Pues sí, no he querido complicarme con el nombre para no confundir, básicamente. Nuestra Futura Familia se ha hecho presente, Futuro Bebé se ha convertido en Bebé Fúturo… Un bebote en crecimiento.

Nació el pasado jueves 12 de febrero a las 14:55 con un peso de 3030 kgs y una estatura de 49,5 cms exactamente. Como ya sabéis, por cesárea programada debido a su posición podálica. ¿Qué os puedo contar que no os vaya a decir cualquier madre? Es la criatura viva más hermosa que he visto en mi vida.

Desde entonces, tengo un millón de cosas que contaros y como el tiempo no me sobra (ya sabéis), he decidido hacer un prólogo resumen de lo que tengo intención de contar más adelante y poneros al día.

El Parto: a pedir de boca, la verdad. Papá Fúturo estaba presente agarrándome de la mano cuando me presentaron a Bebé Fúturo y morí de amor. No lloré porque me podía la emoción, pero cuando Bebé Fúturo apareció detrás de la cortinita, supe que moriría o mataría por él.

El Hospital: encantada, la verdad. Nos trataron con mucho mimo y cuidado y han atendido todas mis dudas, colmándome de atenciones. Hemos estado muy cómodos y la recuperación mía ha dejado pasmadas a las ginecólogas.

La Lactancia: ya sé lo que son grietas, mastitis y demás. Bebé Fúturo tenía el azúcar al límite, a veces algo por debajo, y establecer la lactancia se nos ha hecho muy cuesta arriba. Hemos tenido que recurrir a refuerzos y a pezoneras, pero ahora todo marcha sobre ruedas.

Porteo: Fenomenal, Papá Fúturo dice que como yo lo he llevado 9 meses en mi vientre ahora le toca a él portear para presumir de churumbel… ¡¡¡Y vaya que si presume!!! Encantados con el porteo que estamos.

Pañales de Tela: Estamos encantados. Pensé que se nos haría más cuesta arriba porque decidí lavarlos a mano con pastilla de jabón lagarto, pero la verdad es que en absoluto. En cuanto le vemos el culito sabemos que hemos hecho lo correcto. Eso sí… tiene un ritmo mi niño. En cuanto le quitas uno y le pones el nuevo, ya necesita otro.

Mi recuperación (de la cesárea): Sin ningún tipo de problema en absoluto. Algún dolor, pero muchos menos de los habituales. Los puntos fenomenal y en una zona en la que ni se aprecian. He podido subir escaleras desde el tercer días después de la intervención quirúrgica y me he dado ya unos trotes de paseos que ni yo tengo muy claro cómo he sido capaz.

Hormonas Postparto: todavía no se han hecho muy presentes. El medio fracaso de la lactancia he podido superarlo y no ha sido imposible de sobreponerme, aunque me ha costado. También es verdad que he tenido mucho apoyo familiar y nos han respetado mucho en cuanto a irnos a ver (claro que el hospital pillaba muy lejos para la mayoría).