La verdad es que me pongo a pensar y no he hablado de la Navidad en todo este tiempo, no he dicho nada sobre lo que pienso o dejo de pensar. Es más, casi no he hablado nada de nada en realidad durante este tiempo.

Creo que en parte las hormonas me han jugado una mala pasada, y hoy día de Reyes, están peor que nunca.

He recibido regalos que he pedido, regalos que no he pedido, regalos en general… Y este año mi lista era más escueta que nunca.

Casi he perdido hasta la ilusión por regalar cuando es lo que más me gusta de todo. Llevar un poco de ilusión a un corazón ajeno sin recibir nada a cambio. Pero este año solo me he esforzado para una persona y sin éxito.

Así que mi día de reyes estoy apagada y sé que si no escribo esto, es probable que deje de escribir una temporada por el bloqueo. Y me niego.