Buscar

Mamifutura

Mis sentimientos y pensamientos como madre

mes

enero 2018

Convergencia Solidaria, ¿qué es?

De vez en cuando me gusta dar a conocer cosas que descubro, o me descubren, que considero de interés social. Suelen ser cosas sociales y en esta ocasión no va a ser lo contrario. Os quiero hablar sobre Convergencia Solidaria.

¿Qué es Convergencia Solidaria?

Es una iniciativa que pretende movilizar a otros blogueros y blogueras para que pongan a disposición de la solidaridad el mayor capital que poseen: su capacidad de involucrar a otras muchas personas que los leen y los siguen con asiduidad.

Lógicamente, en esta parte me veo implicada. Así que iré desgranando de forma comprensible de qué se trata.

¿Cómo trabajan en Convergencia Solidaria?

Blogdads propone una campaña solidaria de sensibilización sobre la discapacidad intelectual, así como de donación de recursos económicos para la Fundación Gil Gayarre, una entidad sin ánimo de lucro que lleva 60 años trabajando para mejorar la vida de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo.

Es decir, tratan de recaudar fondos para la Fundación Gil Gayarre que trabaja (sin ánimo de lucro) en mejorar la vida de personas con discapacidad intelectual o del desarrollo. Estas donaciones no son “gratis” a cambio puedes recibir algún premio y te invito a visitar su página para descubrir cuales. Quienes desean hacer donaciones participan en sorteos realmente chulos. En serio, id a verlos, seguro que os animáis y encima estáis favoreciendo una buena causa.

¿Por qué colaboro en la divulgación de esta campaña?

Pues la verdad, esto es más tema personal. Ya que habéis llegado a leer hasta aquí, pues me apetece que me conozcáis un poquito mejor, aunque creo que no es la primera vez que lo digo, sí que lo dije hace muchísimo tiempo.

He sido voluntaria en una Asociación de Discapacitados en mi pueblo. Fue hace mucho tiempo, cuando el tiempo me sobraba y ya conocía el voluntariado. El voluntariado me parece una forma extraordinaria de devolver algo bueno. A mí me han ayudado desinteresadamente muchos desconocidos en mi vida y se lo quiero devolver a otros desconocidos. Con el voluntariado te aseguras de devolvérselo a alguien que lo necesita.

En esa Asociación cogí de la mano a adolescentes que tenían discapacidad. Algunas impedían su desarrollo normal en una sociedad, otras no tanto, pero como adolescentes sentían la necesidad de formar parte de un grupo con sus iguales. Hacíamos actividades con ellos cada fin de semana para ir introduciéndoles en la sociedad y sacándoles de la burbuja que tenían en casa.

Era maravilloso acompañarles. Unos no necesitaban tanto acompañamiento… ¡¡y ayudaban!! Eran muy conscientes de sus capacidades y trataban de llegar y superar los límites que se les imponía. Tenían mucho amor que dar a todo el que lo quisiera recibir. Y necesitaban recibir mucho amor de quienes se lo querían dar. Vivían cada vínculo que creaban de forma muy intensa. No medían el amor en ninguna de sus formas.

Poco a poco han ido creciendo y dejando de ser adolescentes. Ahora me los cruzo en la calle y forman parte de la aglomeración de personas mayores. Tienen sus dificultades, pero también sus ganas de superarse. Hay mucho que aprender de ellos y ofrecerles esas oportunidades para que nos lo enseñen y podamos aprender es algo que admiro.

Y por eso te participo esta forma de poder contribuir a que estas personas formen parte de tu día a día y puedas aprender con ellas.

Navidades con Duelo por Aborto

Quiero cerrar esta época. La FPP si todo hubiera ido bien habría sido el 1 de enero 2018.

Habrían sido unas Navidades muy llenas y plenas. Tendría en mis brazos a un/a precioso/a peque o estaría a punto de tenerlo. Que haya sido en una fecha tan señalada hacía pensar en mil posibilidades.

En cambio, no tenía nada. Mi vientre estaba vacío, mis pechos no producían nada y mis brazos…

Estaban llenos de amor, por suerte. Tenía a mi Familia. A Papá Fúturo, a Niño Fúturo y a todo el mundo. Pero tenía que aceptar que mi estrellita estaba en el cielo y que mi vientre estaba vacío.

Me obligué a ver las Navidades desde el punto de vista de Niño Fúturo. Y así pude medio disfrutarlas. Sin dejar de pensar en la personita que debería estar, pero que se conviritió en estrellita.

Visita a Especialistas. Ginecóloga y Endocrino

Estas visitas de las que os voy a hablar hoy son, en realidad, de noviembre. Pero entre unas cosas y otras espero que comprendáis que no he escrito sobre ellas todavía hasta ahora. Como he prometido, poco a poco me iré poniendo al día con el Blog. Vamos por partes y os cuento  mis visitas a la ginecóloga y endocrino.

