¿La verdad? Hasta ahora sólo hemos ido al pediatra privado, entre unas cosas y otras al asignado por la Seguridad Social ni lo hemos conocido. Pero la verdad es que pensando creo que conviene que también tenga su historial en el Centro de Salud… Nunca se sabe en un futuro. Así que aprovechando que teníamos algunas dudas, solicité una cita.

Ayer nos acercamos a nuestra cita y conocimos al único pediatra que hay por la mañana (puedes elegir al pediatra de la mañana o al pediatra de la tarde). Como no había que poner vacunas ni nada tampoco pedí cita en la enfermera. Total… Sólo era para conocerlo y que conociera a Bebé Fúturo.

Al entrar nos pareció bastante simpático (esencial para mí, que mi fobia a la bata blanca sigue imponiéndose con médicos serios). Miró a Bebé Fúturo y nos preguntó qué tal las comidas. Le dije que le daba pecho y que no tenía intención de darle cereales. Nos dijo que no hacía falta, se le veía que estaba sano y feliz y que no nos preocupáramos por ello hasta los seis meses. 

Le preguntamos por unas escamas que le han salido en el pie. Nos dijo que como era blanco eso era normal y sólo se trata con mucha hidratación. Que en la piscina con el cloro (¿a esta edad se meten los bebés a la piscina? A mí ni se me ocurre) se reseca más la piel y que simplemente habrá que echarle más crema hidratante. Le comenté que le echo aceite de almendras y dijo que perfecto, que con el baño diario y su aceite le va fenomenal.

Un día nos acusaron por sentarle demasiado y cuando le preguntamos por el tema nos dijo que no había ningún problema. Que la cuestión era no tenerle recto las 24 horas, pero tal y como le veía, estaba bien.

Reitero que sólo le miró, así como de lejos. Nada de explorarle ni nada.

Al terminar nuestras cosultas nos dijo que si que con este calor habría que darle un poquito de agua de vez en cuando y antes de la toma de la merienda, un poco de zumo de naranja. Y que las vitaminas D ya se las podemos quitar (sin mirarle la fontanela). 

Nos pasó con la enfermera para que en la cita con ella nos abriera el historial.

Al salir fue Papá Fúturo el que dijo que no le vamos a hacer caso (yuhuuu). Alguien que ni siquiera se ha dignado a explorar a mi hijo y que contradice lo que nos recomendó nuestra pediatra no es quién para dictar los procedimientos (en cuanto a las vitaminas). Sobre el agua y el zumo, vamos a seguir tal y como estamos, sólo leche materna. Aunque sí es verdad que cuando tenemos que hacer viajes largos en coche, que es donde Bebé Fúturo pasa mayor calor, preferimos tener un biberón con 50 ml de agua. No es lo suficiente como para sustituir una toma, pero le hidrata lo que pierde mientras suda en el viaje.

En conclusión, no ha sido un pediatra desagradable, lo cual es importante para mí, pero me ha parecido una visita inocua. No sé, ni ha mirado la evolución de los percentiles hasta ahora, ni los informes que le he llevado, ni le ha explorado físicamente. Simplemente le ha mirado por encima. No me parece algo profesional.