado con una sesión de masaje y el síndrome del túnel carpiano… sólo ha sido en las últimas semanas.

#FotoFinde LI

Normas y Manual AQUÍ

#FotoFinde LI

Pues ha sido un fin de semana muy tranquilo, con visitas y gente a la que hemos visto… Pero de repente Futuro Papá decidió que un rally nocturno era un planazo y que llevarme con el Futuro Coche a sacarle partido por caminos y terrenos sin asfalto podría ser divertido. Y lo fue… Ahí os dejo mi visión en un momento que tuvo que parar para recalcular y pude soltar el agarre del techo.

Conseguir Linky

Primer Aniversario

Érase una vez…

una chica jovencita que abrió su primer blog cuando estaba a punto de cumplir los 18 años. El mundo de internet se le abría por delante y los blogs personales estaban en auge. Uno en concreto, de una amiga, le inspiró para decidirse a abrir el suyo. No sabía cómo empezar y jamás se imaginó cómo iba a terminar… Porque unos años después toda su vida se puso patas arriba y descubrió con agria sorpresa que la persona que prometía que no lo leía, la espiaba en lo que decía. En ningún momento ella puso impedimento, pero la mentira de verse espiada en sus escritos le sobrecogió.

Todas las bases de su vida se tambalearon muy fuerte y con la caída, cerró el blog. Cerrando detrás de ella una etapa muy significativa en su vida que ya tiene casi olvidada.

Pero el mundo bloguero caló muy hondo dentro de ella… Abrió otros blogs, viéndose espiada, no quiso mezclar su personalidad en ellos y decidió investigar sobre muchos temas que le resultaron de infinito interés. Pero la verdad… ninguno perduró más allá del primer mes. Muchos fueron los blogs creados con tanto entusiasmo y cariño.

Al cabo del tiempo decidió volver a abrir la veda a sus sentimientos por internet, pero con cuidado. Todavía el resquicio de aquél espionaje sangraba la herida de vez en cuando. Y confirmó sus sospechas cuando el espía de entonces escribió felicitando por cosas que le ocurrían en su día a día. Aquello la convirtió en alguien que se desvivía por ocultar su vida en los escritos que hacía contándola. Pero se negó a vivir encerrada sin blog, lo tenía en las venas, el mundo del blog llenaba su vida.

Aunque la pareja no compartía esa ilusión, encontraron el equilibrio para no perjucidar a ninguno de los dos. Y, aunque el ritmo de las publicaciones se reducía, ella se negaba a cerrar la veda que tenía. A pesar de no recibir comentarios, a pesar de no verse apoyada… Dicen que un blog sin comentarios es un blog sin alma, ella se negaba. La falta de lectores no iba a acabar con su esencia blogueril.

Y llegó un 31 de enero… tal como hoy… y vio dentro de ella la mayor de las angustias que podía sentir. Ese instinto maternal que dio a luz cuando cumplía los 22 años reflotó con los 28 a un nivel insoportable y no podía aguantar más las ganas de compartir con el mundo el deseo de ser madre. No podía seguir achacando a la gente de su alrededor los deseos no cumplidos de no dejar ocurrir su mayor sueño, así que abrió esta nueva casa: Futura Mamá. Antes o después, de alguna manera, iba a ser madre…

Y un año después, sin saberlo, está a punto de ver su sueño cumplido. Y un año después, sin esperarlo, tiene un blog lleno de vida, lleno de gente, lleno de ganas y lleno de ilusión.

Me habría gustado daros las gracias a todas y a todos con un sorteo en condiciones, pero os podéis imaginar que estando en la última etapa de mi preñez me fallen las fuerzas para organizar nada que no sea la llegada de lo mejor de mi vida: Futuro Bebé. Una vez que vuelva la normalidad a mi vida, retomaré el proyecto de organizar un sorteo, os lo prometo, ¡¡¡porque os lo merecéis!!!

Semana a semana XXXIII

¿De Cuánto tiempo?: 37 semanas

Tamaño de Futuro Bebé: Sigue siendo un manojo de acelgas. Parece que ya no cambia tanto de tamaño hasta que nazca.

Movimientos de Futuro Bebé: No para ni para dormir, hay días más tranquilos. El lunes incluso me sorprendí al descubrir por la tarde que no le había sentido en toda la mañana. Seguí las recomendaciones de mi matrona, me tomé un chocolate y me quedé quieta… y ahí estaba. Pero estaría cansado y no se movió mucho más ese día. El resto de los días, tenía ganas de bailar y no me dejaba tranquilo ni uno.

