Buscar

Mamifutura

Mis sentimientos y pensamientos como madre

mes

febrero 2015

Adaptación a la Lactancia Materna; Primera Crisis de Lactancia

Entre unas cosas y otras al final tengo que hacer dos posts en uno con la misma temática. Prometí contaros cómo ha ido el tema de la lactancia, el peor tema de todos hasta el momento…

No nos engañemos, por mucho que te digan, es más difícil de lo que nos imaginamos. Nos venden la imagen de que el bebé se engancha a la teta a la primera y sin ayuda, pero no es así. La lactancia requiere mucha paciencia y mucha insistencia y que nadie os diga lo contrario: prácticamente todas podemos dar el pecho.

La lactancia ha sido mi mayor miedo en todo el proceso del tercer trimestre, mucho más que el parto en sí. Soy una persona con los pechos muy sensibles y temía un dolor atroz en el enganche (y luego veremos que no me equivocaba). Sabía que quería dar el pecho, pero cuando manifestaba este miedo a las madres que me rodeaban, todas (y con todas quiero decir prácticamente todas) se explayaban en intentar hacerme entender que ellas quisieron, pero no pudieron. Y obviamente cada una con su frasecita de: “y no pasa nada por dar biberón”.

Me mordía la lengua queriendo decirles que no es así, que sí pasa, que yo quiero dar teta, que lo que hace falta es paciencia y perseverancia. Pero esto es otra historia.

A la hora de la verdad, pues con la cesárea tuve calostro más tiempo del debido, Bebé Fúturo se quedaba hipoglucémico entre toma y toma, por lo que nos dieron refuerzos en jeringa cada 3 horas. Como la lactancia iba a ser a demanda, la primera noche le dábamos cada vez que se despertaba (una vez en toda la noche) tras lo cual nos echaron una soberana bronca porque tenía que ser cada 3 horas exactamente.

La segunda noche fue un infierno y todas las noches que dábamos refuerzos fueron una auténtica pesadilla. Al final optamos por dejarlo, entre otras cosas, porque ya dejé de echar calostro y podía nutrir a Bebé Fúturo con leche materna.

Y Bebé Fúturo le encantaba chupar del pezón… por más que las matronas me ayudaban a corregirle el enganche, Bebé Fúturo cogía el pezón con mucho gusto. Razón por la que tuve grietas en uno de ellos que luego desarrolló mastitis. ¡¡Pero no me rendí!!

Una mañana me desperté y decidí ir a la farmacia a por unas pezoneras. La verdad es que me perdí la clase de lactancia y no tengo muy claro si esto se enseña en esa clase o no (¡menuda clase me perdí, justo la que más necesitaba!). Así que me dejé guiar mucho por la intuición y me compré las pezoneras susodichas y… ¡¡¡voilá!!!

Gracias a las pezoneras, mi paciencia y perseverancia hemos conseguido establecer una lactancia a demanda exitosa.

________________________________________________________________________________________

Se me olvidó mencionar en el post de la visita al pediatra que nos mandó un suplemento de vitaminas para Bebé Fúturo. Por lo visto lo mandan para todos los bebés con menos de un año y no hemos sido menos. No nos explicó nada al respecto, fue muy seca en su atención, aunque sí nos pareció que era una buena pediatra, pero extremadamente seca.

Bueno, pues coincidió que le dimos a Bebé Fúturo su primera toma de suplemento y después estuvo 5 horas seguidas tomando leche. Yo estaba ya desesperada, a las 2 de la mañana me quería morir… Las tetas ya me escocían y las sentía muy vacías. Menos mal que al final se calmó y se durmió, pero fueron 5 horas agotadoras de no parar de darle teta.

No sabía si era por ardor de estómago que la leche le calmaba (cuando parecía que se quedaba saciado le retiraba del pecho y acto seguido lloraba como un descocido porque quería seguir comiendo), si el suplemento de vitaminas ejercía el poder de aumentar su apetito o si yo no tenía suficiente leche para Bebé Fúturo.

