Buscar

Mamifutura

Mis sentimientos y pensamientos como madre

mes

diciembre 2014

Balance 2014

Todos los años hago un balance general de cómo me ha tratado el año. Qué he aprendido, qué ha cambiado, qué ha pasado y es una costumbre que quiero mantener.

El 2014 para mí ha sido un impacto totalmente. En el 2013 no escribía en este blog, pero el resumen básico fue que pasé por una depresión que hizo tambalear mi relación y hasta mi vida por culpa de las hormonas artificiales, como os podéis imaginar no fue divertido. También fue el año en el que celebramos nuestra boda y en el que culminó con mi operación de rodilla.

Y así comenzamos el balance de este 2014, lleno de esperanza y donde era fácil que todo fuera para mejorar.

Enero

Tal y como me esperaba, estaba de baja por la rodilla y en un arrebato de creatividad, el último día del mes, creé el blog. Mi instinto tenía que compartirlo sin hacer daño a la gente que estaba a mi alrededor y fue de las mejores decisiones que he tomado.

Febrero

Pues esperaba no estar de baja este mes, pero la cosa se prolongó. Me vino genial para darle forma al blog y plantear correctamente su trayectoria. A mediados volví al trabajo y la rehabilitación puso a prueba mi fuerza de voluntad.

Marzo

Mi cumpleaños… Recuerdo que el instinto me estaba volviendo loca. Descubrí muchas cosas gracias al blog, por ejemplo el ácido fólico, los calendarios de menstruación y la analítica preconcepcional. Dejamos las hormonas artificiales que volvían a hacer mella a pesar de cambiar de método y todo se volvió un poco cuesta arriba con mi rodilla, pero no perdí el norte.

Abril

Muchos propósitos, muchas ganas, muchas ilusiones. Y el aniversario de nuestra boda.

Mayo

Pude ver por primera vez a Mi Tribu, con quienes comparto muchísimo. Se acercaba la cuenta atrás que nos propusimos en casa, pero no avanzaba la rehabilitación. Aún así no perdí la esperanza y aumente la rehabilitación. Sin saberlo, ocurrió el milagro.

Junio

Supimos que el milagro ocurrió y que Futuro Bebé estaba en camino. No nos lo podíamos creer. Yo estaba totalmente feliz, Futuro Papá incrédulo.

Julio

Nos fuimos haciendo cada vez más conscientes. Fue la primera vez que le vimos y oímos. Lo anunciamos a la familia y a los amigos, yo además avisé a mi jefe. Además aprovechamos las vacaciones y nos fuimos de viaje al norte y al sur. Cumpleaños de Futuro Papá.

Agosto

Vacaciones… y ese fin al primer trimestre. Donde supimos que todo iba bien en el Triple Screening.

Septiembre

El anuncio oficial a la empresa, el que se enterase todo el mundo, el concienciarnos a nosotros mismos… Todo iba viento en popa.

Octubre

Creo que a bote pronto sólo puedo recordar el enorme estrés laboral al que estuve sometida. Muchísimo trabajo, muchísimas cosas por hacer, mucho tema laboral.

Noviembre

El Test de O’Sullivan es lo más reseñable. Además de la Feria de Bebés y Mamás.

Diciembre

La recta final, el último mes de trabajo… Todo acaba bien y me siento feliz por el año que he podido vivir. Las últimas Navidades sin niño pequeño con quien disfrutarlo.

Y aquí se acaba el año… y aquí dejo mi último post del 2014. Con un balance positivo en el que todo ha sido bueno.

¡Gracias por estar ahí y compartirlo conmigo!

DIY Velas

Muchas me habéis pedido que escriba el manual para hacer velas que tiene Futuro Papá y visto el éxito que tienen los posts de cocinitas de otras blogueras ahora en Navidad, y que las velas se hacen en la cocina… Y coincidiendo que hoy mismo Futuro Papá se ha animado a hacer una vela y me ha dejado hacer el reportaje fotográfico a gusto… ¡¡Tachán!! Os traigo el post sobre cómo hacer velas en casa.

Antes que nada los materiales y los instrumentos. Estamos hablando de velas fabricadas desde 0, sin material reciclado (aunque también se pueden hacer y el proceso sería el mismo). Los materiales han sido comprados en el mismo sitio donde compré el Aceite de Rosa Mosqueta, en Riesgo. Me atrevo a detallaros incluso los enlaces de los productos directamente.

