He pasado por la bimaternidad como quien pasa corriendo un campo de espinas. Menuda intensidad, qué rapidez. Y puede interpretarse que lleno de sufrimiento, pero la verdad es que no. He tenido que navegar por emociones muy duras, las cuales me han paralizado a la hora de expresar mis sentimientos públicamente, pero reconozco que he disfrutado esa intensidad.

Y ahora me encuentro con que ya no tengo bebés, y en principio no voy a tener más. Se acabó la lactancia, entre otras cosas. Una lactancia muy bonita con un bebé precioso. Finalizó como empezó, con naturalidad. Me ha gustado, incluso su final. La anterior fue bastante más traumática al vernos obligados a terminarla por la posible pérdida gestacional que finalmente sí aconteció. Pero en esta ocasión las tomas fueron disminuyendo hasta que yo decidí que no iba a darle más y él se lo tomó con una aceptación que agradezco infinito. Dos años y un mes de lactancia magníficos.

Es cierto que no hemos empezado la operación pañal, y hasta que no termine esta fase tampoco puedo decir que no me queda nada de la etapa de bebés. Pero no quiero darle la importancia que le di con la inexperiencia, que se tornó en una fuente inagotable de sufrimiento común.

Lo que sí es cierto es que las noches inagotables de cansancio por despertares de bebés también empiezan a llegar a su fin. Alguna noche de enfermedad diversa y leve con levantamiento de madre hay. Pero como ya duerme en una cama de 2 metros, simplemente cambio de cama y de compañero, no desvelo mi descanso a un sillón. Me tira del pelo, me usa de almohada… En fin, esas cosillas.

En realidad lo que quería con este post es expresar las sensaciones que tengo cuando pienso que estoy viviendo las últimas etapas del último bebé. Y me siento maravillosamente bien. Me entra el pensamiento de “he vivido una gran etapa que por fin llega a su final”. Viviría mil veces ese camino de espinas, porque forma parte de mí, de quien soy ahora, de quien quiero ser en el futuro y no me arrepiento ni de medio segundo (algo siempre hay cuando sale de ti tu cansancio y no tu mejor versión), pero es cierto que siento paz pensando en la idea de que se está acabando.

Me siento feliz por haber vivido esta etapa y por vivir una nueva.