Si de verdad crees que las hormonas premenstruales son una auténtica puñeta, como yo pensaba de mi SPM. Si poniendo hormonas artificiales a tu cuerpo creías que se te volcaba el mundo de un lado a otro. Si normalmente eres bastante sensible y expresiva… Espera, ¡todavía no ha llegado lo peor!

Deja que las hormonas se te acumulen durante 40 semanas… ¡¡y verás!!

Suelo ser una persona con bastante autocontrol, al menos a la expresividad. He aprendido con quién puedo dejarme llevar y con quién debo retener según qué emociones para no sobrecargar a esa persona con mi explosiva y abundante personalidad. Pero es que a día de hoy, que descuento los días de ver a Futuro Bebé casi por horas, ¡¡¡no puedo controlar una mierda!!!

En lugar de estar muy agradecida por las atenciones que recibo por parte de mis amigas, me sale el troll que he guardado dentro casi 30 años y las quiero mandar a la mismísima puñeta. Las tengo a todas obsesionadas con intentar que mejore mi ánimo y yo sólo quiero que me dejen en paz y vivir… Y si no las tuviera o no lo hicieran, quisiera mandarlas a la puñeta porque no les importo. Esto va así.

Y la historia con Futuro Papá por supuesto que llega a cuotas inalcanzables en la imaginación. Tiene razones más que de sobra para mandarme a la puñeta, pero si alguien manda a la puñeta aquí a alguien soy yo a él. Lo que él aguanta no está en los escritos.

Esperemos que esta pesadilla hormonal se relaje con la llegada de Futuro Bebé y se centralice en las cuestiones buenas de tenerle en mis brazos. Pero ahora mismo estoy que mataría al primero que me diga lo que no quiero oír (y el espectro de esto es especialmente amplio y contradictorio).