A la pediatra de Bebé Fúturo le gusta asegurarse que el bebé esté bien en cualquiera de sus facetas. Es algo que nos gusta muchísimo, pero implica una serie de visitas a varios especialistas más a menudo de lo que en realidad podemos. Y después, quiere que vayamos a revisar con ella los resultados.

Con todas las visitas a especialistas que hemos tenido, había varias cosas que contar. Pero ir a tantos requiere de demasiadas faltas al trabajo que, sin ser por cuestión de urgencia, hemos tenido que dejar pasar algo más de tiempo para la visita al pediatra. Además, como casi todo estaba bien, tampoco era de urgencia contárselo.

Bebé Fúturo ya camina, así que nos hemos quitado todos una espinita. Ella sobre todo se temía que fuera algo neuronal por el tema de que en el culete tiene un hoyuelo algo extraño que se da en casos de espina bífida. Nos ha comentado que seguramente en un futuro se le vaya a hacer un TAC sí o sí por revisar que de verdad estuviera todo bien, pero ponerle anestesia general sólo por una revisión lo ve innecesario, que dejaríamos esa prueba para cuando pudiera quedarse quieto por sí mismo, sin anestesia. Así que para los tres o cuatro años ya veríamos si sigue ahí el hoyuelo.

Lo del oído, pues lo ha visto rojo, de nuevo. No parece que esté mejorando, así que nos ha cambiado el tratamiento pautado por el otorrino. Como la medicación del otorrino es cuestión cíclica, nos ha recomentado acortar los ciclos. En lugar de dos semanas dando la medicación y luego dos semanas de descanso, hacer lo mismo con una semana. Dice que el otorrino al que vamos es muy antidrenajes y que si  lo está viendo tan claro, es que Bebé Fúturo los necesita. Que seguramente otro otorrino ya habría entrado a quirófano a ponérselos.

Por lo demás, todo está bien. Quiere verle si finalmente no le hacen drenajes para dentro de dos meses, o más si se los hacen para revisar que todo va perfecto y tenerlo en su historial.