Buscar

Mamifutura

Mis sentimientos y pensamientos como madre

mes

octubre 2016

Post a la andaluza 

Tengo ya el c*ñ* muy revenío para que nadie venga a decirme lo que tengo o no tengo que hacer con mi vida o la de los míos. 

Qué ganas tenía de soltar una burrada de esta índole. Porque yo soy esa que en lugar de decir un amable «porque me da la gana» suelto un dulce «porque me sale del c*ñ*». Y sí, lo digo muy dulcemente, a lo natural. Y sí, de verdad que lo digo de forma muy dulce. 

Quizá por eso la gente no se mete donde no les llamo. Porque igual que te explico cómo se hace un rico pescado al horno con mayonesa, te hago entender que mi decisión es mía, si concierne a mi familia también es decisión de mi marido, y de nadie más. 

Por eso cuando me vienen con el clásico «¿para cuándo la pareja?» o el «no dejes a Bebé Fúturo crecer solo», yo les miro directamente a los ojos y les digo un «no quiero más hijos» que me quedo más ancha que Pancha. Hasta a quien se lo digo sabe que es mentira (en este caso es sobre todo mi madre). Pero la cara de loca que debo poner les deja más traspuestos que a mí su intrusión en mi vida. 

¿Qué p*t* manía tiene la gente con controlar las vidas ajenas cuando no se controlan ni a sí mismos? Ayer me he enterado que en el trabajo se creen que estoy embarazada. De verdad que las ganas de reír me pueden, sobre todo por lo pobre que tiene que ser la vida de quienes inventan. Sí, he manifestado mis ganas de tener más hijos muy abiertamente, pero también que uso DIU. No necesito a nadie que invente sobre mí, si ya promulgo yo solita mi vida muy libremente. Para eso es mía…

Para que os hagáis a la idea de mi origen, yo no digo «la madre que te parió», yo soy de «la madre que te echó por c*ñ*». Sinceramente, me parece más correcto. Y es que cuando me sale la vena andaluza… Últimamente está algo dormida, pero no ha dejado de existir. No por nada me llamaban la «Candy Camionera». 

Copa Menstrual después del Parto

¿Por qué uso copa menstrual y desde cuándo? Esas respuestas las tienes AQUÍ.

Ahora os vengo a contar la experiencia de usarla después de haber dado a luz a Bebé Fúturo.

Al principio me daba miedo usarla porque con todo aquello tan delicado, preferí esperar a que mi ginecóloga me diera el visto bueno. Y me lo dio en la siguiente consulta después de comprobar que todo estaba en orden, creo que hice bien en esperar.

El nacimiento de Bebé Fúturo fue por cesárea programada, así que no tuve dilatación, ni contracciones ni nada de eso que se tiene en un parto vaginal, así que mi experiencia está basada en ese parto por cesárea programada, debe tenerse presente.

Desde entonces, usar la copa me ha resultado incluso más fácil. Empecé a usar la misma Talla S que antes, pero la verdad es que se me quedó pequeña en cuanto a cantidad de sangrado y me pasé a la Talla M. Pero ya se están regulando nuevamente mis sangrados, ya no son tan abundantes y ya no son tan irregulares, por lo que me imagino que podría volver a la Talla S. Pero me siento cómoda con la Talla M.

No hay mucho más que contar, pero sí que yo tenía curiosidad por saber cómo sería después y espero haber ayudado a alguien con mi experiencia, aunque por primera vez, no tiene nada dramático.

Visita al Pediatra. Revisión de Especialistas

A la pediatra de Bebé Fúturo le gusta asegurarse que el bebé esté bien en cualquiera de sus facetas. Es algo que nos gusta muchísimo, pero implica una serie de visitas a varios especialistas más a menudo de lo que en realidad podemos. Y después, quiere que vayamos a revisar con ella los resultados.