Desesperada buscando por internet encontré que la primera crisis de lactancia (alrededor de las dos primeras semanas después del nacimiento) consistía en una demanda exagerada de teta para aumentar la producción de leche de las domingas. Aunque no había cumplido las dos semanas, quiero pensar que era eso, su primera crisis de lactancia.

#FotoFinde LIV

Normas y Manual AQUÍ

#FotoFinde LIV

Después de una semana de adaptación a la vida casera con Bebé Fúturo, hemos tenido una tarde de lo más normal para un día anterior de existir Bebé Fúturo. En casa solo se respiraba tranquilidad y bienestar. Llevamos toda la semana que Abuela Fútura de PF nos hace de comer todos los días y le encanta estar al cuidado de Bebé Fúturo. Tuvimos un rato de paz después de la hora del baño y la correspondiente comida, estaba la chimenea puesta y fue genial.

Conseguir Linky

Primera Semana de Bebé Fúturo

No os voy a revelar ningún secreto, pero esta primera semana ha sido un poco agotadora. Los tres primeros días los hemos pasado en el hospital, donde nos han tratado de lujo. Las matronas han estado siempre disponibles para echar una mano, para resolver dudas, para enseñarnos a tratar con el bebé.

Debo confesar que todo lo que hemos aprendido en las clases de preparación al parto nos ha servido para concienciarnos, pero no para aprender. Hasta que no hemos tenido a Bebé Fúturo en brazos y nos han dado pequeñas explicaciones, no nos sentíamos seguros con ello.

Todavía tengo mucho que escribir, pero no quiero tener la sensación de haber abandonado el blog. Como os podéis imaginar, ahora mismo mi mente está pendiente del siguiente reclamo de Bebé Fúturo y las entradas no iban a ser tan elaboradas como me gustaría, así que aquí dejo, de nuevo, un pequeño resquicio de cómo nos encontramos.

Todavía no ve, todavía sus carantoñas son impulsos por otras necesidades. Una sonrisa no es una sonrisa… ¡¡¡pero son tan bonitas!!! Cuando me despierto por la mañana agotada por una noche infernal entre sus tomas y sus reclamos y veo su carita… se me quitan todos los males.

Ha nacido la Familia Fútura

Pues sí, no he querido complicarme con el nombre para no confundir, básicamente. Nuestra Futura Familia se ha hecho presente, Futuro Bebé se ha convertido en Bebé Fúturo… Un bebote en crecimiento.

Nació el pasado jueves 12 de febrero a las 14:55 con un peso de 3030 kgs y una estatura de 49,5 cms exactamente. Como ya sabéis, por cesárea programada debido a su posición podálica. ¿Qué os puedo contar que no os vaya a decir cualquier madre? Es la criatura viva más hermosa que he visto en mi vida.

Desde entonces, tengo un millón de cosas que contaros y como el tiempo no me sobra (ya sabéis), he decidido hacer un prólogo resumen de lo que tengo intención de contar más adelante y poneros al día.

El Parto: a pedir de boca, la verdad. Papá Fúturo estaba presente agarrándome de la mano cuando me presentaron a Bebé Fúturo y morí de amor. No lloré porque me podía la emoción, pero cuando Bebé Fúturo apareció detrás de la cortinita, supe que moriría o mataría por él.

El Hospital: encantada, la verdad. Nos trataron con mucho mimo y cuidado y han atendido todas mis dudas, colmándome de atenciones. Hemos estado muy cómodos y la recuperación mía ha dejado pasmadas a las ginecólogas.

La Lactancia: ya sé lo que son grietas, mastitis y demás. Bebé Fúturo tenía el azúcar al límite, a veces algo por debajo, y establecer la lactancia se nos ha hecho muy cuesta arriba. Hemos tenido que recurrir a refuerzos y a pezoneras, pero ahora todo marcha sobre ruedas.

Porteo: Fenomenal, Papá Fúturo dice que como yo lo he llevado 9 meses en mi vientre ahora le toca a él portear para presumir de churumbel… ¡¡¡Y vaya que si presume!!! Encantados con el porteo que estamos.