Compras para Futuro Bebé: Nos han traído ya el cambiador que encargamos para llevar y Futuro Papá se ha puesto ya con el cambiador mueble que queremos. También nos han traído el sacaleches.

Género Sexual de Futuro Bebé: Niño.

Peso Ganado de Futura Mamá: La verdad es que parece que esta semana he sabido mantenerme respecto a la semana pasada, aunque he aumentado un poco. Sobre los 75,1 kgs que tenía al principio, hoy he llegado a los 93,1 kgs, por lo que he subido 18 kgs respecto al principio.

Somnolencia de Futura Mamá: Sin muchos cambios, me cuesta dormir o más bien, me cuesta descansar. Tengo un nuevo síntoma que me hace estar algo incómoda: el síndrome del túner carpiano. Si no tengo cuidado por la noche, me despierto realmente como si no tuviera manos.

Contracciones de Futura Mamá: En esta semana no he sentido ni un Braxton Hicks ni nada.

Síntomas de Futura Mamá: Ha desaparecido el estreñimiento, no tengo ni recuerdos de la ciática, la acidez es cuestión del pasado… Pero ya el hinchazón general de la retención de líquido es bastante evidente, aunque igual que cuando es verano, así que casi nada llamativo. Eso sí, el síndrome de túnel carpiano, como he dicho antes, no me deja descansar muy bien. ¡¡Ah!! Casi me olvido de que las micciones se han hecho más notorias. Me despierto a menudo por las noches y voy bastante por el día.

Antojos de Futura Mamá: Crepes con chocolate y sin nata, pero no hay nada que me lo quite de la mente. Es casi enfermizo a ratos.

Estado de Ánimo de Futura Mamá: Bien, normal… no siento que fuera nada del otro mundo, la verdad.

Irritabilidad de Futura Mamá: A ratos, de vez en cuando, pero de nuevo lo puedo controlar.

Anillos de Futura Mamá: Muy ajustado, la verdad. Pero lo peor es que se me ha antojado comprarme uno… Así que me tengo que esperar a que se me baje el hinchazón general para poder comprarme uno del tamaño adecuado.

Ombligo de Futura Mamá: La gente me pregunta qué es eso oscuro que tengo en el ombligo y resulta algo molesto. Antes se escondía muy bien, pero claro… No es agradable a la vista y lo entiendo. Se ve perfectamente el cordón umbilical que no me limpiaron en su día y ahora ya no es igual quitarlo. Hasta se ve el lunar que tengo en un lateral y la gente se queda mirando muy fijamente. Menos mal que no es verano.

Compras para Futura Mamá: Pues he ido a la esteticién para cortarme las uñas, arreglarme los pelos… Supongo que el sacaleches es a medias para Futuro Bebé y para mí, generosidad de AmigaH, que estuvo investigando junto a AmigoE (su marido) por todo internet para comprarme el más adecuado.

Estrías u otras marcas de Futura Mamá: Las pocas escamaciones que me han salido en la piel han desaparecido, sigo teniendo la línea negra, pero nada de estrías. Aunque he visto unas marquitas rojitas en la parte alta de los muslos que no sé si son el principio de unas estrías o de varices, a las cuales soy propensa.

Mejor momento de la Semana: Las visitas de mis amigas, el finde vino AmigaL, como ya sabéis, pero también he tenido la grata visita de AmigaH el miércoles, con quien he compartido muuuuchas inquietudes vitales.

Cosas que echa de menos Futura Mamá: Que la gente no me mire… Si no es por mi forma de caminar tamboleante, es por la barriga, porque tengo hinchada la cara, porque me queda poco, porque todo el mundo me saluda, porque todo el mundo me pregunta que para cuándo, porque todo el mundo tiene algo que decir sobre mi redondez.

Esperando con ganas por parte de Futura Mamá: El próximo lunes, la primera monitorización y la siguiente ecografía… Descartar la programación de la cesárea, o no.

Resumen de la Semana: Futuro Papá ha estado trabajando de mañanas, así que me he encargado de tener la casa adecentada, hacer la comida y por la tarde hemos disfrutado mucho juntos de nuestra compañía.

¿Quién se ha enterado esta semana?: Todos los amigos de Facebook que han querido, porque con la emoción de estar a término y el subidón de hormonas, lo he contado a los cuatro vientos y por muy encriptado que pensaba que lo había puesto, se ha enterado hasta el tato de que voy a tener un hijo.