DIY Vela

Estamos hablando concretamente de:

– 1 kg de Parafina en Perlas (aquí)
– 1 kg de Cera de Abeja (aquí)
– Mecha para velas 3mm grosor (aquí)
– Pabilos para velas (aquí)

*Todos los materiales son variables. Por la experiencia que tenemos ahora, creo que no habríamos comprada tanta cera de abeja sabiendo que la proporción es bastante diferente. Aún así, como tenemos intención de seguir haciendo velas, tendremos que comprar mucha más parafina.

Ahora los instrumentos que necesitaremos para todas las velas indiferentemente (y que no se gastan). Si usáis otros, recordar que después no se pueden usar para contener ningún alimento.

DIY Vela

Finalmente nos quedamos con los materiales que mostramos arriba, pero obviamente probamos muchos antes de que definitivamente fueran éstos. Básicamente son los siguientes:

– Un molde (vaso de plástico)
– Una forma de sujetar la mecha (la rejilla)
– Algo que haga el hueco de la mecha (el palo)

Al principio hacíamos la vela sin el hueco, directamente con la mecha. Pero al encenderla ésta se torcía y acababa tumbando la vela y haciendo que chorrée y malgastaba mucha cera. Y probando con hacer el hueco se solucionó este problema, así que os enseño la técnica que mejor nos funciona a nosotros.

Antes en lugar de una rejilla usábamos unas varas metálicas (la de los pinchos morunos), pero se acababan tambaleando y la verdad es que la rejilla nos da muchísima más fiabilidad. Bueno, que me desvío en explicaciones…

Antes que nada, preparamos la mecha. Le enganchamos a uno de los pabilos. Primero debemos haber medido la longitud de la mecha, obviamente tiene que sobresalir del molde que elijamos, así que la referencia es el molde.

DIY Vela

Hemos probado con una mecha más gruesa que cualquiera de las comerciales porque parece ser que dan más luz y, por lo que hemos comprobado, así es. La llama de la vela es considerablemente más alta. En nuestra experiencia, al poner la mecha doble (sobraba bastante), era demasiado alta y generaba humos, por lo que nos quedamos con ese grosor en particular. Nos resulta perfecto.

El pabilo hay que engancharlo muy bien a la mecha, hace falta apretarlo con unos alicates, tenedlo presente.

Ahora viene el kit de la cuestión… Cocinar la cera para la vela.

La ponemos en un frasco, cualquiera vale. Hemos asignado esta taza metálica porque, con la experiencia, aprendimos que es mejor que tenga asa para agarrar cuando haya que sacarlo del fuego (no sabéis lo que os estoy ahorrando con la experiencia, jajaja. Esperar a este post ha merecido la pena con todos los disgustos que os estoy ahorrando a base de experiencia).

DIY Vela

Podéis hacer la vela enteramente de parafina, pero nosotros preferimos agregarle cera. La proporción que usa Futuro Papá (reconozcámoslo, yo no hago la vela), es de 75% parafina + 25% cera. Nos ha ido muy bien con esta proporción y no hemos probado con otra, pero aquí sois libres de aportar vuestra propia experiencia al respecto.

No recuerdo qué propiedades aportaba la parafina o la cera a la vela, pero por lo tengo que tengo entendido una la hace más derretible y la otra le aporta más durabilidad. La proporción anteriormente mencionada nos resulta óptima.

DIY Vela

La cera de abeja es más difícil de partir de lo que parece, así que en esta ocasión lo hemos hecho a base de calentar una navajita que derretía a su paso la placa que necesitábamos.

DIY Vela

Todo esto lo ponemos al baño maría en el tarrito que seleccionamos con anterioridad y esperamos a que se derrita.

DIY Vela

Lo siguiente es preparar la mecha un poquito más. Parece mentira, pero es muy útil darle un baño de cera. Por un lado para dejarla bien tiesa y que sea fácil entrar en el agujero, y por otro, a la hora de quemar es mejor (no me preguntéis porqué).

DIY Vela

Primero metemos un extremo de la vela en la cera derretida (recomendación: el lado del pabilo) y cuando esté frío, el otro lado. Hasta que esté toda la mecha llena de cera… Lo malo es que esta es la parte en la que uno se quema. Hay que aguantarla un poco estirada hasta que esté algo seca la cera.

