En la última visita a mi endocrino me recomendó hacerme una analítica a los dos o tres meses del parto para controlar el nivel de mis hormonas tiroideas. Si no lo recordáis, me dió dos opciones: dejar la pastilla (eutirox) por completo o tomar la mitad de la dosis y opté por la primera.

Hoy he ido a la revisión de los análisis y me ha confirmado las sospechas, ¡ya estoy correctamente bien! No necesito tomar más pastillas… Y me ha dicho que me olvido de ir a verla hasta, por lo menos, el próximo embarazo.

Me ha recomendado encarecidamente que la visite antes de intentarlo, para ir controlando. Así que bien, me puedo olvidar del tema durante una temporada.