Comentarios absurdos de otra gente: “No has engordado casi nada”… Nooo, nada de nada. Otros que si ya tengo la tripa más baja… en serio y de verdad que no, las fotos no engañan.

Comentarios no deseados de otra gente: Artículos sobre crianza que AmigaV ha publicado en mi FB. Como bien sabéis, me llevo muy bien con ella, ha estado presente en todo mi embarazo, pero que me venga a estas alturas de mi preñez a intentar enseñarme qué es lo mejor para mi hijo… Tengo que retenerme muy mucho para no soltarle mi bordería favorita del momento. Le he pedido que no lo publique más en mi FB y he decidido a la siguiente hacerle entender que tengo la impresión con sus artículos de que no confía en mi próxima maternidad y en cómo voy a criar a mi hijo para que me pase todo lo que encuentre de cómo debo hacerlo. 

A Vista de Tripa:

A Vista de Tripa XXXIII

#FotoFinde L

Normas y Manual AQUÍ

#FotoFinde L

Pues después de pasar una tarde con AmigaV y AmigaL (que vino expresamente de CiudadCapital a verme el finde porque me echaba de menos) en un centro comercial enorme, nos fuimos con Futuro Papá a cenar en el restaurante donde hacen los mejores nachos con diferencia… Todo lo que os diga de lo feliz que estaba por estar rodeada de dos de mis mejores amigas y junto a Futuro Papá es realmente muy poco. Encima acompañados por una de nuestras comidas favoritas. Fue un momento en el que llegué a pensar: “ahora no me importaría ponerme de parto”.

Conseguir Linky

Revolucionando el FB Personal

Soy una persona sencilla, muy social, demasiado social… Pero mi vida la conoces, si quieres, en el día a día, no a través de una pantalla de PC, portátil o móvil. Las relaciones personales, bajo mi punto de vista, se alimentan mejor detrás de una taza de café, porque hay cosas como la tonalidad de la voz, con sus intervenciones, y los gestos que no se pueden traslucir a través de unos bytes, bits ni píxeles.

Esto lo saben, o lo deberían saber, todos mis “amigos” de FB… Lo he reinvindicado de vez en cuando en mi estado, por lo que es bien sabido que no publico mi vida en FB. Si quieres conocerla, preocúpate un poco por saber de mí. Igual que la gente que me ha hecho mella, me preocupo por ella.

Y siento este tono tan… tajante, pero ha ocurrido algo que me ha sacado de mis casillas y necesito expulsar un poco la rabia que siento por la falsedad de las personas en ocasiones o la impertinencia de las redes sociales en cuestiones personales. También reconozco que me río cruelmente de ello… Es mi baile personal con las hormonas, a veces es una de “Ja, ¿creías que lo sabías todo de mi vida?”, y otras es una de “luego dices que te importo…”.

La cuestión es que ayer, sábado, pasé a la semana 37 y para mí ha sido un hito muy importante… El embarazo ya se considera “a término”, Futuro Bebé, en el momento en el que decida que es el que quiere salir de mis entrañas, no es un prematuro, se considera un bebé total y completamente formado. Para alguien pesimista como lo soy yo, que siempre piensa que va a ocurrir lo peor, es un gran logro llegar al día de ayer. Sobre todo cuando estamos hablando de su retoñito. Es una alegría que he querido compartir y se me ocurrió que compartirlo en la red personal era una buena idea.

“Total, sólo lo leen los cuatro cotillas que ya lo saben todo” pensaba yo en mi ignorancia. Y aunque lo leyera alguien que no supiera de mí más que de las cuatro fotos que cuelgo de GatitaNegra o de las nevadas de mi tierra, lo iba a poner en clave. ¿Quién lo iba a interpretar correctamente? Pues ahí voy yo y lo solté, con todo mi subidón del momento:

Estado FB

No voy a hablar de todos los comentarios que he recibido diciendo algo como “¡Venga, que ya queda poco!”, porque me parecen totalmente natural. Pero necesito desahogarme de alguno como “¡¡No sabía nada!!”…

Claro, no sabes nada porque te importo tres cuartos, hija mía… Si me lo dijera alguien de CiudadPequeña, lo entiendo completamente. La posibilidad de cruzarnos por la calle es bien minúscula y la verdad es que el interés mutuo ha desaparecido hace varios años, somos amigas en el FB por el recuerdo de unos años atrás que en realidad no queremos recordar, pero oye… Hubo un momento en el que fuimos importantes la una para la otra y de vez en cuando recordarlo, nos hace sentir bien.