Visita a Ginecóloga

Pues a principios de noviembre fuimos porque ya llevaba unos cuatro meses de búsqueda y nada salía bien.

Yo me sé la teoría igual de bien que cualquiera. Nadie se preocupa de nada hasta que no haya habido al menos un año de búsqueda porque dentro de ese año se presupone normalidad. Quedarse a la primera no es tan habitual como nos creemos.

Pero para mí era algo extraño. Niño Fúturo fue una estrella fugaz y mi Estrellita fue en cuanto me retiré el DIU, así que eso de tardar más de 3 meses no me resultaba muy concebible. Aunque ya sabía lo que me iba a decir… Que no haya pasado un año, no nos teníamos que preocupar.

Y así fue. No nos echó la bronca, pero poco le faltaba. Aún así, para aprovechar la visita, me hizo la revsión anual (por segunda vez este año) y me mandó una analítica preconcepcional con hormonas. Y con eso me fui contenta, no necesitaba más.

Me hice la analítica y a las dos semanas fuimos para ver los resultados. Como en la cita anterior coincidió con mi regla, no me pudo hacer una ecografía, así que me la hizo en esta visita.

Todo salió a pedir de boca. La analítica preconcepcional estaba perfecta. Es más, por lo visto tengo la Vitamina D más alta de lo que corresponde a la época del año en la que estamos. Vamos, una analítica para enmarcar (con un pequeño pero… Que veremos en la visita de la Endocrino).

Me hizo la ecografía y coincidió que justamente en ese momento estaba ovulando, así que nos mandó tarea para casa. Con tan mala suerte que Papá Fúturo estaba muy pochillo.

Nos volvió a insistir en que no nos tendríamos que preocupar hasta el año después del aborto. Y aprovechando la visita, para que llegados el año nos pudiéramos saltar un paso, nos dio volante para un seminograma.

Visita a la Endocrino

Como está siendo costumbre, voy, estoy una hora o más en la sala de espera, entro y me atiende en cinco minutos.

De nuevo me preguntó entusiasmada si estaba embarazada, a lo que tuve que contestar que no. Aprovechando que tenía que hacerme la analítica de la ginecóloga me hice las que me mandó ella.

Lo primero que dijo cuando las vio fue “están mal hechas”. Me preguntó dónde las había hecho y me dijo que tenía que repetirlas y que fuera al laboratorio del hospital para que tuviera las pruebas en el ordenador directamente y que considera que son más fiables.

Como no necesitaba ayuno, salí y me las hice directamente. Además, ella apuntó para la ginecóloga que estaban mal y que tuviera presente las que me mandaba ella.

Resulta que tenía la TSH y la T3Libre dentro de los límites, pero la T4Libre estaba muy descompensada y eso no estaba bien.

Cuando me hice la siguiente analítica salió igual, o peor… Y me quedé preocupada hasta la siguiente visita a la Endocrino.

Balance 2017 y Propósitos 2018

Ha comenzado un nuevo año, en diciembre sólo escribí el Sorteo que realicé. Ha sido un mes difícil y unas fechas complicadas, sobre todo emocionalmente. Pero eso no me exime de culpa. No os quería tener abandonados, tengo mil cosas que contar y para reanimarme a hacerlo, voy a contaros mi balance 2017 y propósitos 2018, ¿qué os parece?

Balance 2017

El año empezó del revés. Perdimos a Bisabuela Fútura apenas al empezar y tiñó de gris todo el principio de año, pero la cosa no mejoró.

Al poquito, perdí mi trabajo y todo lo que acarreó en cuanto a trámites y a gestión emocional. Y encima, no he encontrado trabajo tampoco.

Y para colmo, sufrí un aborto. Desde entonces soy incapaz de decir “tener un aborto”, los abortos se sufren.

Pero siendo justos, también han pasado cosas buenas. He conocido a muchísima buena gente con quienes he hecho lazos muy fuertes. Madres blogueras que siento muy cercanas.

También lancé mis pequeños servicios y hasta productos. Nunca imaginé lo lejos que ha llegado mi Kakebo (incluso para mí). Me está ayudando bastante a subir el inexistente autoestima que tengo.

En cuanto a los propósitos que me puse para este año… ¡Vamos a verlo!

  • Ovuview y Womanlog

Me había propuesto usar estas aplicaciones de móvil mejor. Y, la verdad, al poco dejé abandonado Ovuview, pero no Womanlog. Sigo usándolo día a día sin haber dejado de registrar nuestras actividades.

  • Cuidados Personales Diarios

Aunque no he llegado lo lejos que me imaginaba, ¡¡he mejorado muchísimo!! Creo que eso de cuidarme no se me da muy bien, pero lo intento y hasta lo consigo. Ahora hasta lo hemos implantado en la rutina familiar para mejorar esto bastante más en 2018.