Pañales de Tela: Estamos encantados. Pensé que se nos haría más cuesta arriba porque decidí lavarlos a mano con pastilla de jabón lagarto, pero la verdad es que en absoluto. En cuanto le vemos el culito sabemos que hemos hecho lo correcto. Eso sí… tiene un ritmo mi niño. En cuanto le quitas uno y le pones el nuevo, ya necesita otro.

Mi recuperación (de la cesárea): Sin ningún tipo de problema en absoluto. Algún dolor, pero muchos menos de los habituales. Los puntos fenomenal y en una zona en la que ni se aprecian. He podido subir escaleras desde el tercer días después de la intervención quirúrgica y me he dado ya unos trotes de paseos que ni yo tengo muy claro cómo he sido capaz.

Hormonas Postparto: todavía no se han hecho muy presentes. El medio fracaso de la lactancia he podido superarlo y no ha sido imposible de sobreponerme, aunque me ha costado. También es verdad que he tenido mucho apoyo familiar y nos han respetado mucho en cuanto a irnos a ver (claro que el hospital pillaba muy lejos para la mayoría).

#FotoFinde LIII

Normas y Manual AQUÍ

Foto

Texto

Conseguir Linky

Semana a semana XXXV (Fin)

Ha llegado el día, ya tengo a Futuro Bebé en brazos. Pero eso es otra historia que ya os contaré. Aquí os cuento esos últimos días de embarazo que han sido en una tónica muy diferente a la general hasta el momento.

¿De Cuánto tiempo?: 39 semanas

Tamaño de Futuro Bebé: Una sandía pequeña. ¡No sabía que pudieran llegar a ese tamaño dentro de la tripa! Pero no me extraña, luego vais a ver la foto del tamaño que he cogido esta semana.

Peso de Futuro Bebé: No hemos hecho monitorización y no tenemos ecografía ni información al respecto.

Latido de Futuro Bebé: No hemos hecho monitorización y no tenemos ecografía ni información al respecto.

Movimientos de Futuro Bebé: Infinitos y fuertes. Futuro Papá ha visto esta semana cómo la tripa se movía sin parar, y a simple vista.

Compras para Futuro Bebé: Pues el vigilabebes que os comentaba la semana pasada y también hemos pillado una funda para el Grupo 0 muy mona. Así le llevamos siempre bien cubierto. El último día nos animamos a comprar las patas de la bañera y ya pasando a por ellas, pillamos de paso un sacamocos y un organizador para el coche, ¡¡tiramos la casa por la ventana!!

Género Sexual de Futuro Bebé: Niño.

Ecografía de Futuro Bebé: No tenemos dado que no hubo monitorización.

Peso Ganado de Futura Mamá: Empezando el embarazo con 75,1 kgs y estando la mañana de la cesárea a 94,2 kgs, apenas hemos subido 19,1 kgs.

Somnolencia de Futura Mamá: Seguro que por los nervios estoy peor que nunca. Me cuesta conciliar el sueño pero no tengo problema en abrir los ojos totalmente a oscuras y no volver a dormir hasta la noche siguiente. Voy por una media de 6 horas por la noche, más o menos.

Contracciones de Futura Mamá: Clarísimamente sí he tenido contracciones de las fuertes y dolorosas. Si tuviera que describirlas sería como cuando se te retuercen las tripas y el dolor va en aumento hasta que te nubla la mente y sólo piensas que eso es una contracción.

Síntomas de Futura Mamá: El síndrome del túnel carpiano se ha relajado un poquito. Estreñimiento sí he tenido. Soltado a ratos el tapón mucoso. Contracciones. Y un desajuste hormonal de narices.

Antojos de Futura Mamá: Pues no he tenido ninguno en especial, a menos que cambiar el desayuno de siempre sea un antojo por sí mismo.

Estado de Ánimo de Futura Mamá: Especialmente irritable.

Irritabilidad de Futura Mamá: Especialmente alta.

Anillos de Futura Mamá: Como me ha bajado un poco la retención de líquidos, ya me la puedo sacar del dedo.

Ombligo de Futura Mamá: No ha cambiado nada, sigue enseñando un poquito de cordón viejo y muy apretado.

Compras para Futura Mamá: Ir al cine, ¿se puede considerar una compra? Tenía muchas ganas de ir y fue el pequeño momento que me dio Futuro Papá para disfrutar antes de dejar de ser Futura Mamá.

