Buscar

Mamifutura

Mis sentimientos y pensamientos como madre

mes

noviembre 2015

#FotoFinde XCIV

Normas y Manual AQUÍ

#FotoFinde XCIV

Fue una semana de desencuentros, como todas las que Papá Fúturo trabaja de noches. Apenas nos cruzábamos cinco minutos entre que yo llegaba y él se preparaba para irse. Así que os podéis hacer a la idea de lo bien que hemos intentado aprovechar el fin de semana para estar juntos.

Y así nos fuimos, juntos, al parque y metimos a Bebé Fúturo por primera vez en su vida en el columpio. Yo pensaba que se quedaría quieto y flipado con la experiencia, en cambio me encuentro con un bebé que toma impulso por instinto y consigue columpiarse a sí mismo.

Os podéis imaginar la cara de orgullo de sus padres cuando el sábado, tras un rato de cara desencajada, se menea para adelante y para atrás.

Conseguir Linky

¿Por qué quiero ser Madre?

Este post lo escribo a modo introspectivo, por lo que leeréis gran parte de mis procesos mentales al deducir por emociones y sentimientos mis propios pensamientos.

Cuando decía, antes de quedarme embarazada, que quería ser madre todo el mundo me miraba con esa mirada de aprobación que reconoces como algo natual cuando dices lo obvio. Nadie se sorprendía, algunos no lo entendían, pero no se sorprendían cuando salía de mi boca un «tengo muchas ganas de ser madre». Con algunas he tenido conversaciones muy profundas sobre la envidia que le tenía a aquellas mujeres que no sentían instinto maternal. No debería ser obligatorio sentirlo y realmente no sentirlo te quita un peso de encima, seamos sinceras.

{Kit}Creo que voy a resumir esta parte dejando leeros este post de Mamaríe donde hablo sobre antes de ser madre{/Kat}

Y ahora que soy madre cada vez que digo que estoy deseando tener otro hijo todo el mundo me mira con cara de muy sorprendido sin podérselo creer. Algunos llegan a decirme que mi hijo es todavía muy pequeño y yo les miro con una cara que quiere decir: «No me vayas a comparar mi hijo con su hermanito pequeño», pero que creo que entienden como un: «¿Quién te ha pedido tu opinión?» que también le viene muy al pelo.

Me dejan siempre con la sensación como de que la maternidad debe ser horrible y hasta que no te olvidas de lo horrible que ha sido (cuando tu hijo ya tenga si eso dos o tres años) no puedes plantearte tener otro hijo sin arrepentirte después.

Y sí, reconozco que tener un hijo no es un camino de rosas. Es muy sacrificado y muy duro, las horas de sueño de calidad dejan de existir y tu mente vaga entre mil ideas de cuál es la forma correcta de tirarlo por la ventana sin que sufras por ir a la cárcel después… Todo lo que tú quieras.

Pero yo ya lo sabía antes de tenerlo. Yo ya sabía que me dolerían sus dolores, me amargarían sus tristezas y que dejaría de tener vida propia. Adiós a los cafés tranquilos con las amigas, bye bye a las noches de juerga sin fin y… ¿existieron de verdad esos domingos sin hora de levantarse?

Pero no sólo no tengo suficiente si no que quiero más… Y me lo dicen hasta los sueños. Hace poco soñé que estaba embarazada de nuevo y disfruté muchísimo mi sueño. Al despertarme seguía con la sensación de estarlo y me tocaba la barriga mientras miraba a Bebé Fúturo pensando que qué feliz iba a crecer con un hermanito pequeño.

¿Por qué? Pues sería como responder al «¿Por qué las rosas son rojas?». ¿Por qué el cielo es azul? ¿Por qué existimos en la Tierra? Quiero ser madre, no tiene un razonamiento, es una verdad (¿absoluta?). Y aprovecho el post para declarar que no he podido encontrar mejor pareja para realizar mi sueño, no sólo por el buen padre que es, si no por todo lo demás.

¿Qué significa ser madre para yo querer serlo? O al menos, ¿qué entiendo yo por ser madre para querer serlo con tanta intensidad? Siempre he sido muy mística y creo que todo lo que procuramos conocer tiene una verdad oculta ante los ojos, pero no al conocimiento. De esta manera, por ejemplo, podemos ver la madera de las puertas de los armarios (es lo que tengo en frente, sí, no suelo irme muy lejos cuando pienso), pero no sus átomos… Los vemos, pero no los reconocemos como tal. ¿Qué diferencia sus átomos de los átomos del picaporte de metal? Yo no puedo decirlo, pero un físico sí (o una física).