Una opción después de que la cera esté algo seca es dejarla colgando.

DIY Vela

Y una vez que tenemos la cera totalmente derretida, procedemos a ponerla en nuestro molde. Lo cual lleva diferentes pasos, dado que tendremos que ponerle la mecha en ese mismo paso. Así que primero, lo primero, ponerlo en el molde:

DIY Vela

Insistimos en poner el máximo cuidado posible, por favor. Estamos hablando de temperaturas bastantes altas y podemos quemarnos tan sólo cogiendo el bote o echándonos, sin querer, la cera encima.

Con cuidado, ponemos el instrumento que hayamos elegido para el hueco de la mecha y el soporte para mantenerlo:

DIY Vela

Y ahora básicamente hay que esperar que la cosa esté un poco más fría, pero falta un paso:

DIY Vela

No os penséis que aquí termina esto, porque una vez que se enfría notaréis que parece que la vela se ha succionado. No queda exactamente igual de horizontal como lo habéis dejado en caliente, aquello encoje e incluso llega a hacer agujeros, como podéis observar en esta foto:

DIY Vela

Hay que volver a derretir cera de la que nos ha sobrado y rellenar hasta que quede lo más liso posible.

Y… ¡¡ya está!! Sacamos la vela de su molde (por experiencia, al ser un molde de plástico transparente puedes ayudar a evitar el vacío poquito a poco. Con los moldes de cristal no hay esos problemas, la verdad es que como la vela encoje, resulta más fácil sacarla de un molde tan duro. En el de plástico es más difícil, pero ciertamente tiene una forma mejor y más alta, por eso nos gusta.), después hay que sacar el palo… Que tampoco es nada fácil, pero con insistencia se consigue.

Se pone la mecha dentro de la cera y ¡voilá! Tenemos una preciosa vela fabricada en casa.

DIY Vela

Y ahora os conmino a desarrollar vuestra creatividad y a introducir elementos en la creación de estas velas. Si finalmente me decido, os contaré mis experimentos… Existen tintes para velas, también se pueden poner pegatinas y bañarlos en cera para que parezca de la propia vela, se les puede agregar elementos como hojas secas o piedras del campo. ¡¡Creatividad al poder!!

#FotoFinde XLVI

Normas y Manual AQUÍ

#FotoFinde XLVI

Pues la verdad es que me esperaba un fin de semana mucho más emocionante, con mucha más actividades y planes. Pero el catarro me ha dejado KO y me quedo con el de la foto.

La cena con AmigaV del jueves. Fuimos a nuestro bar favorito a ponernos al día y a estar un rato juntos después de tanto compromiso y nos lo pasamos muy bien.

Conseguir Linky

Catarro en el Embarazo

Como no tuve suficiente con el resfriado que me pillé en el primer trimestre, ahora, en el tercer trimestre, con toda la ciática a flor de piel, la pesadez en las piernas, entre otras cosas por sus retenciones de líquidos, y las vacaciones que empezaba a disfrutar, viene… el catarrazo.

Así que a la mierda todos los planes de ir a comprar en plan chicas los regalos para Futuro Papá, a la porra la visita a la peluquería para cortarme el pelo antes de fin de año… Bueno, venga, vale, no vamos a lamentarnos por todo, aunque ganas no me faltan.

Tener un catarro en el tercer trimestre es peor que tenerlo en el primero, al menos a mi parecer y con la comparativa que puedo hacer. Porque con el resfriado del primer trimestre todavía podía plantearme salir de casa (también hay que tener presente que era por verano) y que ahora es totalmente inimaginable. En el tercer día notaba algo de mejoría, ahora sólo veo cómo todo empeora cada día. Llevo ya unos cuatro rollos de papel higiénicos gastados en mocos líquidos que no me dejan respirar por más que me los suene.

Llevo varias semanas pensando en hacer un post homenaje para Futuro Papá, se está ganando el Título al Mejor Prepapá con creces y la verdad es que estos tres días no ha hecho más que demostrarme que efectivamente no es aspirante al título, es ganador absoluto.