Estrías u otras marcas de Futura Mamá: Me han salido, definitivamente, estrías en los pechos. Para mi total y absoluta sorpresa, son iguales que las marcas que os decía que tenía en los muslos.

Mejor momento de la Semana: Dado que lo escribo antes de entrar a la sala de quirófano, ir al cine.

Cosas que echa de menos Futura Mamá: ¡¡Dormir boca abajo!! Lo echo definitivamente de menos. Y atarme los zapatos sin hacer cálculos previos.

Esperando con ganas por parte de Futura Mamá: Tener a Futuro Bebé en brazos.

Resumen de la Semana: Preparación, preparación y preparación, cuando no era tema de limpieza, era tema de compras y cuando no, tema hormonal que intervenía.

¿Quién se ha enterado esta semana?: Si alguien no lo sabe todavía es porque no quiere saberlo. Aunque una vecina se sorprendió un poco el otro día al verme. Me confesó que lo sospechaba, pero no quería meter la pata, pero que ya es más que evidente y nos ha felicitado.

Comentarios absurdos de otra gente: ¡A ver si va a nacer el mismo día que Futura Tita de FP! Como si fuera algo malo…

Comentarios no deseados de otra gente: “¿Cómo estás?” “¿Todavía no?” “¿Yaaaa?” Quería matar a cada una que me hablara por el simple hecho de hablarme, pero cuando se ponían a presionar para averiguar algo, sentía cómo una estrellita de buena honda se moría dentro de mí.

A Vista de Tripa:

A Vista de Tripa XXXV

Hormonas Puñeteras

Si de verdad crees que las hormonas premenstruales son una auténtica puñeta, como yo pensaba de mi SPM. Si poniendo hormonas artificiales a tu cuerpo creías que se te volcaba el mundo de un lado a otro. Si normalmente eres bastante sensible y expresiva… Espera, ¡todavía no ha llegado lo peor!

Deja que las hormonas se te acumulen durante 40 semanas… ¡¡y verás!!

Suelo ser una persona con bastante autocontrol, al menos a la expresividad. He aprendido con quién puedo dejarme llevar y con quién debo retener según qué emociones para no sobrecargar a esa persona con mi explosiva y abundante personalidad. Pero es que a día de hoy, que descuento los días de ver a Futuro Bebé casi por horas, ¡¡¡no puedo controlar una mierda!!!

En lugar de estar muy agradecida por las atenciones que recibo por parte de mis amigas, me sale el troll que he guardado dentro casi 30 años y las quiero mandar a la mismísima puñeta. Las tengo a todas obsesionadas con intentar que mejore mi ánimo y yo sólo quiero que me dejen en paz y vivir… Y si no las tuviera o no lo hicieran, quisiera mandarlas a la puñeta porque no les importo. Esto va así.

Y la historia con Futuro Papá por supuesto que llega a cuotas inalcanzables en la imaginación. Tiene razones más que de sobra para mandarme a la puñeta, pero si alguien manda a la puñeta aquí a alguien soy yo a él. Lo que él aguanta no está en los escritos.

Esperemos que esta pesadilla hormonal se relaje con la llegada de Futuro Bebé y se centralice en las cuestiones buenas de tenerle en mis brazos. Pero ahora mismo estoy que mataría al primero que me diga lo que no quiero oír (y el espectro de esto es especialmente amplio y contradictorio).

#FotoFinde LII

Normas y Manual AQUÍ

#FotoFinde LII

Creo que me declaro gordita oficial… Siempre he preferido el salado al dulce, pero desde que estoy embarazada no puedo resistirme a nada de chocolate y los ataques de chucherías que me dan son legendarios.

Y el mejor momento ha sido para estas crepes de chocolate… Me cuesta resistirme y no quiero hacerlo. Quedé a desayunar con AmigaM y para intentar paliar todo el malestar de las hormonas de los últimos días, me lo zampé con extremadas ganas. Han sido lo mejor porque he podido cambiar mi humor a mejor.

Conseguir Linky

Blog de WordPress.com.

Subir ↑