A mi entender, ¿qué diferencia una mujer que desea ser madre a una mujer que no? Y no me refiero ni a cualidades ni a habilidades. No creo que ninguna de las dos sea más mujer que la otra, no tiene porqué ser «más buena» ni «más sacrificada».

¿Es todo «culpa» de un instinto?

Y aquí me gusta buscar en la etimología la procedencia de palabras que entorpecen el avance de mis pensamientos. ¿Qué y de dónde viene la palabra instinto? Encontrado: «Instigar», literalmente sería «lo que te instiga y te pincha interiormente». Y ciertamente… si no fuera madre, me pincharía y me instigaría hasta hacerme llorar todos los días.

¿Es tan fuerte un instinto para hacerte y convertirte en la persona que eres como definición propia? La verdad es que creo que sí y creo que eso no es nada malo. Así que simplemente acepto que quiero ser madre por instinto y procuraré ser la mejor madre del mundo para todos y cada uno de mis hijos.

PequeTrucos. A la hora de vestir

Cada maestrillo tiene su librillo y quizás a alguien le dan ideas nuevas las cosas que nosotros usamos en nuestro día a día. Y, por supuesto, me encantaría leer las vuestras en los comentarios y que surjan nuevas formas de llevar nuestro día a día. Si funcionan, ¡las retransmito!

A la hora de vestir, siempre, siempre, siempre hay una prenda que nos resulta totalmente imprescindible: el body. Sea verano o sea invierno, pero un body lleva puesto, de manga corta, de tirantes o manga larga. ¿Y esto por qué? Muy fácil, un bebé si no se mueve mucho, lo mueven mucho y estar todo el rato pendiente de que lleve los riñones bien tapados es un tostón.

Papá Fúturo ha pagado el pato alguna vez en verano que, haciendo caso omiso a mis recomendaciones, le puso sólo una camiseta (con el calor que hizo como para ponerle nada más) y se las ha visto y deseado con taparle bien la espaldita. Una y no más, santo Tomás. Las camisetas las dejamos para cuando dejó de hacer tanto calor ponérselo sobre bodies de manga larga. Pero el body ha sido nuestro imprescindible.

Otra gran revolución, una vez que el frío se va haciendo cada vez más presente, han sido los leotardos. Siempre ha estado con calcetines, pero en mi tierra el frío arrecia de verdad (ya tenemos nieve a 5 metros más de altura) y los leotardos, por mucho que se los quiera comer, no se los puede quitar.

Los calcetines estaban más fuera que puestos, en verano no nos importaba mucho (quizás aquí mi madre primeriza desnaturalizada salía a flote), pero en invierno es un problemón cambiarle a calcetines secos cada media hora. Así que con leotardos, como no se los puede quitar, vamos mejor. Le tapan todo y tampoco hace mucho amago de comerse los pies.

Hasta aquí toda su ropa interior: body y leotardos. El resto es como a los muñecos: intercambiables. Camisas, camisetas, pantalones con o sin tirantes, chándal, etc. Casi nunca le pongo un conjunto completo, pero cuando me da, le pongo monísimo de la muerte.

Por la noche recurrimos siempre a los pijamas ranitas. Esos enterizos que le tapan hasta los pies, nada de los que tienen los pies abiertos, me parecerían una guarrería. Preferiblemente que tengan peluchito por dentro.

En cualquier caso, cuando no es así, ¡tampoco hay problema! Nada como un buen saco de dormir. Los hay de diferentes tamaños, pero el último que compramos va de recién nacido hasta los 3 años, ¡así que ideal! No tenemos que preocuparnos de atar las mantas a los barrotes de la cuna (truco proporcionado por un amigo), ni de estar tapándole cada dos por tres, se mueva como se mueva, está bien abrigado. El que hemos comprado tiene un compartimento especial para abrir en verano y así no pasar tanto calor.

Así que, a parte de la ropita de cada día, que va en gusto y colores, mis recomendaciones son:

  • Bodies a tutiplén
  • Calcetines en verano y leotardos en invierno
  • Saco de dormir en lugar de mantas

¿Os ha gustado esta nueva sección del blog? ¿Qué usáis vosotros en vuestro día a día que os resulte imprescindible?

