Ya estamos en el mes crítico apalabrado con Futuro Papá en el que cada uno tenía unos objetivos que cumplir…

Futuro Papá ha cumplido los suyos y por su parte, ¡¡estamos preparados!!

Pero yo… me he quedado un poco atrás, ¡pero no pasa nada! Hasta mi próxima ovulación me da tiempo a llegar a la meta que me impuso Futuro Papá. Eso sí, tengo que sacrificar tiempo de donde no lo tengo en mis ratos libres. Pero no me importa.

Hoy en el gimnasio he visionado o visualizado a Futuro Bebé sonriendo al fondo de mi campo visual, con los brazos abiertos llamando a su madre. ¡¡Menudo apretón le he dado a la elíptica!! Y la visualización ha sido tan efectiva que hoy, yo, he corrido trotando en la cinta de correr durante un minuto seguido a 7 km/hora… ¡¡dos veces!! Tengo que corregir un poco todavía, ¡¡¡pero he trotado un minuto seguido y ninguna rodilla se ha quejado!!!

Ahora mismo estoy muerta y agotada, pero feliz. Creo que una semana o dos más así y ya no hay excusas para eliminar nuestras barreras anticonceptivas.