  • Usar Agenda

Esto ha llegado a un nivel muy pro. Se ha convertido en mi registro diario y me encanta hojear a día de hoy mi agenda del 2017 y reconocer los días por los sentimientos que he transmitido. Ahora pongo fotos, escribo lo que ha pasado, cuento cómo me siento. Me he vuelto exigente con cómo debe ser la agenda, en su tamaño, en su contenido, ¡¡todo!! No me reconozco.

  • Resumen del Día

Se trataba de escribir mínimo un tuit diario durante cada día del 2017 para hacer un mini resumen de cómo ha sido el día. Creo que no aguanté un mes. Me saturé un poco con eso de la foto diaria de Instagram. Además, me parecía redundante, escribirlo en la agenda y también en Twitter…

  • Ahorrar

Estoy muy sorprendida. El Kakebo Digital en Excel me ayudó muchísimo con esto. Sí es verdad que ahora mismo está muy descompensado lo que gano con lo que gasto (y no porque me dé caprichos, es que la vida está muy cara y el paro es excesivamente poco). Me había propuesto acabar el año sin números rojos y puedo decir que acabé con un colchón bastante majo. A ver si para este año lo supero con creces y ahorro mucho.

  • Lectura

Leer, mínimo un libro al mes. Y sí, lo he conseguido. No recuerdo ahora mismo cuántos libros me he leído, pero han sido más de 12. Contando con que uno de ellos ha sido el primer tomo de El Quijote.

No me acordaba que me había hecho tantos propósitos, la verdad. Pero el balance ha sido bueno en cuanto a cumplirlos. Creo que esto de los propósitos me funciona… ¡Vamos a por los del 2018!

Propósitos para el 2018

  • Publicar más en Instagram

Con esto de que me había saturado con el 2016, he publicado bastante pocas. Y me he lanzado con los stories de Instagram. Así que, sin comprometerme a que sean diarios, sí quiero proponerme un mínimo de 3 fotos a la semana. Pero bien hechas, con cámara Reflex y todo. Si salen más fotos, pues tampoco me voy a limitar, pero quiero hacer una galería bonita.

  • Usar más y mejor Facebook

Creo que es la red social a la que más tirria le he tenido toda la vida, pero también es verdad que ha sido en la que más cercana he sentido a la gente. Es en la que mejor conecto y la que, el año 2017, más me ha aportado. Así que a ver qué aprendo de esta herramienta. Os lo contaré todo por la Fan Page a la que os invito seguir. Los mensajes siempre serán personales (casi pongo una carita sonriente por la costumbre).

  • Sacar más partido de Mamifutura

He hecho pequeños pinitos. Tenéis el Kakebo disponible para adquirir (hasta le he hecho una página web propia). Tengo lo de las copas puesto, pero muy parado. Creo que Mamifutura como tal podría ayudarme con el bache económico por el que estoy pasando y no lo estoy aprovechando. Creo que debo enfocarme más en la idea que la gente se está perdiendo la oportunidad de ser más feliz. Tengo mucho que aportar, pero no me lo creo.

  • Profesión

El 2017 me ha dado una visión de vida mucho más amplia de lo que tenía. Me ha hecho ver que mi vida profesional es muy larga y queda más del doble de lo que apenas he trabajado y que puedo aportar, todavía, lo mejor de mí. El mundo se lo merece y lo necesita, así que tengo que enfocarme para dar toda la felicidad que soy capaz de aportar al Mundo. ¡Vamos a por ello!

  • Alimentación

Estoy decidida a mejorar mi alimentación. Y de paso, la de toda mi familia. Llevo un tiempo planteándome lo, dándole vueltas, imaginándomelo, enfocándolo, pero hasta que no ha llegado el Año Nuevo, no me he decidido. He comenzado la primera semana, otra vez, con dejar el azúcar del todo y lo estoy consiguiendo. Y en cuanto volvamos a la rutina, habrá más verduras, legumbres y comida realmente sana en los menús del día a día. Aunque sé que la organización es básica para conseguirlo… Creo que llegaremos a base de golpe de remo, poquito a poco haciendo el camino.

  • Familia

El aborto del año pasado y el no quedarme embarazada desde entonces me han hecho enfocar mi maternidad de forma más… Resiliente. Aceptar lo que venga como quiera venir y superar las dificultades que se presenten. Actuar según las necesidades que vayan surgiendo y seguir disfrutando la vida con la mirada que tiene mi hijo respecto a ella.

Y aunque tengo algún propósito más, quiero dejarlo aquí. Los otros me los guardo y se lo contaré a quienes quieran saberlo, y me lo pregunten.

¡¡PRÓSPERO 2018!!

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