#FotoFinde XCIII

Normas y Manual AQUÍ

#FotoFinde XCII

Ha sido un fin de semana en general muy tranquilo. Con el mal tiempo que está haciendo de nuevo no teníamos ganas de muchas cosas, como también quedamos a la espera de recibir noticias de otros amigos, pues esperando nos quedamos (qué mal llevo lo malqueda que es la gente que se le llena la boca de fáciles «por supuesto que sí»).

Nosotros hemos aprovechado para cumplir con un compromiso que teníamos y pasamos a dejar un regalo de un amigo a su casa… Nos invitó después a cenar y pasamos la tarde con ellos y su churumbel, que estaba encantado de estar con Bebé Fúturo. Los amigos son AmigoD y AmigaS, HijoD estaba super atento a Bebé Fúturo todo el rato, con algo de pelusilla, pero de la guay, en la que colmas al nuevo de atención para que te la presenten a ti.

Lo conoce desde la tripa y siempre tuvo muchas ganas de conocerle en persona y de verle crecer y esas cosas. Igual se llevan tan bien como lo hacen sus padres…

Conseguir Linky

Nuestra Alimentación Complementaria

Hay muchos métodos de introducir la comida, pero la verdad es que hay dos principales: a base de purés y a base de sólidos. Es fácil darse cuenta cuál es el perfecto para nosotros en cuanto sabemos cuál es la prioridad: nosotros o el bebé.

Si la prioridad somos nosotros en la familia tiraremos hacia los «tradicionales» (léase lo entrecomillado con ironía) purés. Sustancias fáciles de preparar y fácil de embutir al retoñito de turno. De esa manera nos aseguramos que engorde adecuadamente sea (o no) lo más beneficioso para él (o ella).

Si preferimos que nuestro bebé aprenda a comer, se alimente bien y sepa desarrollarse por sí mismo, nada como el sólido. Para esto recomiendo informarse sobre el método BLW. Da unas pautas que considero correctas sobre la introducción de alimentos, tanto a cuándo empezar (cuando se siente erguido por sí mismo y tenga interés por la comida, sea a los cinco meses y medio o a los ocho meses) como en el cómo hacerlo (teniendo en cuenta la propia solidez del alimento, las pautas a seguir en cuanto a introducción de alimentos alérgenos, como otras muchas cosas).

Yo hice un curso corto de una tarde que más bien era una charla sobre BLW. Me resolvieron dudas y quedé convencida con el método, es algo que recomiendo a todo padre o futuro padre (y madre) que se precie.

Ahora bien… ¿cómo ha sido, hasta ahora que Bebé Fúturo tiene 9 meses, la introducción de alimentos?

Caótica y descontrolada, al menos por mí. Trabajar tanto tiempo fuera de casa me hace ser el último mono que no está a su lado en los momentos importantes como la hora de comer. Papá Fúturo y yo estamos de acuerdo que quien se quede a cargo del niño es quien decide sobre el niño en cada momento… y ahí llevo las de perder. Yo puedo dar pautas e informar, pero la decisión es de quien lo cuida. Me parece razonable porque si no estoy presente, no sé cómo está el niño… Pero se hace cuesta arriba.

Papá Fúturo quiere darle purés y su familia también, consideran que es lo mejor para él por mucho que les explico que es lo mejor para ellos mismos, pero no para Bebé Fúturo. Lo bueno es que he conseguido que haya cosas que sí le den en sólido, como el pan, algunas piezas de frutas y galletas que yo misma preparo.

Cuando yo llego a casa después de diez horas de ausencia y mucho trabajo estoy agotada para preparar nada para Bebé Fúturo y procuro disfrutar de su compañía… así que finalmente recaigo de nuevo en los purés. Pero viéndolo por mí misma también aprecio que en general disfruta muchísimo comiendo lo que sea. No le hace ascos a nada en general. Comer por biberón no le gusta (sí, le ponían la papilla de frutas en biberón para no mancharse… ¿soy la única que se da cuenta que eso sólo es bueno para ellos mismos?), así que todo ha de ser con cuchara o con la mano.

Tengo que procurar dejar el cansancio en el trabajo y dedicarme a mi familia cuando estoy con ella, preparando la comida de Bebé Fúturo, haciendo los deberes de casa a tiempo para disfrutar de tiempo libre también los fines de semana. Espero daros buenas noticias al respecto pronto y conseguir más y mejor calidad de vida. No todo en la vida deben ser obligaciones, la hora de la comida puede ser un juego también para los adultos.