Pero que me lo diga alguien con quien me he cruzado en el centro comercial y se ha cambiado de pasillo cuando yo iba con una tripa bastante notoria, me alucina. Aún más, cuando me lo dice alguien que me ha visto con una tripa bastante prominente y me ha saludado en la parada del autobús.

Pero el colmo viene de una llamada que recibe Futuro Papá de Futuro Abuelo Postizo preguntando si ya hemos parido y no le hemos dicho nada. AmigaE ha interpretado que ya he dado a luz a través de ese mensaje y así se lo ha hecho saber… ¿En serio se creen que lo voy a publicar por las redes sociales antes de compartir la noticia con las personas allegadas? Es más, ¿en serio y de verdad me crees capaz que con toda la faena recién ocurrida voy a tener fuerzas para redes sociales sin haber dicho nada anteriormente a los más allegados? Perdona, pero hay gente que debería empezar a aprender a leer y, después, a pensar antes de actuar.

Pero bueno, creo que ya quedan de verdad muy poca gente, conocida o no, que no lo sepa.

Semana a semana XXXII

¿De Cuánto tiempo?: 36 semanas

Tamaño de Futuro Bebé: Un manojo de acelgas, ¡¡por fin algo que hasta me comería!! Ya no sólo sé lo que es… sino que también lo comería.

Movimientos de Futuro Bebé: Constantes y muy notorios. Pero sigo pensando que no se ha dado la vuelta todavía. Siento perfectamente su cabeza y sus pies, están lejos de donde deberían estar…

Género Sexual de Futuro Bebé: Niño.

Peso Ganado de Futura Mamá: Para mi sorpresa, de la semana pasada he adelgazado, por lo que sigo avergonzada con el peso que he llegado a coger, pero un poquito menos. Esta mañana la báscula ha marcado 90,2 kgs (frente a los 91 y pico de la semana pasada) y eso hace que en esta semana me encuentre a +15,1 kgs respecto a los 75,1 kgs iniciales. 

Somnolencia de Futura Mamá: Días que mejor y llego al punto de dormir una buena siesta después de comer porque casi me caigo y todo, pero otros peor porque no me duermo por la noche ni sin haber dormido siesta.

Contracciones de Futura Mamá: Pues no tantas como otras semanas, o al menos no tan notorias.

Síntomas de Futura Mamá: Cuando me despierto por las mañanas, se me duermen los brazos, pero no por falta de riego, si no por un nervio que debo tener pinzado, es bastante desagradable. Tengo una retención de líquidos que ya hay zapatos que no puedo ponerme en algunas circunstancias…

Antojos de Futura Mamá: Empiezo a tener antojos de salado, más que de dulce. Por ejemplo anoche tuve que zamparme un bol entero de palomitas saladas, extra saladas concretamente.

Estado de Ánimo de Futura Mamá: Algo más hormonal que de costumbre, también muy cansada.

Irritabilidad de Futura Mamá: Más alta que de costumbre, a veces me cuesta controlarlo.

Anillos de Futura Mamá: Continúo con el anillo en el dedo cambiado y esta semana he sentido el dedo hasta hinchado.

Ombligo de Futura Mamá: Creo que ahora está intentando salirse. Me pica mucho y lo noto a través de la camiseta sobresalido.

Estrías u otras marcas de Futura Mamá: No me están saliendo estrías y ni me lo puedo creer.

Mejor momento de la Semana: Ver a Futuro Papá preocupado por levantarme el ánimo.

Cosas que echa de menos Futura Mamá: Salir a la calle. Con el temporal que ha hecho nos ha dado bastante reparo salir a la calle con normalidad, no fuera que me pasara algo y me cayera. Pero se me ha nublado el ánimo al final…

Esperando con ganas por parte de Futura Mamá: Saber si se ha girado, no se ha girado, será cesárea o dejará de serlo…

Resumen de la Semana: Básicamente una semana enclaustrada en casa. He salido para ir al gimnasio, para el anestesista, pero para nada más. Así que sólo he deambulado por casa todo el rato. Más o menos lo he llevado bien, pero la verdad es que si no fuera por Futuro Papá, habría llorado a moco tendido. Eso sí, me ha sorprendido mucho esta semana encontrarme con la certeza de algo que me iban anunciando y no me quería creer: la tripa ya forma parte de mí. Hasta ahora, si no era por la ciática, movilidad reducida o cosas por el estilo, la barriga no existía, pero ahora, sin ninguna de esas molestias, es como si la barriga siempre hubiera estado ahí. Un cambio de chip curioso.

