Como ya sabéis, Familia Fútura de PF conoció a Bebé Fúturo prácticamente antes que yo, culpa de la reanimación después de la anestesia epidural. Sé que disfrutaron mucho del momento, sobre todo por ser el primer miembro de su generación en la Familia de Abuela Fútura de PF, llega a ser hasta el primer bisnieto (con eso lo digo todo).

En cambio mi familia reside bastante lejos y eso hace difícil una visita más a menudo. Todas las visitas requieren un día de viaje de ida y otro día de viaje de vuelta con respectivas pernoctaciones. Siendo Bebé Fúturo tan pequeño todavía no nos atrevíamos a realizar el viaje todavía, así que los Abuelos decidieron hacer el viaje inverso para conocerle.

Me prometieron que no tenía que preocuparme de nada, como ya no tenía camas para poder alojarse, se irían a dormir a cualquier hostal cerca. También que no tendría que hacerme cargo de las comidas, que se buscarían cualquier cosa al respecto. Lo importante era que yo cuidara de Bebé Fúturo y que ellos lo vieran…

Lo que no me dijeron es que el plan era hacerse cargo de mi casa sin contar conmigo ni mis normas (y múltiples manías) y que eso de dormir por ahí, era dormir en cualquier sitio acolchado de mi casa.

La intención de venir por estas fechas también era celebrar mi cumpleaños, día en el que me estuvieron mareando para recibir el desayuno que ellos siempre se toman y en esta casa no se estila y, después de decirme que comiéramos lo que yo quiera, me negaron comprar una pizza (no me hace gracia cocinar el día de mi cumple, pero no pudo ser). Y como todos los años, he recibido exactamente el mismo regalo de cumpleaños.

Disfrutaron de su nieto… sí, pero todo lo que podían lo hacían viendo las fotos que se habían descargado al móvil, teniendo el de vivo y en directo al lado. Y saltándose por completo mis peticiones sobre su crianza, ejemplo: no cargarlo sentado hacia delante.

Quiero mucho a mi familia, sin ellos no sería la persona que soy ahora. Pero espero aprender de sus errores para no cometerlos. Creo que también se ha hecho duro porque he estado con ellos durante toda su estancia de 5 días (24 horas al día menos las horas de dormir y alguna vuelta que han hecho para ir a comprar el pan a la vuelta de la esquina), mientras que cuando voy a verles salgo a ver a gente que conozco y no dependemos mutuamente de ninguno.