Por cierto, no puedo dejar el post por concluido sin dejar claro que hasta el año la alimentación principal siempre debe ser la leche (artificial o materna), por encima de cualquier alimentación complementaria dado que el mismo nombre lo indica: complementa su alimentación. Hasta el año, por lo menos, más leche que comida. Es lo más recomendable. Y así lo hacemos o procuramos hacer.

PequeLibros: Los amigos del pequeño Búho

Hace bastante tiempo compré un pack de libros para bebés y la verdad es que desde entonces he pensado en hablar de ellos y de otros que vayamos juntando en la colección. Hasta ahora he hablado de libro para peques más mayores (y tengo pendiente otra reseña al respecto), pero los bebés también tienen libros y es beneficioso para ellos que se acostumbren a su existencia.

El primero que cayó en nuestras manos es:

  • Varios. Los amigos del pequeño Búho. España: Combel, 2014. ISBN 9788498258752

Está disponible AQUÍ. Y como ya he dicho anteriormente, lo compré en este pack de Boolino.

Foto

Es muy sencillo y ciertamente es perfecto para los bebés menores de 6 meses, que todo lo tocan, lo chupan, lo muerden, lo tiran, lo menean. Tiene diferentes texturas y pequeños minidesplegables de tela con plástico ruidoso que, por lo menos a Bebé Fúturo, le encanta manosear, estrujar, morder y todo lo que se os pueda ocurrir.

Tiene colores muy llamativos y, aunque no entienden el contenido del mensaje del libro, les gusta mucho. El búho, en su portada, si le estrujas el pico, suena como a muñeco con pito (¿sabéis lo que os digo?). Eso a Bebé Fúturo no le ha llamado nunca la atención, prefiere jugar con el plástico.

Es un libro que con sus ya 9 meses todavía le gusta sacarle partido y nos ha facilitado a los padres muchas horas de tranquilidad con el entretenimiento.

#FotoFinxe XCII

Normas y Manual AQUÍ

#FotoFinde XCI

Pues sin duda el mejor momento fue un rato que estuve haciendo fotos por Paraíso Natural en el último fin de semana de buen tiempo de nuestra tierra. Me llevé unas lentes que llevaba tiempo queriendo probar y ahí saqué fotos como ésta y más chulas que iré sacando en Instagram.

Conseguir Linky

Avances a los 9 meses de Bebé Fúturo

Lo siento en el mismísimo alma, queridísimo hijo mío, pero me he saltado el post de los 8 meses. Tendrías que ver la cantidad de trabajo atoxicante y asfixiante que tuve a lo largo de todo el mes. Todavía a día de hoy me llevo trabajo a casa, aunque sólo sea mental.

Tú en cambio me emocionas a cada momento. Cuando menos me lo espero me miras a los ojos y me echas una pedorretitas que me derriten por dentro, son como pequeños y dulces «Te quiero, Mamá». También lo haces con Papá Fúturo, ninguno de tus seres queridos nos libramos de tus pequeñas y dulces pedorretitas.

¿Sabes esa forma de hacer el indio con la boca? Ésa en la que dices un «A» muy largo y te tapas la boca con la mano intermitentemente… Pues normalmente no haces nada y cuando alguien te pone una mano intermitente en la boca empiezas a decir a y te lanzas a cantar a lo indio que da gusto. Nunca tienes suficiente.

Por las noches te sigues despertando de vez en cuando para tomar tetita y tengo la sospecha que en parte lo haces por una pequeña ansiedad por separación. Has llegado a estar dos horas seguidas chupando de la teta mientras dormías y cuando intentaba darme la vuelta, llorabas porque no estabas satisfecho de teta. ¿Te haces una idea de mi necesidad de descanso? A veces lo llevo mejor y otras peor… muchas veces en función del estado hormonal de mi cuerpo.

Lo que sí que ha cambiado mucho al respecto es cómo lo solicitas. Ya no lloras nunca para dejar claro que quieres teta, si no que cuando te tengo en brazos, te lanzas a mis bustos cual energúmeno y empiezas a rebuscar bruscamente en lo que llevo puesto. Cuando me la destapo y te la dejo accesible, la agarras con las dos manos y te la llevas a la boca. Ni esperas a que te la ponga, directamente te enchufas.

