No sé lo que se contará en el futuro sobre lo que ha pasado estos días. No sé qué cosas no se están contando ahora que se sabrán después, pero sí sé cómo lo estamos viviendo en nuestra familia y eso es lo que quiero compartir para que lo tengamos en el recuerdo.

Dicen los telediarios que es una nevada como no se ha visto en 50 años. Madrid capital totalmente colapsado y el resto del país muy blanco en general. Filomena (nombre de la borrasca que nos ha traído estas cosas) ha dejado el terreno perfecto para que después las bajas temperaturas lo hielen todo. Han cerrado los colegios una semana y están recomendado el teletrabajo como a principios de la pandemia. Está siendo un recordatorio curioso del confinamiento, pero pudiendo salir y disfrutando de la nieve.

Contrario (antes conocido como Papá Fúturo, pero estoy cansada del lío de sus nombres en mis webs) ha sido quien ha despejado la entrada y salado el pasillo. También ha hecho labor de voluntariado con su 4×4 en una iniciativa conocida como SOS4X4 donde se hacían los traslados de sanitarios y pacientes a hospitales que no podían.

El primer día de nieve Contrario se fue con los niños a Casa de Abu. En principio no queríamos que saliera Peque, pero insistió mucho y se puso muy triste. Así que con el trineo se hicieron el camino y llegaron muy bien y él se divirtió mucho.

Al día siguiente repetimos, pero ya toda la familia e hicimos un muñeco de nieve. Fue el primer muñeco de nieve de toda mi vida. Coincidimos en el jardín los tíos y nosotros (los abus se quedaron dentro de casa) y nos divertimos mucho intentando montarlo. La verdad es que me gustó mucho más de lo que me imaginé. Es bastante alto y creo que ha quedado muy bonito.

Mayor se quedó con los tíos e hizo más muñecos de nieve, de varias bolas y se lo pasó realmente bien. Va a ser un gran aficionado de los muñecos de nieve.

Luego, como nos gusta mucho, hicimos una excursión en 4×4 por los caminos. Alguien diría que es irresponsable, pero realmente lo hicimos para practicar y saber actuar en caso necesario. Además de poder ayudar. No pasó nada y si hubiera pasado, estábamos preparado (aprovecho y os recuerdo el post sobre: qué cosas llevar en el coche en invierno de Supervivencia en Familia)

Luego, cuando la nieve se convirtió en hielo, hicimos menos actividades fuera de casa. Nos refugiamos en nuestro hogar al calor de la chimenea e hicimos más piña en familia. Aprovechando algunos regalos de estas navidades.