Y ahora mismo me encuentro deambulando entre pensamientos de lo harta que estoy por el resfriado, de las ganas de tomarme un ibuprofeno para que se me quite esto de una vez. Las embarazadas, como bien sabéis, sólo podemos tomar paracetamol y a mí el paracetamol no me hace ningún efecto, alivia un poco el dolor de cabeza, pero el ibuprofeno a veces me ha llegado a quitar el resfriado, pero no lo puedo tomar… ¡¡Y quiero morir!!

Como bien dice Futuro Papá: “Esto nos enseña a estar más atento para la próxima vez”.

Por cierto, he descubierto un producto milagroso. ¿Os acordáis cuando hablé del Aceite de Rosa Mosqueta? Pues cuando veía que durante una temporada no iba a sonarme los mocos, me echaba un poquito por la nariz, ¡¡y mano de santo!! Estoy consiguiendo no tener la nariz en carne viva aunque en menos de 10 minutos empezaré mi quinto rollo de papel higiénico.

Semana a semana XXVIII

¿De Cuánto tiempo?: 32 semanas

Tamaño de Futuro Bebé: Una jícama grande… ¿Qué narices es eso? ¿Eso existe en nuestro país? En serio, he tenido que buscarlo dentro de la gran sabiduría de Google para ilustrarme. Por lo visto se parece a un nabo. En serio que estas comparaciones me están desilusionando cada día más.

Peso de Futuro Bebé: Según la última visita a mi ginecóloga ya ronda los 2 kgs, concretamente 1,993 kg. Parece ser que viene grandecito, así que muy contentos.

Latido de Futuro Bebé: Pues en esta ocasión no lo hemos escuchado, la verdad. No me había dado cuenta.

Movimientos de Futuro Bebé: Sigue en posición de nalgas y parece ser que se empeña en salir por el esternón. Se le puede tocar la cabeza perfectísimamente.

Género Sexual de Futuro Bebé: Niño.

Ecografía de Futuro Bebé: Pues como habéis podido ver AQUÍ, fuimos a la visita a mi ginecóloga y nos dieron unas. Todo parece estar bien, sigue sin haberse dado la vuelta y parecía que tenía sueño. Le hemos visto bostezar, rascarse los ojitos y respirar.

Peso Ganado de Futura Mamá: Ha sido un susto de antes de ayer a hoy… En dos días he subido 2 kgs y la verdad es que entre estas fiestas y mi gestación, es lo que menos me conviene del mundo. Hoy la báscula marcó 89,1 kgs, que respecto al principio del embarazo hace un total de +14,1 kgs. En parte la culpa la ha tenido la ansiedad de estos últimos días, que me ha dado por comer.

Somnolencia de Futura Mamá: Nada, me despierto a cada rato. Lo bueno es que a veces me duermo enseguida y hay noches que no me doy cuenta siquiera. Pero es bastante molesto, no duermo ninguna noche del tirón.

Contracciones de Futura Mamá: Alguna que otra Braxton Hicks que sospecho.

Síntomas de Futura Mamá: Pues la ciática está más pesada que nunca, me siento como si pesara una tonelada completa y entera… Y parece ser que he pillado la gripe al juntarme con el hijo de AmigaS un ratito.

Antojos de Futura Mamá: Polvorones más que turrones, y con tan mala suerte que no encontramos por ningún lado los que me gustan.

Estado de Ánimo de Futura Mamá: Ahora mismo así como un poco comatoso/griposo, pero el resto de la semana con bastante ansiedad…

Irritabilidad de Futura Mamá: Para mi sorpresa, y a pesar de la ansiedad, irritabilidad 0. Creo que estar de vacaciones ayuda a relajarse al respecto.

Mejor momento de la Semana: Los ratos de risas con la familia durante la Navidad.

Cosas que echa de menos Futura Mamá: Que la garganta no queme cuando respiro.

Esperando con ganas por parte de Futura Mamá: Los Reyes Magos, la verdad. Me encanta regalar y tengo muchas ganas de agasajar a la gente que quiero.

Resumen de la Semana: Bastante tranquilidad en casa, ver a gente de forma organizada, hacer los papeleos de la mutua y disfrutar con buena compañía.

A Vista de Tripa:
A Vista de Tripa XXVIII

Visita a mi Ginecóloga: Revisión del Embarazo Semana 32

Pues ya estamos en la recta final y las visitas a mi ginecóloga empiezan a arrejuntarse un poco. Cada vez van siendo cada menos tiempo y es que ya estamos en la recta final.

