Pues ya estamos en la recta final y las visitas a mi ginecóloga empiezan a arrejuntarse un poco. Cada vez van siendo cada menos tiempo y es que ya estamos en la recta final.

Esta vez no tenía resultados de analíticas ni nada, sólo era para ver si el pequeño se ha colocado, si todo va bien, si tengo alguna duda y control de peso.

Yo iba muy contenta, apenas llevaba unos 9 o 10 kgs desde que empezamos el embarazo, pero me echó una soberana bronca. Admitió que voy bien en los parámetros generales, pero teniendo presente los parciales en el cual he subido 3 kgs el último mes y 3 kgs desde la visita anterior, es decir, 6 kgs en dos meses… Eso puede ser garrafal para mi cuerpo. Comentó que mi problema ciático era normal precisamente por esas subidas repentinas, y que las fechas en las que estamos no acompañan en absoluto para permitirme esos subidones. Me ha recomendado fervientemente que controle el peso y que baje el ritmo de esa subida o voy a pasarlo realmente mal en el parto.

Después de eso, nos dejó ver a Futuro Bebé en la pantalla… Y, para mi sorpresa, no está colocado todavía. No es preocupante, dado que tiene tiempo para moverse aún, pero yo pensaba que los hipos molestos eran cabezazos contra la cadera que se daba y no era así. La ginecóloga me aseguró que en esos casos, menos mal que está de nalgas, porque la cabeza es considerablemente más dura y podría ser más doloroso para mí.

Por lo visto viene grande, ha superado los parámetros en los que debería estar y hasta la ginecóloga ha dicho que tiene unos mofletes por los que no nos hará falta buscarle mucha carne para pellizcarle. Y que tiene unos morritos bien carnosos. Por lo demás, todo bien y normal.

También me ha recriminado por no ponerme la vacuna contra la gripe y no fui capaz de decirle que no la veo necesaria. En los últimos seis años sólo he enfermado una vez por la gripe, Futuro Papá casi todos los años y en alguno hasta dos veces y no ha conseguido contagiármelo. La vacuna no me asegura que no me resfríe y casi todos los casos que conozco de gente que se ha vacunado, se ha encontrado realmente mal durante los siguientes tres días, si no por el brazo, porque precisamente se contagió de la gripe con la vacuna. Quizás sea desperdiciar un recurso, como dice ella, pero no tengo ganas de arriesgarme voluntariamente.

Y nosotros muy contentos.

Feliz Navidad