Hasta ahora, hemos desenterrado el pasado. Con el ejercicio de hoy vamos a intentar vivir el presente. Nuestro día a día real. Así que no vamos a hacer este ejercicio solo durante el día de hoy, pero tranquilos, no se van a parar los ejercicios. Es un ejercicio complementario porque lo siguiente es entrar directamente a usar el Kakebo.

Espero que hayas conseguido liberar emociones económicas. Te reconozco que no ha sido nada fácil. No me sorprendería que te hayas negado a reconocer las cosas que has sentido. Si te sientes culpable por ello, libera eso también. La idea con este reto entero es cambiar todo eso y vivir el dinero desde la sensación de libertad, merecimiento, abundancia. Pero puede que no lo sientas de un día para otro, si no que los resultados de cambiar de mentalidad tarden años. Es lo que hay, no le dés vueltas y decide cambiarlo por tu bien y el bien de los tuyos.

El ejercicio de hoy lo puedes hacer de diferentes maneras. Yo te voy a dar ideas pero recuerda que la que tú creas es igualmente válida y si la compartes, todos podemos aprender algo.

Durante diez días vas a marcar cómo te sientes con el dinero.

Ideas de cómo realizar el ejercicio

Idea 1

¿Usas agenda o planificadores? Si ya usas un método de planificación, aprovéchalo. Integra la idea en tu día a día sin forzar a generar hábitos nuevos que pueden dispersarte.

Lo único que tienes que hacer es decidir un código de colores o un código de palabras y anotarla en el día que estás, ya sea en tu agenda o en tu planificador.

Por ejemplo, se puede aprovechar el vocabulario que has generado para sentirte bien con las palabras que hemos usado. Y en la agenda escribes la palabra “Escasez” el día que ha sido la emoción principal, “Abundancia”, “Merecimiento”, “Miseria”, etc. En tu agenda o en tu planificador, pero siempre en el mismo sitio. No te juzgues por la palabra que pones, déjate sentir y escribe la que has sentido.

Lo mismo con el código de colores, como un semáforo. Verde puede ser que te hayas sentido rica, amarillo es que ha sido un día con tantos ingresos como gastos y rojo es que no deseas repetir un día económico como ése. Y negro… que prefieres hasta olvidarlo.

A veces no nos sentimos cómodos identificando los días con emociones, pues hazlo desde la objetividad del dinero. Verde día de ingresos, amarillo, de tantos gastos como ingresos, rojo de gastos sin ingresos y negro… de irte a números rojos.

Idea 2

Puede que no uses ni agenda, ni planificadores y seas un alma libre que te dejas vivir sin restricciones ni previsiones. ¡Ole tú! Yo también he sido así y a veces lo soy, no es nada malo. Pero entonces no tienes una base en la que registrarlo, pero que no pasa nada. ¡La podemos crear!

En un cuaderno medio abandonado, en un cuaderno que le dedicas a este reto o en un folio en blanco que sacas ahora mismo de la nada, puedes crear una tabla y un código.

En un lado pones las emociones que quieres identificar y en el otro, el día. Te recomendaría algo así, pero siempre adáptalo a lo que te haga sentir más cómoda:

La idea de esta tabla es que hagas una cruz en la emoción que sientas el día que lo sientes. Puede que hayas sentido dos emociones distintas, puede que no hayas sentido ninguna de éstas y tengas que añadir una nueva. Como siempre digo, déjate sentir y exprésalo.

También puedes hacer una tabla aún más sencilla en la que escribes la palabra que sientes.

Y si quieres hacerlo durante más días, ¿quién soy yo para limitarte solo a 10?

Adelantamos tarea

A partir de mañana empezamos con el Kakebo como tal, por lo que es imprescindible que tengas tu Kakebo preparado. Ya sea digital propio, el cuaderno Kakebo o el Kakebo Digital que tenéis en venta en mi web, a partir de mañana necesito que lo tengas a mano.

También te voy a pedir que tengas a mano todas las transacciones realizadas y recibidas del mes anterior de tu/s cuenta/s bancaria/s. La intención es familiarizarnos con el método, así que no te voy a exigir que lo hagas con el efectivo, pero ve extrayendo esta información.

Normalmente los bancos te permiten elegir rango de fechas y descargarte toda la información directamente en un excel. No es necesario que lo copies a mano. Pero si prefieres imprimirlo y no tienes impresora, pues te doy margen para que te lo vayas gestionando.