Esta vez no tenía resultados de analíticas ni nada, sólo era para ver si el pequeño se ha colocado, si todo va bien, si tengo alguna duda y control de peso.

Yo iba muy contenta, apenas llevaba unos 9 o 10 kgs desde que empezamos el embarazo, pero me echó una soberana bronca. Admitió que voy bien en los parámetros generales, pero teniendo presente los parciales en el cual he subido 3 kgs el último mes y 3 kgs desde la visita anterior, es decir, 6 kgs en dos meses… Eso puede ser garrafal para mi cuerpo. Comentó que mi problema ciático era normal precisamente por esas subidas repentinas, y que las fechas en las que estamos no acompañan en absoluto para permitirme esos subidones. Me ha recomendado fervientemente que controle el peso y que baje el ritmo de esa subida o voy a pasarlo realmente mal en el parto.

Después de eso, nos dejó ver a Futuro Bebé en la pantalla… Y, para mi sorpresa, no está colocado todavía. No es preocupante, dado que tiene tiempo para moverse aún, pero yo pensaba que los hipos molestos eran cabezazos contra la cadera que se daba y no era así. La ginecóloga me aseguró que en esos casos, menos mal que está de nalgas, porque la cabeza es considerablemente más dura y podría ser más doloroso para mí.

Por lo visto viene grande, ha superado los parámetros en los que debería estar y hasta la ginecóloga ha dicho que tiene unos mofletes por los que no nos hará falta buscarle mucha carne para pellizcarle. Y que tiene unos morritos bien carnosos. Por lo demás, todo bien y normal.

También me ha recriminado por no ponerme la vacuna contra la gripe y no fui capaz de decirle que no la veo necesaria. En los últimos seis años sólo he enfermado una vez por la gripe, Futuro Papá casi todos los años y en alguno hasta dos veces y no ha conseguido contagiármelo. La vacuna no me asegura que no me resfríe y casi todos los casos que conozco de gente que se ha vacunado, se ha encontrado realmente mal durante los siguientes tres días, si no por el brazo, porque precisamente se contagió de la gripe con la vacuna. Quizás sea desperdiciar un recurso, como dice ella, pero no tengo ganas de arriesgarme voluntariamente.

Y nosotros muy contentos.

Feliz Navidad

#FotoFinde XLV

Normas y manual AQUÍ

20141219_173658

Último día de trabajo hasta no sé cuándo, ¿cómo no iba a ser el mejor momento del fin de semana? No voy a contar detalles, pero básicamente me lo pasé bien.


Conseguir Linky

Tema Cojín de Lactancia: Primer Encuentro

Pues la verdad es que en verano, en plenas rebajas, tuve la suerte de comprarme un cojín de lactancia rebajado, por lo que estaba tan feliz y contenta con mi cojincito para arriba y para abajo pensando en los mil y un usos que iba a propinarle. No sabia qué tipos de cojines había ni cómo eran o para qué se usaba cada uno exactamente, pero el que me compré era el que más me “motivaba” en ese momento.

Es de los que hacen una media luna muy gorda, una cosa así:

Como ya os he planteado, ha llegado mi cita con la época de no dormir y llevaba por lo menos un mes pensando en usar el cojín a ver si aliviaba mi dilema postural nocturna… La verdad es que la primera vez que lo probé me llevé un chasco muy gordo. ¡Aquello no había manera!

Todo el mundo me decía que como más cómodo ha dormido durante la última etapa del embarazo era poniendo una almohada entre las piernas y abrazándose a ella. Yo me imaginaba que alguna manera habría para hacerlo con el dichoso cojín de lactancia dado que estaba específicamente diseñado para eso. Pero no, me lo intentaba poner entre las piernas y ahí no había manera de encontrarse cómoda ante ninguna postura. ¡¡Qué desilusión más grande!! Y ya había pasado demasiado tiempo para devolverla…

Hasta que la otra noche tuve una revelación. Hay una postura con la que siempre duermo de mil maravillas: una pierna estirada y la otra encogida. Como en la Posición Lateral de Seguridad. Pero claro, ahora tengo una tripa en medio que la pierna que me gusta poner en alto no llega a donde me gusta o se retuerce tanto que cuando me despierto lo primero que siento es un latigazo en el lado derecho de las nalgas… Así que decidí poner el cojín debajo de la rodilla que pongo en alto y…

Vi el “Haleluya”… Me sentía hasta cómoda, estaba a gusto, aquello era lo mío… ¡El cojín de lactancia tenía sentido! El cojín por fin me funcionaba. Así que bueno, no es, en absoluto, lo que yo me esperaba durante la época de embarazo, pero he encontrado una utilidad para el cojín y espero que me haga más apaño con Futuro Bebé en vida.