Con todas las visitas a especialistas que hemos tenido, había varias cosas que contar. Pero ir a tantos requiere de demasiadas faltas al trabajo que, sin ser por cuestión de urgencia, hemos tenido que dejar pasar algo más de tiempo para la visita al pediatra. Además, como casi todo estaba bien, tampoco era de urgencia contárselo.

Bebé Fúturo ya camina, así que nos hemos quitado todos una espinita. Ella sobre todo se temía que fuera algo neuronal por el tema de que en el culete tiene un hoyuelo algo extraño que se da en casos de espina bífida. Nos ha comentado que seguramente en un futuro se le vaya a hacer un TAC sí o sí por revisar que de verdad estuviera todo bien, pero ponerle anestesia general sólo por una revisión lo ve innecesario, que dejaríamos esa prueba para cuando pudiera quedarse quieto por sí mismo, sin anestesia. Así que para los tres o cuatro años ya veríamos si sigue ahí el hoyuelo.

Lo del oído, pues lo ha visto rojo, de nuevo. No parece que esté mejorando, así que nos ha cambiado el tratamiento pautado por el otorrino. Como la medicación del otorrino es cuestión cíclica, nos ha recomentado acortar los ciclos. En lugar de dos semanas dando la medicación y luego dos semanas de descanso, hacer lo mismo con una semana. Dice que el otorrino al que vamos es muy antidrenajes y que si  lo está viendo tan claro, es que Bebé Fúturo los necesita. Que seguramente otro otorrino ya habría entrado a quirófano a ponérselos.

Por lo demás, todo está bien. Quiere verle si finalmente no le hacen drenajes para dentro de dos meses, o más si se los hacen para revisar que todo va perfecto y tenerlo en su historial.

¡Bebé Fúturo ya camina! (20 meses)

Aclaración: No tenemos constancia de ninguna caída por caminar que le pudiera ocasionar un trauma para que no se arrancara a caminar hasta ahora. Ni en casa ni en la guardería (nos preguntan si ocurrió algo en casa). Así que no había motivo fundamental por la que no quisiera caminar (otra cosa es que pudiera por su problema de oídos).

Se terminó nuestra tranquilidad. Cada niño tiene su ritmo y sabía que Bebé Fúturo  no se iba a quedar sin caminar. Iba agarrado de un solo dedo y sólo era su ancla de seguridad. Con el problema de la otitis es muy probable que se mareara desde su pequeña altura y necesitara ese pequeño apoyo. Al fin y al cabo hemos ido a varios especialistas para prevenir que fuera por un problema físico, pero no era así.

Pero ha llegado el momento (quiero pensar que la razón es que está mejorando de los oídos y no va a necesitar la operación) en el que se ha soltado, ¡y a lo grande!

Hasta ayer, conseguíamos que diera cuatro o cinco pasos con algo de impulso. Es decir, vamos caminando hacia alguien y le soltábamos de la mano. Con su propio impulso y la alegría de llegar a la otra persona, Bebé Fúturo lo recorría por fin solo. No os penséis que no nos costó mucho ensayo y error, hasta los 19 meses no teníamos ni eso.

Pero ayer, cuando llegué a casa de los abuelos para recogerle después de ir al médico de urgencias (estoy afectada por una faringitis), me dicen tanto Tita Fútura como Abuelo Fúturo que ha echado cuatro o cinco pasos por él mismo sin impulso. Y empezamos a «jugar».

Yo estaba a una distancia de 5 metros de Tita Fúturo y Bebé Fúturo iba de una a otra sin impulso ninguno. Decidí que la distancia era muy pequeña porque veía a Bebé Fúturo anormalmente seguro de sí mismo para caminar. A él lo que le gustaba era la fiesta cuando llegaba a destino, se aplaudía a sí mismo y se felicitaba (me encanta este gesto de él).

Así que me fui también al suelo y cada vez que se encaminaba a su tía me alejaba un paso más (un metro). Al final llegamos de punta a punta del salón y con un total de unos 15 metros se hacía la caminata de ida y vuelta sin apoyarse en nadie.