Te encanta comer y disfrutas comiendo. Cuando te damos pan ya es la panacea. Chupas, muerdes, relames. Últimamente cuando te damos la primera cucharada del puré o papilla siempre pones cara de asco, pero enseguida reclamas la siguiente cucharada. Esa primera cara de asco hace pensar que no te gusta, pero luego te llegas a zampar 300 ml de puré de una tacada y relamiéndote. Incluso intentas coger la cuchara tú y a veces montas unos fregados que ni te cuento.

Eso sí… ya vamos a empezar con los sólidos. Nunca has tenido problemas con ellos, pero vamos a empezar a ponerlos de verdad.

Sigues sin gatear del todo… pero ya levantas incluso el culete cuando te pones a cuatro patas y procuras desplazarte por todo el suelo. Si no es a volteretas, es a base de empujarte para atrás con las manos. El suelo lo dejas limpísimo y como nos despistemos, te encontramos en los rincones más insospechados.

En cuanto me ves que tengo la tablet en la mano ya sonríes de alegría porque te ponemos Baby Einstein y el colmo fue cuando el otro día en casa de tus abuelos repetiste el sonido de una escena. Concretamente ésta:

Nos dejaste muy sorprendidas a tu tía y a mí.

¿Conoces la frase famosa de la ley de palanca que dice «Dame un punto de apoyo y moveré el mundo»? El mundo no lo sé, pero te encanta estar de pie con el único punto de apoyo de un pulgar ajeno. Todavía no te pones de pie solo, pero si se te ofrece un pulgar, lo agarras y te impulsas para ponerte de pie y una vez levantado, te quedas un rato haciendo equilibrios con tu cuerpo.

FELIZ NOVENO CUMPLEMES

Visita al Pediatra. Revisión de los 9 meses

Pues hoy nos hemos plantado allí, con nuestra pediatra, a primera hora de la mañana. Bebé Fúturo ha cambiado mucho respecto a la última vez que estuvimos. Le veo y me alucina… mañana os cuento los detalles.

Le pesaron y le midieron tanto altura como perímetro craneal. Me olvidé en esta ocasión del cuaderno y me lo apuntaron en una hoja. Creo que me acordé de llevar a Bebé Fúturo porque no me quiero separar de él cuando no estoy trabajando, pero me lo habría dejado en casa también de lo contrario.

La pediatra le miró a fondo, revisó lo que teníamos pendiente: endocrino y traumatología, todo OK. Hizo la revisión física y se dio cuenta que en la rabadilla del culete tiene una Y. Cuando nos preguntó si se hizo ecografía relacionamos que se miraba con la ecografía de cadera del primer mes y nos dijo que no… Revisó el historial y se dio cuenta que la primera revisión la hizo otra doctora, a lo que le dijimos que así fue porque ella estaba de vacaciones. Nos dijo que bueno, que haríamos esa ecografía ahora para revisar que todo esté perfecto (algo que adoro de esta pediatra).

Nos preguntó sobre alimentación y al decirle que todo está superado: carne, pescado, huevos, etc. se alegró mucho. Sobre el tema cereales… me quedé trabada y le dije lo que hago. Meto los cereales naturales (avena, quinoa y esas cosas que se venden para el desayuno) en la papilla de frutas y le doy pan. Así que dio por superado el tema gluten y le gustó mucho cómo le damos los cereales. Nos recomendó introducir la proteína de leche de vaca para conocer su reacción, por ejemplo, con yogures de «mi primer Danone». No he decidido qué pensar al respecto…

Comentó que va muy avanzado en el ponerse de pie, le sorprendió gratamente. Nos relajó sobre el tema dientes… que tiene hasta los 14 meses sin que nos preocupemos en absoluto por ello.

Y, para mi sorpresa, nos habló de la vacuna de la meningitis B. Era un tema que quería proponer yo, pero se me ha adelantado… (por eso la sorpresa). Nos recomendó ponerla, sólo que ahora hay un problema de suministro: no la tienen en ningún proveedor. Así que nos dijo que estuviéramos atentos y que cuando la tengan, le pillemos cita.

Sobre los parámetros de la revisión anterior:

Peso: 8400 grs (+1280 grs // +5370 grs)

Talla: 73,5 cms (+5,5 cms // +24 cms)

Perímetro Craneal: 45,6 cms (+1,1 cms // 7,6 cms)

Blog de WordPress.com.

Subir ↑