Semana a semana XXVII

¿De Cuánto tiempo?: 31 semanas

Tamaño de Futuro Bebé: Pues, pues… ¿qué coliflor es más pequeño que un coco? Así, por curiosidad.

Movimientos de Futuro Bebé: Los hipos, cuando los tiene y los percibo, los noto abajo, directamente en la pelvis. ¿Se habrá colocado ya? A veces me da miedo que se dé cabezazos contra la cadera cuando tiene hipo, yo noto algo de molestia. .

Compras para Futuro Bebé: Pues en esta ocasión han sido regalos. Todos de AmigaD: tres bodys y tres pijamitas de edad de 0 a 3 meses. Me han encantado porque ha respetado mi deseo de no favorecer ningún sexo.

Género Sexual de Futuro Bebé: ¿Os podéis creer que sigue siendo niño? Pues ya veis…

Peso Ganado de Futura Mamá: ¡¡He perdido peso desde la semana pasada!! Hoy andaba en los 84,2 kgs, por tanto apenas estoy con +9,1 kgs, ¡¡otra vez!!

Somnolencia de Futura Mamá: No existe, duermo más ligera que una pluma y automáticamente cada dos horas estoy ojiplática ante la oscuridad más absoluta y ausencia de ruido… Esta semana no puedo decir que sea porque Futuro Papá esté a mi lado por las noches.

Contracciones de Futura Mamá: Creo que he tenido alguna que otra Contracción de Braxton Hicks, pero cuesta identificarlas más de lo que me gustaría. Duran muy poquito y con tanto ajetreo laboral, no estoy segura si era un cabezazo de Futuro Bebé en concreto.

Síntomas de Futura Mamá: Creo que ya lo dejé claro AQUÍ. Entre la ciática, el estreñimiento y el no dormir, “voy aviá”, como dicen en mi tierra.

Antojos de Futura Mamá: Pues así, de primeras, he tenido ganas de tostada en alguna mañana, pero con las mismas se me iba el antojo en cuestión y no le he hecho caso.

Estado de Ánimo de Futura Mamá: Bueno, no estoy cansada, no estoy de mal humor, no estoy irritada, pero a la vez sí lo estoy…

Irritabilidad de Futura Mamá: He conseguido controlarme y, exceptuando algún brote momentáneo, casi nada de nada.

Anillos de Futura Mamá: Esta semana en alguna ocasión no me lo he podido quitar, sobre todo después de fregar y usar agua caliente.

Ombligo de Futura Mamá: ¡¡Ya no está!! Casi ni existe… Iba a hacer foto, pero lo dejo para la semana que viene. Ahora es como un amago de ombligo.

Mejor momento de la Semana: Todo el cariño que he recibido de mis compañeros en el trabajo.

Cosas que echa de menos Futura Mamá: ¡¡Dormir!! Tengo la sensación de que se ha terminado todo lo que me quedaba por dormir en la vida.

Esperando con ganas por parte de Futura Mamá: Esas vacaciones de las que voy a empezar a disfrutar hoy.

Resumen de la Semana: Futuro Papá en TurnoNoche, yo trabajando para dejar todo más o menos bien cerrado. Sé que hay cosas que me he olvidado, pero no las recuerdo y se lo he confesado a mi jefe. Todo ha culminado en una fiesta de Navidad muy divertida.

¿Quién se ha enterado esta semana?: Pues parece ser que otra compañera de trabajo que no sabía nada… Pero ahora ya sí que no es secreto para nadie.

Comentarios no deseados de otra gente: Que disfrute mucho del embarazo y del parto. ¿Se puede disfrutar del parto?

A Vista de Tripa:

A Vista de Tripa XXVII

Blog de WordPress.com.

Subir ↑