¡Nos acercamos a la recta final! La cuenta atrás es totalmente inminente y en menos de nada ya tengo en brazos a Futuro Bebé. Pero seguimos con las pruebas pertinentes y con los últimos detalles. Ahora las visitas son más continuas y quedaba pendiente la revisión del endocrino.

En la Visita II al Endocrino descubrimos que había que aumentar la dosis del Eutirox porque no estaba totalmente regulada la tiroides. Así que aumentamos la dosis a 75 mg. Tenía que hacerme una analítica sobre la semana 31 y realizar la visita en la semana 32, pero han coincidido las fechas navideñas y no me tuvieron preparada los resultados de la analítica a tiempo, por lo que tuve que desplazar la cita y hasta el lunes no pudo ser. Por suerte, ¡hemos conseguido regular la TSH! Así que ya no hay que hacer más cambios.

Mi endocrino ahora me ha dado dos opciones. Dado que hace bastante tiempo tuve hipotiroidismo subclínico sin tratar y que se consiguió regular, podía dejar de tomar el Eutirox después del parto y hacer una analítica a los 2 o 3 meses para ver cómo seguía la TSH. O, si tenía intención de tener en breves otro Futuro Bebé, tomar la mitad de la dosis y hacer una revisión analítica a los 2 o 3 meses. Creo que optamos por la primera opción, dejar de tomarla y revisar la analítica a los 2 o 3 meses después del parto.

Y el martes tuve la siguiente y más deseada visita a mi ginecóloga. Para mi total, absoluta y completa sorpresa, Futuro Bebé sigue estando de nalgas. Cuestión por la que mi ginecóloga me advirtió que si siguiera así en la semana 38, se programaría una cesárea para la semana 39. Pero todavía hay tiempo para que Futuro Bebé se posicione correctamente. Pero con lo cerquita de tiempo que está todo eso, se me acumulan los sentimientos encontrados.

Por lo demás, todo fenomenal. La analítica de sangre ha salido fenomenal. Sigo sin tener anemia y todos los parámetros están perfectos. No me ha echado bronca por el peso porque las auxiliares no me pesaron a tiempo antes de la consulta… y creo que me he librado porque me tocaba bronca. Ya sabéis, es como la obsesión que tienen todos los que se dedican a la concepción: echar la bronca por el aumento de peso. Tener las navidades a la espalda no ayuda en absoluto.

En la consulta me ha sacado una muestra vaginal para la prueba del estreptococo. Por lo que he podido entender, si saliera que padezco de estreptococo habría que suministrarme un antibiótico durante el parto, razón por la que es necesario saber si tengo o no.

Y por lo demás, me ha explicado que la siguiente visita sería en la semana 38 donde me monitorizarían a Futuro Bebé, otra en la semana 39 y finalmente en la semana 40. En todas me haría una ecografía de control e iremos viendo el avance paulatino de las últimas semanas de Futuro Bebé. (Volantes que hay que autorizar en mi compañía aseguradora privada).

También me ha facilitado el volante para las pruebas de anestesia. Cuya cita tengo el próximo lunes…

Sigue diciendo que Futuro Bebé viene grande (aunque empiezo a sospechar que lo dice por sistema) y le sorprende mucho los mofletes y los morritos que tiene mi niño. Y la verdad es que es para sorprenderse:

Eco 35 semanas