Nos temíamos que fuera por el calzado dado que tanto en casa de Abuelos Fúturos como en nuestra casa tiene zapatillas de suela blanda para su comodidad. Pero no, al salir de casa de Abuelos Fúturos con zapatos de suela normal, ¡también se animó a dar varios pasos!

Nosotros estamos muy contentos, sobre todo por verle tan feliz caminando. Parece que le gusta ese nuevo poder que se ha dado a sí mismo y se siente encantado de su nueva independencia. Mi bebé está dejando de ser bebé, dentro de 4 meses pasa de categoría… ¡Qué poquito nos queda!

El Sueño de Bebé Fúturo (20 meses)

Cada maternidad, cada familia, cada hijo, cada circunstancia es particular (como los patios de cada casa). Y la mía no iba a ser diferente. Pero una de las cosas que más me gustan de los blogs es cuando compartimos nuestras vivencias y hacemos ver a los demás en qué circunstancias podrían encontrarse. Hay quienes llaman esos posts «Maternidad Real», la que tenemos, lo que somos y cómo lo vivimos cada una en su caso. En una misma familia cada hijo es distinto, así que aquí os cuento cómo ha sido, hasta ahora, el sueño de Bebé Fúturo tras cumplir sus 20 meses.

Bebé Fúturo era de muchos despertares desde bien pequeño. Yo no sabía qué hacer, hasta que descubrí que los peores despertares de Bebé Fúturo eran porque dormía conmigo. Ni él dormía bien ni yo descansaba nada, así que nos decidimos pronto (8 meses) llevarle a su cuna en su habitación. No fue mano de santo, pero casi. Se redujeron a más de la mitad el número de despertares nocturnos.

A los 9 meses ya dormía toda la noche del tirón. Yo me sentía más alegre, más descansada, tenía más energía para todo, trabajaba mejor… Bueno, os podéis imaginar. De repente la maternidad no era tan cruda. Todo iba mejor…

Hasta que a los 10 meses entró en la guardería. Volvimos a las noches infernales, a los despertares continuos, a las tetadas nocturnas incansables. Pero de nuevo, con el tiempo, se fue acostumbrando a la situación y volvió a dormir. Apenas tenía un despertar nocturno.

Hasta que atacó la otitis, ésa que seguimos arrastrando desde entonces. Nadie nos quita un despertar nocturno. Sobre todo cuando se resfría o está algo pocho. Incluso con la medicación y todo. Pero bueno, esperamos que con la medicación nueva de la otitis la cosa sólo vaya a mejor  y en breves vuelva a dormir toda la noche, que va por buen camino.

Llegada del Cheque Guardería

Después de contaros AQUÍ cómo hacer la solicitud telemática del Cheque Guardería en la Comunidad de Madrid y tener que enviar una subsanación porque en lugar del Certificado de la Declaración de la Renta envié directamente la Declaración de la Renta y no se considera válido. Puedo anunciaros que somos beneficiarios del cheque guardería en ésta, nuestra santa casa.

Primero nos avisaron por SMS de que somos beneficiarios.

Al día siguiente nos enviaron un SMS que podíamos revisar las listas de los beneficiarios del Cheque Guardería por Internet.

Sí, curiosamente me llegó antes el aviso de ser beneficiaria que el de consultar las listas. Me imagino que es por el hecho de haber hecho la solicitud telemática. Una compañera lo hizo en persona y no le llegó ningún SMS de que era beneficiaria.

Nos avisaron que al cabo de unos días nos llegaría una carta al domicilio familiar. Que debíamos rectificar el domicilio familiar en caso de haber cambiado en este tiempo. No es nuestro caso, curiosamente el de mi compañera sí.

Nos llegó el pasado martes y es curioso ver una tarjeta que tienes que entregar a la guardería. Por eso, me imagino, que el nombre de cheque.

