Ya os conté AQUÍ mis primeros intentos de comer fruta… ¡¡Conseguí aguantar dos semanas!! Pero la verdad es que no seguí tomando. Sé que son extremadamente necesarias y que me vais a echar mucha bronca, pero he vivido toda mi vida sin comer fruta y no siento demasiadas carencias en mi salud.

Pero he decidido escribir este post para relatar lo que sí hago, lo que como ahora PORQUE ESTOY EMBARAZADA. No es que no las comiera o las tuviera prohibidas, pero que las como a conciencia para favorecer el desarrollo de Futuro Bebé o lo que no como para evitar perjudicar a Futuro Bebé.

Lo que SÍ como:

  • Nueces: y la verdad es que no sé porqué. Desde el principio tuve como la necesidad de comer dos nueces al día para Futuro Bebé… ¿Por qué? Supongo que en su día leería un artículo sobre ello y eso me ha generado esta necesidad. Pero la verdad es que no supe hasta después los beneficios y perjuicios que tiene y creo que lo he hecho de forma correcta, dado que comerlas es bueno, pero abusar de ellas es malo.
  • Leche: siempre me ha gustado mucho, pero últimamente más. Cuando me preguntan qué deseo beber pienso en todas las variedades que existen para beber leche en cualquiera de sus opciones. Me sorprendí un día cuando vi un anuncio de mantequilla (alimento que no me gusta mucho) y estaba babeando porque quería una tostada con mantequilla porque era un lácteo… A ver si Futuro Bebé sale con los huesos tan fuertes como los míos, jamás me partí ninguno y no ha sido por falta de ocasiones.
  • Cereales: tanto los preparados para desayunar como en sus variedades de galletas. Sobre todo en el desayuno. Antes desayunaba más bien poco y muy mal, por no decir que la mayoría de las veces ni desayunaba. Ahora nadie me quita un buen tazón grande y caliente de leche semidesnatada y medio paquete de galletas o paquete de cereales.
  • Verduras: no estamos acostumbrados en casa a comer con guarnición, pero me he propuesto comer más guarnición de verduras. Todavía es una proposición, a ver si se instaura correctamente.

Lo que NO como:

  • Obviamente nada de lo que tengo prohibido.
  • Hamburguesas: básicamente las de restaurante de comida rápida o restaurantes en general. ¡Y mira que me apetecen! Pero sin conocer el origen de la carne, sin saber si están correctamente cocinadas y demás, me suscitan muchas dudas que no me dan ninguna seguridad comerlo.
  • Dulces: alguno sí que como, pero la verdad es que ni por asomo todo lo que comía antes. Dado que Futuro Bebé ahora puede saborear los alimentos que ingiero, no me apetece que se vuelva un chucheadicto y, como para alimentarme no me hace falta, lo puedo eliminar de mi dieta y punto. Además de todos los beneficios que tiene no comer tantas grasas saturadas y azúcares. Si os digo la verdad: no los echo de menos.

Creo y estoy convencida de que me olvido de más manías que tengo, pero de momento las dejo aquí. Iré actualizando la lista según me vaya acordando.