No sé si lo sabéis, pero he tenido la gratísima suerte de ganar el sorteo de Planeando Ser Padres para recibir una entrada doble a la Feria de Bebés & Mamás a la que pude acudir este domingo con AmigaV. En principio iba a ir con Futuro Papá, pero tenía TurnoTarde y nos temíamos unas prisas y un estrés que la feria no se merecía, para aprovecharla del todo he acudido finalmente con AmigaV para que todos estuviéramos contentos.

Tal y como me esperaba, la cantidad ingente de personas que acudieron a la feria por la mañana era abismal. Había colas y aglomeración en todos los stands y era un poco difícil poder fijarte en algo para comprarlo. AmigaV y yo nos dimos una vuelta rápida para situar los stands interesantes y una visita al servicio, tras el cual nos encontramos con Garbanzita y SraDíaz. ¡¡Menudo momentazo!! Me encanta haberles dado un enorme abrazo, son gente espectacular con quienes merece la pena pasar las horas.

Yo con las aglomeraciones me acelero muchísimo y estaba supernerviosa por verlo todo, apuntarme a todos los sorteos y echar un vistazo rápido. Eso de tener que pasar a empujones por sitios, que los carritos se me entremezclen por las piernas e intentar no perder la cabeza, se me hace a ratitos algo complicado. Así que de repente las perdí de vista y me veías a mí arrastrando a AmigaV (para no perderla también) de stand en stand calculando dónde merecía la pena pararse.

A la hora de comer, nos volvimos a encontrar con Garbanzita y SraDíaz, pero también con Querido Bebé: y ChicaTribuM. Y todos juntos (cada una con sus respectivos) pasamos un grato rato muy agradable comiendo y compartiendo experiencias. Lo pasé realmente genial y sólo por esa comida, toda la visita mereció la pena.

A la vuelta de la comida había mucha menos cantidad de gente, pero vamos… Ni una cuarta parte de todo lo que había antes. Por lo que ya pasamos con más tranquilidad por los sitios. Me llevé una pequeña decepción porque los stands pequeños tampoco tenía mucha oferta ni precio respecto a sus precios normales. Aunque sí debo reconocer que las grandes marcas en este mundillo maternal llevaron unos precios que costaba muchísimo resistirse para dejarse engatusar por sus ofertas.

Creo que soy de esas personas que disfrutan yendo de feria y que en una que me gusta, como el mundo de la puericultura, lo paso genial. Si fuera por mí, me habría llevado un convertible sin pensarlo mucho, un colchón para Futuro Bebé, el tema del cordón umbilical y el vinilo de Bubulu. Pero bueno, he conseguido resistirme y comprar sólo lo que iba a mirar, algún capricho también… que no excediera de 10 euros del precio, pero ya tenemos Bañera… con el que ha caído también un chupete termómetro.