A Vista de Tripa:

A Vista de Tripa XXXII

Mochila del Hospital para Futuro Bebé

Prometí que haría un post sobre ello, y aquí lo traigo. Las cosas que nos llevamos para Futuro Bebé al hospital. No sé si son muchas, si son pocas, si son demasiadas, o si falta cualquier chuminada. Así que podéis criticarla como gustéis que seguramente tengamos presente la opinión de madres ya experimentadas.

La lista que elegimos para seguir sobre las cosas que habría que llevar al hospital la sacamos de AQUÍ y AQUÍ. Para tener una referencia más o menos clara. Sabemos que en los hospitales públicos sólo te dejan llevar la primera puesta de salida del hospital, todo lo demás lo proporciona el hospital en sí y no llevan muy bien que te lleves tus propias cosas. Pero no es así en el privado, y depende mucho del privado. Así que nos lo llevamos todo que más vale que sobre a no que falte (o como dirían en mi tierra: “máh vale que zozobre a no que zofarte”).

La lista definitiva es más o menos una cosa así:

  • 6 bodies;
  • 2 pares de patucos;
  • 3 jerséis y polainas y 3 pijamas;
  • 4 baberos;
  • un gorrito de algodón;
  • un par de manoplas;
  • una manta polar para salir del hospital;
  • Aseo. Un paquete de pañales, crema protectora para el culito y loción hidratante;
  • Una bolsa aparte con la primera puesta del bebé.

Hemos recibido la recomendación de una amiga de llevar también lima y tijeras para cortar uñas porque hay bebés que nacen ya con las uñas largas y la broma en el hospital sale por un pico. En su experiencia tuvo que pagar 25 euros por una lima en la tienda del hospital cuando ya lo tenían en casa. Así que me llevo ya la que tengo y me lo ahorro.

Y ahora las fotillos de lo que me voy a llevar para guardarlo en el recuerdo.

Para empezar, los bodies. Habíamos dicho que había que llevar seis, los llevamos de 1 mes. Si le queda la ropa grande no me preocupa, pero sería un fastidio que le quedara pequeña, así que preferimos que “zozobre”.

Mochila Futuro Bebé

Habíamos dicho también jeréys y polainas y pijamas. Como no sabemos qué es lo más cómodo, llevamos de los dos y así no nos complicamos. Mitad y mitad, ya veremos qué usamos o qué dejamos de usar. Todo sea que me ponga a lavar ropa en el lavabo del hospital…

 Mochila Futuro Bebé

Por cierto, el primer jersey azul que se ve, el que está por encima, lo hizo a mano Futura Tía Abuela para Futuro Primo, pero no se lo llegó a poner y le toca estrenarlo a Futuro Bebé.

Mochila Futuro Bebé

El aseo que nos llevamos es amplio, lo sé. Más de lo que se recomienda, ¿pero cómo sé yo si es mucho o es poco o es lo necesario? Soy madre primeriza y, dejándome de pijadas porque no las llevo nada bien, me llevo lo que quiero que mi hijo use… Todo sea que en medio de la experiencia las cosas se queden en el fondo del bolso.

Mochila Futuro Bebé

Los baberos los gané en un sorteo de PequesGuapos, os los recomiendo totalmente. No sólo son preciosos, si no que también se puede apreciar la buena calidad. Según veamos el uso que tengamos de baberos, seguro que les hago más encargos.

El conjunto de gorrito, manoplas y patucos lo ha comprado Futuro Papá un día de recados… Son su antojo para Futuro Bebé en el hospital y a mí me derriten de amor sólo de recordar cuándo me los “presentó”.

Mochila Futuro Bebé

Y llegamos a mi caprichito, la primera puesta. Parece grande, lo sé, pero se puede arremangar. Nos hemos negado a comprar Talla 0, esperamos usarlo en más de una ocasión, no sólo para salir del hospital. Pero vi esa camisa a cuadros como body y el vaquero, ¡¡y no me pude resistir!! Todo el mundo le pone alguna pega, pero vamos a ver… Sólo es para salir del hospital y hasta llegar a casa, tampoco creo que tengamos que hacer un mundo de un capricho de madre.

Mochila Futuro Bebé

Y finalmente la bolsa con todo dentro. Parece que va a explotar, pero tiene su historia y no quiero otra. Es la bolsa que Futura Abuela usó cuando salió del hospital con Futuro Papá. ¡No puede ser otra!

Mochila Futuro Bebé

Con vuestra experiencia, ¿consideráis que nos falta algo?

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