Directamente me puse a Bebé Fúturo en la mochila de porteo y me encaminé al otro lado del pueblo. Entré a Administración y ahí hice entrega de la tarjeta. Me explicaron que va por códigos (estaban todos detrás) y que cada mes tienen que introducir en su sistema el código para hacerme el descuento en la cuota correspondiente. Los códigos no son transferibles y están asignados a cada alumno.

Le he preguntado cómo iría con las cuotas que ya hemos pagado y me aclararon que me descontarían todo lo posible en la siguiente cuota.

¿Vosotros habéis tenido problemas con vuestro Cheque Guardería?

Visita al Especialista. Otorrino III

Ya ha pasado un mes desde la última visita. Esas visita a principios de septiembre, un día después de comenzar la guardería, en la que sin estar enfermo desde hace un mes, Bebé Fúturo tenía otitis…

Ya me estaba imaginando que este mes no iba a ser diferente, y así es. Ahora tiene otitis en los dos oídos (con lo poquito que se queja el pobre). Parece ser que, si en un mes la cosa no mejora, iremos a operación para implantarle unos drenajes.

Y eso que el otorrino es una eminencia y siempre prueba alternativas para evitar la operación. Pero lo ha visto tan claro…

Sobre todo cuando en la ronda de dudas y preguntas le he preguntado si el hecho de que todavía no caminara tendría que ver con el oído. Entonces dijo que era muy probable y que era una razón más para operarle.

Como nos hemos apuntado a matronatación, le he preguntado si puede ir a la piscina. Me dijo que sin problemas. Y que no le hacen falta tampones ni nada. Cuando tenga los drenajes (lo ha dado como muy por hecho), sí habría que ponérselos.

Así que dentro de un mes, veremos… Papá Fúturo todavía tiene fe en que se mejorará y se pondrá bueno. Yo espero que con la medicación que nos ha mandado la cosa no vaya a peor.

Sus Dos Primeros Pasos y la Rabieta

Me lo han contado, no lo he podido ver. Cuando me ve a mí se me aferra como si fuera a salir huyendo para dejarle abandonado y no quiere hacer nada más que estar conmigo o llevarme a los sitios a los que le apetece ir.

Me han contado que ayer, en la guardería, a sus 19 meses a punto de dejar de tenerlos, salía agarrado de las dos manos de un acompañante de la guardería y la jefa de estudios la incitó a soltarle de una mano. Así lo hizo y salía requete contento. Tanto así que el padre (Papá Fúturo) hizo señas a la chica para que le soltara del todo…

Y así fue como ha dado sus dos primeros pasos en solitario.

Conmigo, a base de juegos, de motivarle, de hablarle, conseguí que se soltara para tirarse a mí de algún sitio. Y, como mucho, daba un paso por no caerse de bruces. Pero otra cosa, era inimaginable.

Por lo demás, anoche tuvo su primera rabieta gorda.

Cuando no era un hijo mío el que tenía la rabieta a mi lado me encantaba jugar a fingir que la tenía yo también. En su primera medio rabieta lo hice… Se quedó el pobre tan traspuesto que he decidido dejar de hacerlo con él. Me quedo con ese momento en el que deseaba abrazarme en un momento culmen de la rabieta. Pero el pobre se veía que se quedó excesivamente traspuesto.

La siguiente sólo ocurrió una hora más tarde. No quería comer lo que le estábamos dando a comer. Quería tirar la comida al suelo y como no le dejamos ni tirar la comida ni rechazarla, se puso como una furia.

Yo no sé si hago bien o mal, pero no puedo ignorar una rabieta. Y entiendo que no puedo ponerme yo furiosa, así que con toda la calma del mundo esperé que se desahogara y, con la voz más calmada inimaginable, le dije que no pasaba nada y que tenía que calmarse, que todo iría bien.

Papá Fúturo sí se le notaba nervioso, tenía muchas ganas de intervenir e increparle a la calma. Pero en casa hay una norma muy clara, no nos metemos en las intervenciones ajenas a menos que seamos invitados a ello.

A Bebé Fúturo no se le pasaba, estuvo más de 10 minutos llorando y sollozando sin parar. Le puse música relajante, un vídeo con naturaleza, todo lo posible para que se calmara. Pero era imposible. Así que bueno, tengo que probar el bote de la calma, a ver si funciona. ¡Y ya os contaré!

Finalmente accedimos y le dimos de cenar otra cosa… Va a ser una prueba muy dura.

Crónica de mi #ElCorteInglésKIDS

No estoy obligada a hablar de ello, pero la verdad es que me lo pasé tan bien que quiero recordarlo para siempre…

Uno de mis propósitos de año nuevo fue ir, por lo menos, a un evento de Madresfera y, aunque ya casi empezaba a tirar la toalla, conseguí apuntarme a uno que me venía fetén por horario y por lugar. La presentación de la Revista El Corte Inglés KIDS.

A mediodía descubrí que iba a coincidir con Patadita y me sentí muy feliz, ¡por lo menos a alguien a quien conocía! (Aunque sólo fuera por letras, porque nunca antes nos habíamos visto).

Llegué muy temprano, demasiado. Lo cual me dio la oportunidad de tener una conversación muy agradable con Mónica de Madresfera, Rocío de Corriendo Sin Zapatillas y Blanca Martínez de Pequeña Fashionista. Con la única con quien había tenido algo de trato era con Mónica (cuando el blog era más activo, que últimanente reconozco que está algo de capa caída) y confirmé lo que las líneas ya me dejaban entrever: ES UN ENCANTO. Me encanta confirmar estas cosas.

En ese momento me acordé lo mal que se me dan las relaciones interpersonales cuando hay implicadas tres o más personas incluyéndome a mí. Pero con la experiencia de varios años en situaciones parecidas, he podido capear el temporal y sentirme a gusto. También influye que las tres son un auténtico encanto.

Nos ofrecieron un stand de maquillaje para las asistentes y, la verdad, como iba sin maquillar, allí me presenté. Y tuve la oportunidad de ser maquillada por Montse Martin con maquillaje de Urban Decay. Me ha encantado, ha sido un maquillaje muy suave que me ha renovado la cara sin quitarme mi identidad.

Seguimos de parranda y de postureo un rato, aprovechándonos de la instalación de un artilugio que imprimía las fotos que subíamos a Instagram. Fue todo un detallazo del evento. Sobre todo para mí, que me encanta imprimirlas y guardarlas como pequeños tesoros en físico.

Aquello fue una vorágine de gente llegando y, sinceramente, a cada rato me resultaba más difícil entablar conversación con otras compañeras blogueras que tenía muchas ganas de conocer. Con la mayoría no había coincidido ni en las redes sociales (esto de estar desconectada). Pero he tomado nota, nos hemos hecho fotos y la lista es de gran calidad. Os dejo aquí sus enlaces para que paséis por sus blogs que, de verdad, ha sido un placer coincidir con ellas (aunque quizás ellas me tachen un poco de antisocial, porque se me dan fatal estos eventos):

Sobre la revista, como escuché comentar a Daniel Calamonte (organizador de la fiesta): «Se lee sola, no necesita presentación». Y la verdad es que es muy cierto. Entre dormir al peque y dormirme yo pude echarle una ojeada y me ha gustado (lo dice alguien que la Moda y ella no van muy juntas).

Con deciros que tiene unos looks que me gustan hasta a mí (en serio, que yo diga esto no es muy habitual). Me lo pasé muy bien y me he llevado unos recuerdos realmente gratos de la fiesta. Conversaciones interminables con Patadita, poner caras a gente que estoy por conocer… Ha sido una reentrada al mundo madresférico digno de mención.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